Menú
EDITORIAL

Fragmentar el Estado para castigar a Madrid

A nadie engañan: el plan social-comunista nace del fanatismo, la envidia y el resentimiento.

EDITORIAL
0

El Gobierno social-comunista tiene toda la intención de descapitalizar Madrid a base de instalar en otras autonomías las sedes de distintos organismos y empresas públicas. La ministra portavoz, Isabel Rodríguez, afirma que ya se han realizado "trabajos previos" para llevar a la práctica un plan que, sostiene sin vergüenza, va a "hacer más grande España".

En Moncloa tratan de presentar su enésimo ataque a Madrid como una operación destinada a ampliar la presencia del Estado en otras regiones. Pero lo cierto es que el PSOE lleva ya tiempo dando rienda suelta a su aversión a una comunidad que no deja de rechazarlo y que le pone en evidencia por comparación.

Los barones socialistas pretextan que la concentración de organismos públicos proporciona a la capital ventajas injustas. Pero, como hemos mostrado en Libre Mercado, en España el llamado efecto capitalidad es mucho menos relevante que en otros países y, desde luego, no es la causa de la prosperidad madrileña. De hecho, Madrid se ha convertido en la locomotora de la economía nacional muy recientemente, a pesar de los más de quinientos años que lleva siendo la capital de la Nación.

A nadie engañan: el plan social-comunista nace del fanatismo, la envidia y el resentimiento. Sacar de Madrid las instituciones del Estado es una medida antieconómica que solo traerá disfunciones, descoordinación y más gasto público, y que queda en demoledora evidencia cuando se repara en que no se pretende hacer nada por el estilo a nivel autonómico para que, por ejemplo, en la socialista Comunidad Valenciana no haya tanta centralización en la ciudad de Valencia. Y para qué hablar de presionar para que la Generalidad haga lo propio con/contra Barcelona...

La desfachatez de estos buenos para nada es asombrosa.

En España

    0
    comentarios