Menú
David Vinuesa

Luis Suárez, el Edmundo Dantés rojiblanco que sí ha jugado cerca del área

Cuando fichó por el Atlético todo el mundo sabía que no fallaría de cara a puerta si Simeone adaptaba el equipo a la características del killer.

David Vinuesa
0
Cuando fichó por el Atlético todo el mundo sabía que no fallaría de cara a puerta si Simeone adaptaba el equipo a la características del killer.
El gol de la Liga, obra de Luis Suárez. | EFE

Nadie lo duda. Si el Atlético de Madrid es a día de hoy campeón de la Liga 2020/2021 es en gran parte por la incansable capacidad goleadora de un killer llamado ‘Luis’ y apellidado ‘Suárez’. No voy a perder ni una sola letra de este artículo en volver a nombrar a aquellos visionarios que le machacaron hasta la saciedad tratándole como un despojo en Barcelona. Solo les voy a decir "gracias". Gracias por terminar de motivar a alguien que ya de por sí come porterías para desayunar. Gracias por darle en bandeja a Simeone al ‘Conde de Montecristo’ uruguayo. Podéis visitar el museo del Atlético cuando queráis. Eso sí, vosotros pagando. Aquí gratis no se da nada, que no somos tontos.

Recuerdo cuando el Edmundo Dantes rojiblanco llegó al Wanda Metropolitano. También recuerdo las semanas anteriores. Todo hacía indicar que la Juventus se haría con sus servicios y ahí ya empecé a pensar "este el año que viene en Italia se pone fino a goles". Cuando estalló el tema Morata tuve alguna duda más, pero no por Lucho sino por su compañero en el ataque y por el modo de juego que podía tener el Atlético. Recuerdo una conversación vía móvil con mi compañero Dieter Brandau en el que le decía que yo veía mejor una pareja formada por Suárez-Morata que una con Suárez-Costa. ¿Por qué? Porque si el Atlético seguía jugando a la contra, Suárez hubiese necesitado un acompañante que corriese al espacio o un recambio que en caso de que las cosas saliesen mal conformasen un plan B. Creo que esa duda que tuve yo, la tuvo todo el mundo y creo que en caso de haber podido elegir, la gente también habría preferido Morata-Suárez que Costa-Suárez. Sonó Cavani también. Por pedir...

La duda estaba ahí, aunque duró muy poco. En cuanto se cerró el fichaje y apareció la primera foto de Suárez con la camiseta rojiblanca, el chip cambió por completo. Hubo feeling desde el primer momento y la afición dejó de pensar incluso en el estilo de juego porque para ellos solo había una cosa clara, Luis Suárez era jugador del Atlético de Madrid. El mismísimo Luis Suárez. En la primera cita, nada más empezar a hablar ya se habían enamorado y una frase se empezó a repetir una y otra vez mezclando seguridad y deseo: "Ninguna duda. Si juega cerca del área se le caerán los goles". Esta frase llena de ilusión reconozco que se la mandé a Dieter días antes del debut de Lucho ante el Granada y lo que le dije tras su primer doblete... bueno, eso mejor, no lo digo porque había demasiada euforia en el ambiente.

Pasaron los días, se sucedían los partidos y ‘Edmundo Suárez’ perforaba porterías clamando venganza y llegó el día en el que por suerte pude ver por primera vez al 9 colchonero en directo. La pandemia no ha traído nada bueno. Nada. Pero el doloroso silencio de las gradas me permitió escuchar a los jugadores y por supuesto escuchar a Luis Suárez. ¡Menudo animal! ¡Gritaba casi más que Simeone! "’¡Dale, dale, dale, dale!". "¡Sigue sigue sigue!". No paraba. Y lo mejor de todo es que mientras iba gritando se iba fabricando desmarques y jugadas, porque Suárez en el Atlético ha sido 9, 7, 10, 8 y 5. Marcó goles, cayó a banda, asistió, mandó, dirigió, abrió al lateral, pivotó, robó... lo ha hecho absolutamente todo. Desde su primer gol ante el Granada hasta el 21º en Valladolid, Suárez ha dado un máster de cómo debe ser el delantero centro de un equipo grande y campeón de Liga. Jamás he visto tanta jerarquía mezclada con confianza, rabia y ganas de ganar en un 9 colchonero. Los hubo muy grandes, pero con esos ojos inyectados en sangre clamando justicia, ninguno. Además, Simeone, capaz de reinventar a su Atlético una y otra vez, le hizo jugar cerca del área en otro ejercicio de mayúsculo entrenador táctico. "Si juega cerca del área...". Toma, dentro del área. Firmado, Simeone.

Ahora entramos, no en la maravillosa Zona Suárez de la que habló el Cholo, sino en un periodo de transición que va desde ese inolvidable gol en Pucela que dio la Liga al Atlético a la nueva temporada, pasando por la Copa América con Uruguay. ¿Mantendrá la misma motivación en su segunda temporada? Hombre, creo que no se conoce a Luis Suárez sin ganas de marcar goles y sin motivación. Ahora tendrá otra, demostrar que no solo podía dar un año más maravilloso sino que puede dar dos o incluso más. Suárez ganó la Liga, quiere la Copa América y a partir del año que viene querrá otra Liga, una Copa, la Supercopa y ojo, la Champions. Edmundo, aún te queda una venganza más y esa sí que es la definitiva.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot