Menú

El liberal Bezos y el 'Post'

Si usted estuviera tan forrado como Bezos, ¿no querría comprar el periódico que lleva décadas leyendo por las mañanas?

Daniel Rodríguez Herrera
6

Resulta cuando menos sorprendente que los mismos que se llevan las manos a la cabeza ante la mera posibilidad de que los hermanos Koch compren el conglomerado de periódicos Tribune (que incluye Los Angeles Times, Chicago Tribune y Baltimore Sun entre otros) aplaudan con las orejas que Jeff Bezos haya comprado el Washington Post. Y, sin embargo, a priori son iguales: tanto unos como el otro son al parecer liberales pero no conservadores, de modo que defienden la libertad económica y también el matrimonio homosexual, por poner un ejemplo.

La campaña contra la posible compra de Tribune Company por parte de los hermanos Koch, dueños del conglomerado industrial que lleva su nombre –la segunda mayor empresa norteamericana de las que no cotizan en bolsa–, ha sido constante en las filas de la izquierda local desde que surgiera el rumor. Hasta han montado manifas en la puerta de la casa del actual dueño para convencerle de que vivirá más tranquilo si vende la empresa a cualquier otro. La excusa es la de siempre: que podrían perder su objetividad para pasar a hacer malvada propaganda derechista. Traducido: que podrían dejar de hacer propaganda izquierdista. Vade retro.

Quizá la diferencia de trato entre ambos sea simplemente ceguera sectaria. Bezos ha donado dinero principalmente a candidatos del Partido Demócrata y los Koch a republicanos. Sin embargo, si se examinan más a fondo sus contribuciones –escasas las de Bezos, numerosísimas las de los Koch–, resulta que ambos han puesto pasta en los editores de la revista Reason, algo así como la biblia para esta rama del liberalismo norteamericano (la de los liberales no conservadores, digo). Bezos ha dado dinero para dos campañas políticas en su estado de Washington: una favorable al matrimonio homosexual y otra contraria a poner un impuesto especial a las grandes fortunas.

Lo más probable, sin embargo, es que, siendo Bezos bastante discreto en cuanto a sus ideas políticas, piensen que lo seguirá siendo y no impondrá una línea concreta al Post, que podrá seguir haciendo lo mismo que la práctica totalidad de la prensa: disfrazar su izquierdismo de objetividad. Pero, en ese caso, quedaría en el aire la pregunta clave: ¿por qué un multimillonario con tanto éxito en sus negocios compraría un negocio tan poco rentable como el Post?

Habría que descartar en primer lugar las explicaciones que intentan avanzar sinergias más o menos extravagantes entre Amazon y el diario. Más que nada porque quien lo ha comprado ha sido Bezos personalmente, y no su gigante del comercio electrónico. Tampoco está claro que pretenda salvar el medio como periódico de papel, dado que está convencido de que el formato está muerto. Puede ser más razonable pensar que una persona a la que se ha acusado de cargarse sectores enteros de la economía con su éxito en la red haya adoptado como proyecto personal liderar la reconversión de la prensa en una industria viable en internet.

O simplemente le estamos dando demasiadas vueltas y esta operación no se diferencia mucho de la compra de un cuadro célebre o de una colección de coches de lujo. Si usted estuviera tan forrado como Bezos, ¿no querría comprar el periódico que lleva décadas leyendo por las mañanas? De la noche a la mañana, el fundador de Amazon ha pasado de ser una figura relativamente marginal en la conversación nacional de EEUU a desempeñar un papel central. Sin duda, lo que piense tendrá mucha más importancia para los políticos a partir de ahora. Y para una fortuna estimada en 25.000 millones de dólares, pagar 250 por eso no parece un precio tan alto.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation