Menú
EDITORIAL

Miente la prensa blanqueadora: Otegi no ha pedido perdón

Tienen toda la intención de seguir haciendo y diciendo cosas que "nos helarán la sangre", que diría la indomable Pilar Ruiz, matriarca de los Pagaza.

EDITORIAL
0
Tienen toda la intención de seguir haciendo y diciendo cosas que "nos helarán la sangre", que diría la indomable Pilar Ruiz, matriarca de los Pagaza.
El líder proetarra, Arnaldo Otegi. | EFE

Al cumplirse diez años desde que ETA dejara de asesinar, Arnaldo Otegi se ha sumado a la campaña de blanqueamiento de su banda terrorista lanzada por el Gobierno y sus terminales mediáticas con unas declaraciones pretendidamente reparadoras.

El criminal que tuvo encerrado en una cueva al empresario Luis Abaitúa y que se fue a disfrutar de la playa el día en que sus conmilitones asesinaron a Miguel Ángel Blanco dice ahora que siente mucho el dolor de las víctimas, un dolor que "nunca debió haberse producido". Para Otegi y los de su calaña, basta con decir que sienten el dolor causado a las familias de los casi 900 asesinados y a los miles de mutilados en sus acciones terroristas para saldar su responsabilidad por la sangre derramada, de la que tanto se han beneficiado. Sus palabras, lejos de reparar el daño causado, suponen una nueva humillación a las víctimas del terrorismo, que han reaccionado con indignación ante la nueva maniobra del etarra, que en ningún momento ha pedido perdón, por mucho que intoxique la prensa blanqueadora.

Si es cierto que Otegi lamenta el dolor causado por ETA ("nunca debió haberse producido" no quiere decir lo mismo que "nunca debimos infligirlo"), su obligación es ayudar a esclarecer los más de 300 asesinatos cuya autoría sigue sin conocerse y denunciar los estragos causados por la organización terrorista en un País Vasco de donde –detalle no menor pero con frecuencia convenientemente ignorado– huyeron decenas de miles de personas y en el que los españolistas son y siguen siendo objeto de intimidaciones y presiones que les amargan la vida.

Pero las maniobras de Otegi y su banda no son lo más importante de esta siniestra historia. Lo más importante y pernicioso es la actitud del PSOE, que sigue hacia delante con el proceso que inició el despreciable José Luis Rodríguez Zapatero y ya no oculta su sintonía con el partido heredero de la pútrida ETA; partido al que no duda en pedir apoyo cuando así lo necesita. No es casual que las declaraciones de Otegi que están conmoviendo a la nauseabunda izquierda mediática se produzcan un día después de que el indigno Zapatero pidiera a las víctimas del terrorismo que aprendan a convivir con los asesinos de sus seres queridos.

"No importa que las víctimas sigan humilladas y sigan sufriendo, para eso son víctimas", ha replicado Maite Araluce, presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT). "Y, mientras tanto, ponemos el foco en los terroristas, que, pobrecillos… se tienen que reinsertar a la sociedad y tienen que seguir con sus vidas adelante". No se puede decir más con menos palabras de estos farsantes, que tanto daño están haciendo a la Nación y que tienen toda la intención de seguir haciendo y diciendo cosas que "nos helarán la sangre", que diría la indomable Pilar Ruiz, matriarca de los Pagaza.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia