Menú
Carmelo Jordá

Miss Igualdad 2020

Las escenas del spot de Irene Montero darían vergüenza ajena a unas quinceañeras que estuviesen celebrando una fiesta de pijamas.

Carmelo Jordá
0
Las escenas del spot de Irene Montero darían vergüenza ajena a unas quinceañeras que estuviesen celebrando una fiesta de pijamas.
EFE

Ya desde los lejanos tiempos de Bibiana Aido, hace tantos años, nos preguntábamos para qué sirve el ministerio de Igualdad. Ahora, en la última reedición del órgano que nos ha regalado Pedro Sánchez la pregunta parece aún más pertinente: casi sin competencias ni presupuesto, más que nunca se diría que en lugar de una cartera ministerial estamos ante un caprichito, una pieza más del gobiernito de pega que le han dado a Pablo Iglesias.

Pero henos aquí que a Irene Montero le ha encantado el juguete y está tratando de aprovecharlo al máximo. ¿Para conseguir la igualdad efectiva de la mujer? No. ¿Para eliminar la brecha salarial? Tampoco. ¿Para luchar ferozmente contra el heteropatriarcado causante de tantos males? Pues no precisamente: la ilustre ministra y vicepresidenta consorte se está marcando un larguísimo spot publicitario sobre sí misma.

Mi compañera Elena Berberana hacía un impresionante resumen en Libertad Digital de cómo la comunicación del ministerio de Igualdad consiste en pasear a la ministra de acá para allá, en la mayor parte de las ocasiones con su hija de unos meses colgando en una mochila –un precioso ejemplo de conciliación muy al alcance de casi todas las mujeres trabajadoras, entiéndame la ironía– y con actividades tan esenciales y ejecutivas como visitar el Instituto de la Mujer y mostrarse impresionada por lo mucho que trabajan las funcionarias; o celebrar su cumpleaños con las compis del ministerio, en unas escenas que darían vergüenza ajena a unas quinceañeras que estuviesen celebrando una fiesta de pijamas.

El problema de la campaña publicitaria, que acumula ya minutos y minutos de vídeos de Irene Montero y vídeos sobre cómo se graban los vídeos de Irene Montero, es que para poner en marcha el culto a la personalidad hace falta un poco más de personalidad, por llamarlo de alguna forma, de la que en este momento de su vida puede aportar la pareja de Pablo Iglesias.

Así, más que el hilo de comunicación y de acción esperables de una ministra los múltiples mensajes de Montero y sus colaboradoras son cataratas de tópicos y demostraciones de buenas intenciones, vacíos, repetitivos como una lección memorizada pero no entendida, con el nivel intelectual, en suma, que los tópicos atribuyen a los concursos de mises. En este caso un certamen un tanto aburrido y machacón que quisiese seleccionar a Miss Igualdad 2020, por poner un ejemplo.

A ella se la ve muy satisfecha, no sabemos bien si porque ve pronta la caída del patriarcado tumbado por la contundencia de sus mensajes o porque se ve en cabeza en el concurso, pero la impresión general de un observador imparcial es una tremenda vergüenza ajena: del nivel de las asambleas universitarias ya hemos caído a las fiestas de chicas del instituto.

En España

    0
    comentarios

    Servicios