Menú
EDITORIAL

Vox no es Unidas (sic) Podemos y planta cara a los ayatolás

El partido supuestamente machista ha dejado a los pies de los caballos a los adalides del feminismo.

EDITORIAL
0

El grupo parlamentario de Vox evitó este martes una afrenta inadmisible en la sede de la soberanía nacional por parte de la teocracia iraní, que pretendía imponer su misoginia en el protocolo de una visita oficial al Congreso.

Los representantes de Vox rechazaron el protocolo de la vergüenza, aceptado ominosamente por la presidenta del Congreso, la feminista Meritxell Batet, en virtud del cual las mujeres que asistieran al encuentro programado con la delegación iraní no podrían estrechar la mano de los teócratas.

Tan repudiable exigencia no fue una ocurrencia extemporánea de alguna oscura autoridad iraní, sino que cuadra perfectamente con las terribles condiciones a las que están sometidas las mujeres en la República Islámica.

Una vez más, la izquierda española, tan aficionada a hablar en nombre de las mujeres, luce como servil apaciguadora de los regímenes que las someten a las sevicias más humillantes. Estos feministas de pacotilla, que de mil amores habían aceptado la vergonzosa imposición del régimen de los ayatolás, pretenden arrogarse la defensa de la igualdad entre los sexos, pero con frecuencia lo suyo es una burda estrategia para seguir manejando chiringuitos concienciadores con fines caciquiles y electorales.

Mientras la izquierda, que habla y no para de feminismo liberador y combativo, inclina la cabeza ante los peores misóginos, el partido acusado de ser una guarida de machistas de la peor ralea ha levantado la voz en la sede de la soberanía nacional para defender la dignidad de las mujeres y, por supuesto, la de todos los españoles.

El Congreso decidió finalmente cancelar el previsto saludo protocolario. No debió hacerlo. El acto debió haberse celebrado. Si los esbirros del Líder Supremo de la República Islámica de Irán no querían que les tocaran las diputadas españolas, que hubieran dejado pública y gráfica constancia de ello. Debieron, en efecto, retratarse; así como los revolucionarios por cuenta ajena de Unidas (sic) Podemos, cuyo líder, Pablo Iglesias Turrión, sigue en nómina de los ayatolás que odian a las mujeres vía Hispan TV.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios