Menú
Cayetano González

La carta de Otegui

Un Gobierno tripartito entre Bildu, PSE y Podemos con Arnaldo Otegui de lehendakari es una posibilidad real.

Cayetano González
0

La misiva que el líder de Bildu, Arnaldo Otegui, ha enviado recientemente a los presos de ETA es el retrato perfecto de lo que piensan, lo que llevan dentro –hay muchos Oteguis en ese mundo que nunca ha condenado la violencia– quienes son los herederos políticos de una banda terrorista que a lo largo de 50 años asesinó a 857 personas, todas inocentes, e hirió a miles más.

Lo terrible de la situación es que el Gobierno de Sánchez-Iglesias está haciendo todo lo posible por blanquear a este sujeto, a lo que representa y a la formación política a la que pertenece, y, lo que es más grave, los considera un actor político más, con los que se puede hablar, negociar y pactar, como ha quedado meridianamente claro tanto en el Congreso de los Diputados como en la Comunidad Foral de Navarra.

En su carta, Otegui les dice a los presos de ETA –conviene recordar que están en la cárcel no por haber robado unas manzanas, sino por haber cometido asesinatos o ayudado a cometerlos– que “EH Bildu necesita la experiencia y la fuerza de las celdas para que su proyecto político crezca y situarlo en el lugar que se merece”. ¿A qué “experiencia” y “fuerza” se refiere Otegui? ¿A la del tiro en la nuca y por la espalda? ¿A la del asesinato de niños? ¿Al secuestro durante 532 días de Ortega Lara? ¿Al asesinato a cámara lenta durante cuarenta y ocho horas de Miguel Ángel Blanco? ¿Cómo se puede ser tan mezquino y apelar a la “experiencia” y a la “fuerza” de quienes han causado tanto dolor y sembrado tanto odio?

Otegui, al recordar a los presos de ETA que Bildu celebrará su congreso en la próxima primavera, no oculta que su meta es la consecución de la República Vasca Independiente, y les dice a los presos, uno a uno:

Tú harás fuerte y grande a EH Bildu. Tu ayudarás a EH Bildu a convertirse en el instrumento político, eficaz y sólido que nuestro pueblo necesita.

Aquellos –en el Madrid político y periodístico hay muchos– que sostienen que ETA ha sido derrotada convendría que leyeran con atención la carta de Otegui. ETA ha sido derrotada policialmente, gracias a la labor eficaz, constante y tenaz de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, pero políticamente está más fuerte que nunca. ETA nació para romper España y para instaurar, en lo que ellos llaman Euskal Herria, una república socialista independiente tanto de lo que denominan “Estado español” como de Francia.

¿A qué distancia están de conseguirlo? De momento, los herederos políticos de ETA son la segunda fuerza política en la Comunidad Autónoma Vasca y sostienen, junto al PNV, al Gobierno de Navarra encabezado por la socialista María Chivite. Cuentan además con que el presidente del Gobierno –que tiene gestos tan significativos como dar el pésame desde la tribuna del Congreso con motivo del fallecimiento de un preso de ETA en la cárcel– les trata con deferencia y pacta con ellos desde la prórroga del estado de alarma a los Presupuestos Generales del Estado.

El futuro no está escrito, pero que en el País Vasco puede conformarse después de las próximas elecciones autonómicas un Gobierno tripartito entre Bildu, PSE y Podemos con Arnaldo Otegui de lehendakari es una posibilidad real, que encaja perfectamente en los planes de Sánchez de cargarse el régimen constitucional del 78. Si eso se llega a producir, si los herederos políticos de ETA se hacen con el poder en la CAV, claro que ETA estará mucho más cerca de conseguir sus objetivos, por los que mató a un millar de ciudadanos por el hecho de ser españoles. Para ello necesitan el apoyo del PSOE, que de momento lo tienen gracias a Sánchez, pero también a tantos dirigentes socialistas que no se rebelan ante esta inmoralidad. El de Podemos nunca estará en duda, aunque su fuerza electoral, también en el País Vasco, vaya menguando.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD