Menú
Cristina Losada

Si Del Bosque entrenara a Rajoy

¿Por qué triunfamos en el deporte y no en la economía? La clave se halla en las reglas del juego. En un sistema de incentivos y de reglas nítidas y predecibles, que remuneran el esfuerzo.

Cristina Losada
0

Una de las frases célebres de Zapatero sobre economía fue aquella de la Champions. El presidente dijo que España, con él, había entrado en la Champion Li de la economía mundial. Fue su declaración de apertura de curso político 2007-2008 y una temeridad. Se advertía ya la fatiga del crecimiento. La burbuja inmobiliaria aparecía en todo su esplendor explosivo. Así las cosas, un político prudente hubiera atemperado sus ímpetus y sus símiles. Pero prudencia y Zapatero nunca casaron muy bien y, para más, estaba a meses de su segunda cita con las urnas. El dirigente socialista remató aquella petulancia diciendo ante sus diputados, que en la Champions de las economías, España "es la que más partidos gana, la que más goles marca y la menos goleada". ¡Oé, oé, oé, oé!

La realidad, siempre un poco aguafiestas, iba a mostrar enseguida que el éxito económico del que se vanagloriaba ZP, no se fundaba en bases tan sólidas como los triunfos españoles en el fútbol. Porque ahí y en todo el deporte profesional, España sí puede exhibir un orgullo razonable a la vista de los resultados. En fútbol, tenis, fórmula 1, ciclismo, motociclismo y otros, nuestro país se encuentra entre los mejores y proporciona primeras figuras. Por tanto, algo se ha hecho bien. Los equipos y los deportistas españoles no son tan buenos por casualidad ni porque les sonría la suerte más que a otros. Ha habido un trabajo y un modelo de trabajo que han permitido un alto grado de eficiencia. Y ese indiscutible logro arroja enseñanzas que deberían considerarse más allá de la afición o la manía que se le tenga al deporte. Mírese con la óptica de la economía.

Así lo han hecho los autores del libro –y el blog– Nada es gratis. Identifican varios factores que funcionan correctamente en el deporte profesional y no en otros ámbitos. ¿Por qué triunfamos en el deporte y no en la economía? La clave se halla en las reglas del juego. En un sistema de incentivos y de reglas nítidas y predecibles, que remuneran el esfuerzo, "y no el pasar el tiempo encontrando trucos para saltárselas", sostienen. De esa manera, se impone el talento y pueden triunfar los mejores. Tan sencillo como eso. En los deportes se hace y España está en primera división. En la economía –y en la enseñanza– se ha ido en sentido contrario, y se malvive en segunda o tercera. Zapatero fue ministro de Deportes, pero no le aprovechó más que para alegrarse de las victorias. A ver si Rajoy.

Tertuliana de Es la Noche de Dieter.

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios