Menú
Cristina Losada

Vuelven las Brigadas Internacionales

Para estos nuevos brigadistas, la democracia española es sospechosa no por sus defectos, que los tiene como cualquier otra, sino por la virtud de haber puesto fin al guerracivilismo

Cristina Losada
0

Uno de los lemas de la hinchada de Garzón era un aviso de Gran Hermano: "El mundo entero está mirando". Un defecto del  mundo es que solo mira de vez en cuando y solo ve lo que le parece. Y lo que le parece a ese mundo que ve en el juez a un héroe de la lucha antifranquista es que la guerra civil española no ha terminado. Para esos ojos vigilantes, continúa por otros medios. Cómo van a darla por concluida cuando les proporciona tanta satisfacción que la batalla entre la democracia y el fascismo siga viva justo aquí, en España.  Así disfrutan de un sucedáneo de las  emociones románticas que despertó en su día nuestro fratricidio. No es lo mismo coger el fusil que manifestarse contra el Tribunal Supremo, por muy sede del fascio español que sea, pero algo es algo.  

A Garzón se le juzga por instruir un sumario cuando se le avisó de que no tenía competencias para ello. Pero nuestros observadores están encantados de creer que se le procesa porque en España el franquismo está fuerte y de ninguna manera permite que un juez lo condene. Esa situación que imaginan  les gusta. Recrea un universo fieramente polarizado en el que libran su eterna batalla el bien y el mal absolutos,  y ellos, claro,  del lado de los buenos.  Quieren que España sea el permanente escenario de la lucha contra el fascismo, y ni la Transición ni la Ley de Amnistía ni las tres décadas largas de democracia van a interponerse.
 
Como no  dan la guerra civil por terminada,  siempre están regresando a España las Brigadas Internacionales, sea en forma de equipo de televisión de la CNN, de corresponsal del New York Times o de  enviado del Human Rights Watch. Para estos nuevos brigadistas, la democracia española es sospechosa no por sus defectos, que los tiene como cualquier otra, sino por la virtud de haber puesto fin al guerracivilismo. Aunque si el Gobierno anterior no lo hubiera resucitado, ahora no estarían llamando facha al Supremo. Sería tan absurdo ofenderse por que crean que España es franquista como por el hecho de que haya gente convencida de  que la Tierra es plana. Pero sí, el mundo informado está mirando cómo unos pánfilos internacionales aclaman a un juez que nada hizo contra la dictadura cuando existía y nada ha hecho por sus víctimas. Nos ha tocado poner a los fascistas para que esta gente juegue a las batallitas. 
 

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 11 comentarios guardados

    Servicios