Menú

Exteriores

CRÓNICAS COSMOPOLITAS

Guantánamo

Carlos Semprún Maura
Sadam Husein.
Leí, en no recuerdo qué periódico francés, que existía una célula antiterrorista internacional, en la que estaban presentes todos los servicios secretos occidentales –y algún oriental–, cuya sede francesa –había otras– estaba en Lille, creo. El periodista que relataba la noticia se extrañaba de que en la Francia de Jacques Chirac y Dominique de Villepin, o sea, en una Francia oficialmente enemiga de los USA y partidaria del tirano Sadam Husein, los servicios secretos colaboraran con la CIA en un organismo internacional.
VENEZUELA

Lenin y Chávez

Adolfo Rivero Caro
Hugo Chávez.
Hugo Chávez está frenético. El pueblo venezolano hizo caso omiso de sus truculentas amenazas y le infligió una contundente derrota en las últimas elecciones. Ésta pudo haber sido mayor, pero Chávez invirtió decenas de millones de dólares en la compra de votos, como pueden verificar innumerables testigos, y esos votos representaron el estrecho margen por el que consiguió varias gobernaciones.
ESTADOS UNIDOS

¿Obama el centrista?

Charles Krauthammer
Barack Obama.
Barack Obama ha cosechado los elogios del centro y la derecha –e irritado a la izquierda– con el centrismo que se desprende de sus nombramientos más destacados. Dado que su ideario sigue siendo en gran medida una incógnita, sus nombramientos han llevado a muchos a concluir que se propone gobernar desde el centro.
NACIONES UNIDAS

Durban II: la infamia continúa

Julián Schvindlerman
En Durban I el antisionismo campó a sus anchas.
El próximo abril, en Ginebra, tendrá lugar la secuela de la conferencia contra el racismo, la xenofobia y la discriminación racial que celebró la ONU en Durban en el año 2001. En el cine, las segundas partes suelen ser malas. En el ámbito surrealista y perverso de las Naciones Unidas, esta nueva reunión de alto nivel diplomático promete ser un desastre mayor.
HISPANOAMÉRICA

Argentina y Venezuela, supuestas democracias

Alejandro A. Tagliavini
La verdadera democracia se da solamente cuando los ciudadanos tienen el control de sus vidas y cada uno puede construir su presente y su futuro. Cuando no existen favoritismos ni coacción estatal, las personas votan por lo que quieren no solamente en las elecciones, sino en cada momento de sus vidas, en el mercado de bienes y servicios.