Menú
EDITORIAL

Jugando con fuego

Todo lo que no sea un acuerdo entre las tres fuerzas liberal-conservadoras sería, sencillamente, imperdonable.

EDITORIAL
0

Como era de temer, la primera votación para la investidura de Fernando López Miras como presidente de la Región de Murcia fracasó este martes, al no obtener aquél la mayoría absoluta requerida en primera instancia. El candidato popular y presidente de Murcia en funciones solo fue respaldado por sus correligionarios y por los diputados de Ciudadanos, partido con el que había llegado a un acuerdo programático a despecho de Vox, cuya anuencia es imprescindible para la conformación de un Gobierno de centro-derecha en una región donde el centro-derecha es muy mayoritario.

Lo ocurrido este martes en Murcia es consecuencia de la actitud irresponsable de los dos partidos con los que el PP está llamado a entenderse. Ciudadanos persiste en su indignante e injustificable rechazo a sentarse siquiera con Vox, cuyo apoyo es, repetimos, imprescindible para formar un Gobierno en el que el partido de Rivera se haría con la mitad de las carteras, a pesar de contar con solo 6 escaños, 10 menos menos que el PP.

En cuanto a Vox, no parecen ser conscientes de las consecuencias devastadoras de que pase a manos de la izquierda una comunidad autónoma con bajos impuestos y un marco normativo estable de impronta liberal. Murcia, región especialmente maltratada por el socialismo en asuntos vitales como el reparto solidario del agua, puede quedar en poder de esa misma izquierda liberticida por culpa de unos políticos que deberían saber estar a la altura de las circunstancias.

El fracaso de la investidura de López Miras puede ser asimismo un siniestro anuncio de lo que podría suceder en Madrid, el otro polo liberal de la política autonómica y locomotora económica de España.

Todavía hay margen para un entendimiento del centro-derecha en Murcia. Cabe esperar que de aquí al jueves, cuando se produzca la segunda y definitiva votación, Ciudadanos y Vox pongan por delante los intereses de los ciudadanos de una región donde la suma PSOE-Podemos no llega siquiera al 40% del voto. Todo lo que no sea un acuerdo entre las tres fuerzas liberal-conservadoras sería, sencillamente, imperdonable.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios