Menú

Batea, una metáfora de la realidad suplantada

Reparen en el contraste: preocupación por resolver cuestiones cotidianas de la gente frente a agravios nacionalistas, realidad frente a ficción.

Antonio Robles
0
Libertad Digital

"Batea, el pueblo catalán que quiere hacerse aragonés". No se queden con la extravagancia, atiendan a las razones que su alcalde, Joaquim Josep Paladella, ha esgrimido para lanzar la amenaza.

Una cura de realidad, mientras el Gobierno de la Generalidad sigue empecinado en el delirio derrochando energías y recursos económicos públicos, el alcalde de Batea amenaza con la segregación si no se atienden las necesidades vitales de sus vecinos, entre otras cosas, la ampliación de 30 plazas públicas en la residencia de ancianos. Es un compromiso adquirido en 2010 por el Tripartito cuando él mismo logró impulsarlo en el Parlamento como responsable de agricultura de la coalición electoral UPYA-PM/PSC. De las 60 plazas inicialmente comprometidas, aún faltan 30, y son esas las que viene exigiendo desde entonces.

Reparen en el contraste: preocupación por resolver cuestiones cotidianas de la gente frente a agravios nacionalistas, realidad frente a ficción. Toda una metáfora de las necesidades sociales abandonadas hoy en Cataluña ante el altar de la nación. Va siendo hora de que la realidad suplantada se rebele. Ahí están las evidencias: 75.000 millones de euros de deuda pública, la mayor de todas las comunidades, como los sueldazos de sus responsables políticos. Por si fuera poco, la prima de riesgo se ha disparado más allá de los 300 puntos; miles de camas de hospital, cerradas; farmacias con problemas para cobrar cada mes; la macroobra de las Glorias, paralizada: de un coste inicial de 42,1 millones de euros pasará a 100, y de acabarse en 2017 se fija como pronto para 2021; cerca de 300 escuelas catalanas con amianto en sus materiales de construcción, y ahí siguen afectando a la salud de alumnos y maestros; las universidades catalanas acaban de pedir 300 millones para evitar su fosilización, eso sí, se declaran partidarias del referéndum unilateral. Sin embargo, sí tienen dinero para subvencionar todo tipo de entidades musulmanas, para incorporar a esta inmigración a la construcción nacional como carne de cañón; presupuestos para engrasar el separatismo camuflados en partidas de consejerías que nada tienen que ver con su actividad, deuda de más de 30 millones de euros a los servicios sociales de discapacitados; olvidos y recortes a nuestros mayores más necesitados; pero todo el dinero del mundo para engrasar a los medios públicos y afines: 225 millones este año para la CCMA, donde TV3 acaba de emitir Les cloacas de Interior, como vulgar emisaria de los encausados por el 3% y el 9-N.

El alcalde de Batea ha puesto el dedo en la llaga. Desde que en 1991 llegó a la Alcaldía encabezando la formación municipal Unión Per la Terra Alta (UPYA-PM) junto al PSC, no ha dejado de ser acosado por el Gobierno de la Generalidad por haber desplazado a CiU. Los herederos del franquismo, las familias que hasta entonces se habían organizado bajo las siglas de CiU, han hecho lo imposible por perjudicar su labor municipal. Sin éxito. Joaquín es un trabajador del campo, honesto y dedicado a su pueblo. Doy fe, tuve la oportunidad de conocerlo en la comisión de agricultura del Parlamento, donde tratamos de impulsar juntos una iniciativa para incluir los viñedos de la Terra Alta en la denominación Cava, de la que está excluida Batea y toda la región de esa zona de Tarragona, a pesar de la calidad de sus uvas y cosechar la mayor producción de toda Cataluña. No parece razonable, que una denominación catalana (aunque no exclusiva) que tanto éxito ha logrado en el mundo entero excluya de su denominación a una región deprimida de Cataluña, cuya mayor fuente de ingreso son sus viñedos. Otra sinrazón de una nación inventada que no atiende a lo esencial de una nación: servir a todos sus ciudadanos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco