Menú

Liga

Dani Blanco

El Barcelona sigue nadando

Seguramente no fue el mejor partido, es muy probable que el equipo estuviera algo espeso pero encontró a Pedri.

Seguramente no fue el mejor partido, es muy probable que el equipo estuviera algo espeso pero encontró a Pedri.
Pedri desatascó al Barça | Cordon Press

Quizá sea una carrera en la que morirá en la orilla. Tras muchas brazadas y quedarse casi sin aliento, morirá en el intento. Es muy probable que el esfuerzo sea en balde pero ahí está este Barcelona empecinado en que haya Liga hasta el último instante. No es una tarea fácil pero Xavi se ha propuesto ser tozudo. El equipo encadena 18 puntos seguidos y el milagro se ve lejos pero es palpable y hace apenas dos meses te tomarían por loco solamente con proponerlo.

Seguramente no fue el mejor partido el de ayer ante el Sevilla. Es muy probable que el equipo estuviera algo espeso en la primera parte, que mejorara en la segunda pero que no encontrara por los cauces habituales el gol. Encontró ocasiones, varias, para que el resultado se volcara a su favor mucho antes de la espeluznante jugada de Pedri, que se fabricó un gol para el recuerdo. El Barcelona ganó de la manera que no le gusta a su entrenador pero la que también vale porque por eso mismo a esto se le llama fútbol y los artistas son futbolistas que tienen estas cosas. Que pueden cambiar con una genialidad algo predeterminado.

Pedri cambió el guión del partido con un chutazo impresionante desde la frontal e hizo que el Barcelona pudiera ganar. Si no, no lo hubiera conseguido porque el encuentro del equipo azulgrana no fue del todo bueno. Faltó frescura, faltó juego y combinación pero estos partidos se los espera siempre un entrenador de un equipo grande. Seguro que Xavi pensó siempre que el encuentro iba a ser complejo.

Brilló ayer el canario que juega como en el patio de su casa. Es valiente, con una chispa más que el año pasado. Ahora parece trascendente para el equipo y antes, siéndolo, quizá tenía menos capacidad para creerse grande. Ahora lo es, es la luz que guia a este colectivo que hace cuentas y que sigue persiguiendo un sueño imposible a priori. En el entorno culé piensan que si sacan los 27 puntos obligan al Madrid a no relajarse.

Estuvo bien Ferrán y no tanto Dembélé que no acaba de tomar las mejores decisiones cuando no se trata de encarar. Porque encarando es de lo mejor que hay en el mundo. Sucede que en ese tramo de tiempo en el que se quiere acabar de reconciliar con el público (aún no lo ha conseguido del todo) pierde fuerzas en hacer cosas que no se le piden. Es ahí cuando no es válido para el equipo y parece descentrado.

El jueves hay que cambiar otra vez el chip para centrarse en los cuartos de final de la Europa league ante un rival de enjundia, el Eintracht de Frankfurt, quizá el más incómodo que queda en la competición y centrarse de nuevo en la Liga con la visita a Valencia para jugar ante el Levante y recibir al Cadiz. Son pasitos para seguir pensando en lo casi inalcanzable. Pero en esas se encuentra el Barcelona, en la temporada más loca que se recuerda.

Y la fe la sigue teniendo Xavi que ha inculcado algo a sus futbolistas lejos de lo meramente normal. Es algo extraordinario porque han empezado a creer. Eso y que los ajustes del mercado de invierno le han venido de maravilla a este bloque. Tanto que cuesta pensar que lo que vimos de agosto a enero sea lo mismo que de febrero a hoy en día.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador