Menú

Las víctimas siempre tienen razón

Las víctimas del terrorismo siempre tienen razón. Y que se merecen toda la Memoria, Dignidad y Justicia del mundo.

Cayetano González
0

La lectura del artículo de Francisco José Alcaraz "Homenaje a la injusticia", publicado este domingo en LD, me hizo rememorar una afirmación clara y contundente que le he oído muchas veces a quien fuera ministro del Interior de 1996 a 2001, Jaime Mayor Oreja: "Las víctimas del terrorismo siempre tienen razón". Esto, dicho por una persona que tuvo que enterrar, a consecuencia de los atentados de ETA, a amigos personales –Gregorio Ordóñez, Ramón Baglietto, José Txiki Larrañaga, entre otros–, a miembros de UCD, a concejales del PP, a dirigentes de otros partidos con los que tenía una estrecha relación –Fernando Buesa o Enrique Casas, del PSE– y a policías nacionales y guardias civiles que estuvieron bajo su mando, tiene un valor especial.

¿Qué quería expresar Mayor Oreja con esa frase? Evidentemente, quien quisiera interpretarla acogiéndose a la literalidad de la misma se equivocaría. Es obvio que quienes han sido víctimas del terrorismo no siempre tienen razón en todo lo que dicen o hacen, aunque tengan la libertad, como cualquier otro ciudadano, de decir o hacer lo que quieran. No, el sentido de las palabras de Mayor Oreja se sitúan en otro estadio diferente: en el estadio de la dignidad moral, de la enorme deuda que el Estado ha tenido, tiene y tendrá con quienes han sido asesinados por una banda terrorista por el simple hecho de ser españoles, vistieran un uniforme u otro, militaran en UCD, AP, PP, PSOE o UPN, fueran periodistas, jueces, empresarios o ciudadanos anónimos.

Ante esa deuda con las víctimas, el Estado, el Gobierno de turno tiene la obligación moral de escucharlas, de atender sus siempre justas reivindicaciones y de aguantar, si fuera el caso, sus críticas. No todos los Gobiernos de la democracia lo han hecho. El que más las arrinconó e ignoró fue el de Zapatero, porque estaba negociando políticamente con ETA, y en ese contexto las víctimas eran un estorbo, una molestia en el camino. El Gobierno de Rajoy, al llegar al poder en 2011 y heredar de alguna manera lo que había negociado Zapatero con la banda terrorista, incurrió también en una ofensa a las víctimas. Ofensa que fue especialmente repugnante con la puesta en libertad, facilitada por el Gobierno del PP, del secuestrador-torturador de Ortega Lara Josu Uribetxeberria Bolinaga; o con la inacción del Ejecutivo a la hora de evitar la derogación por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de la conocida como Doctrina Parott, que permitió la liberación de un buen número de miembros de ETA, así como de violadores.

Por eso el artículo de Alcaraz –una persona con una dignidad, una fortaleza y un tesón encomiables, demostrado con creces en su etapa al frente de la AVT y posteriormente liderando Voces contra el Terrorismo– es un nuevo aldabonazo para las conciencias de todos, especialmente de los responsables políticos. Porque el hecho de que ETA ya no mate no puede hacer ni olvidar ni mancillar el recuerdo y la memoria de las 857 personas a las que asesinó y de las miles a las que hirió.

Alcaraz –excluido, junto a su familia, del homenaje que este lunes se rindió en Zaragoza a las víctimas del atentado cometido hace treinta años por ETA contra la casa cuartel de la Guardia Civil de la capital aragonesa, en el que perdió a un hermano y a dos sobrinas de 3 años– pedía en su artículo a los políticos:

Dejen a las víctimas que honremos con dignidad a nuestros seres queridos y (...) no utilicen el dolor y la sangre derramada para intentar lavar sus sucias conciencias, si es que las tienen.

Duras palabras, pero que deberían ser escuchadas y, sobre todo, meditadas por los pasados, actuales y futuros responsables políticos. Porque sí, yo también pienso, al igual que Jaime Mayor y una inmensa mayoría de españoles, que las víctimas del terrorismo siempre tienen razón. Y que se merecen toda la Memoria, Dignidad y Justicia del mundo.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios