Menú

¿Ha abandonado España la UE por Venezuela?

Estamos ante la evidencia de una traición a los compromisos europeos de España y en favor de una banda de comisionistas a las órdenes de unos asesinos.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell | Libertad Digital

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, dijo este jueves que "desde hace meses" España está organizando un "Grupo de Contacto" para eternizar la hambruna, las masacres y la huida de más de cuatro millones de personas del infierno en que los chavistas han convertido Venezuela. A eso se dedica Zapatero desde hace años: a prolongar hasta eternizarse la tiranía chavista. Para blindar ese Infierno cuenta con el Papa, Putin, los ayatolás, Xi y Erdogan, su socio en la Alianza de Civilizaciones contra Occidente.

De lo que Borrell no se daba cuenta es de que estaba confesando que España abandonó "hace meses" la política común de la Unión Europea y viene traicionando a sus 27 socios en la política con Iberoamérica, no en calidad de invitado sino como cabecilla y organizador de una diplomacia paralela al servicio del narco-comunismo y en contra de los venezolanos. Vamos, que el ministro de Exteriores de Sánchez es el infame Zapatero.

Zapatero y Sánchez, al Tribunal Penal Internacional

La Audiencia Nacional tramitó hace cinco años la denuncia contra Chávez, Maduro y sus colaboradores por crímenes contra la humanidad, causa que trasladó al Tribunal Penal de La Haya, que condenó a Milosevic y a Karadzcic por la "limpieza étnica" en los Balcanes. Si Maduro sigue, por propia voluntad o por chantaje de Cabello y los narcogenerales, al frente de esa "limpieza" criminal y liberticida, acabará en el banquillo y en la cárcel. Y a su lado deberían estar los que, desde Europa, han colaborado en perpetuar esa infame tiranía. El primero de ellos, Rodríguez Zapatero. Y si Sánchez, traicionando a la UE, está sirviendo esa misma causa, con él.

Es un momento especialmente favorable para que cualquier tribunal nacional acepte la denuncia contra las figuras más destacadas del chavismo y la remita a La Haya, donde más tarde o más temprano, serán juzgadas y condenadas. Creo que esa presión personal e intransferible puede ser muy eficaz como herramienta disuasoria para los que creen poder seguir como verdugos por tiempo indefinido, masacrando impunemente venezolanos. Cuanto más dure su gobierno asesino, más dura será la condena final.

Ah, y si estos payasos sanguinarios creen que escapando a Cuba o a cualquier otro país comunista se salvarán, les convendría recordar a Ramón Mercader, el asesino de Trotski, envenenado con el polonio que teñía el oro del reloj que le dieron como obsequio por su silencio de treinta años. Tras un año espantoso en Cuba, con sus huesos deshaciéndose al sol, hoy yace bajo el hielo junto a Kim Philby, en el cementerio de Héroes de la Unión Soviética. Los padrinos de hoy serán los que eliminarán mañana a los chavistas. Los entregarán a Occidente a cambio de cualquier cosa. O los liquidarán como a Ramón Mercader, por si tienen la tentación de hablar.

Por eso, creo que hay que empezar a presentar denuncias contra los que de forma abierta o encubierta y contra la opinión de toda la oposición al régimen chavista, actúan como sicarios diplomáticos de la dictadura. El papel de Zapatero es público y notorio, miserable hasta la vileza, pero la misma suerte deben correr los que, emboscados en una supuesta mediación internacional, protegen a los criminales de Caracas, cobrando por ello. Y si lo hacen, como Sánchez y Borrell, por razones inconfesables, al banquillo también. Nada desasosiega más, a la hora familiar del desayuno, que leer que ya han puesto fecha a su juicio como "cómplice de crímenes contra la Humanidad". O temer que puedes leerlo ese día. U otro. Y así, años y años.

El Grupo de guanxi

Milosevic o Karadzic eran fanáticos asesinos. Los chavistas de hoy son asesinos corruptos. Aquellos mataban por racismo. Estos, por el dinero del narcotráfico y por disfrutar de ese Poder sin límites que les hace ricos. Pero la motivación no importa a la hora de juzgar un asesinato de masas. Lo esencial son los muertos. Y ya son 340.000 los muertos que acumula en su cuenta el régimen de Chávez y Maduro, Diosdado Cabello… y Zapatero. La complicidad con el régimen chavista del expresidente del Gobierno de España es tan escandalosamente notoria que no cabe achacarla a simpatía más o menos absurda, sino a actuación concertada por el propio régimen. Ahí es donde se ha pillado los dedos. Y también ahí es donde a Falconetti, Borrelletti y demás payasos de la política les alcanza la responsabilidad.

En chino, al 'contacto' político que te permite ganar dinero se le llama guanxi. En la tiranía de Xi Jinping, en realidad desde la de Deng Xiaoping, hay dos clases de chinos: los que tienen guanxi y los que no tienen guanxi. Unos pueden tener el respeto de sus hijos por su honradez. Otros pueden mandarlos a estudiar a Harvard, a Manchester o a Madrid, según el guanxi. Lo mismo pasa en el chavismo. Y no es casualidad que sus padrinos hayan tomado el nombre revelado por Borrell de "Grupo de Contacto".

Pero, ¿con quién contactan los miembros de ese Grupo? ¿Cuál es su guanxi? En rigor, es el guanxi, o sea, el contacto chavista, el que los contacta a ellos y les da instrucciones. A cambio, pueden acceder a una parte del petróleo, el oro o las cuentas corrientes suizas que, con todo lo que están robando febrilmente, abren en los paraísos fiscales. Pero ninguno es lo que era. Ahora mismo, cualquier contable que está transfiriendo a una narcocuenta el dinero que les falta a los venezolanos para lo más elemental, comida y medicinas, está apuntando el número de cuenta o memorizando la puerta trasera para burlar el código encriptado y acceder al botín oculto. Si lo guardan en cualquier dictadura, lo normal es que se lo queden allí. Si lo guardan en una granadina, lo normal es que, a la caída del régimen, o antes, caiga todo el tinglado de apoyo internacional que aún sostiene al chavismo.

Presión, presión y más presión

La oposición española, es decir, los tres partidos que, dentro del Parlamento -PP, Cs- o fuera de él -Vox- han reconocido a Guaidó y han exigido a Falconetti que haga lo mismo, tienen una gran ocasión de poner contra las cuerdas al Gobierno que, tal vez hoy, quiera escaquearse de su responsabilidad dilatoria asumiendo como propio el reconocimiento de toda la UE al presidente legítimo de Venezuela. Lo dicho o confesado por Borrell es de tal gravedad -nada menos que haber obrado a espaldas de la UE en favor de Maduro, cuando sostenía públicamente que esperaba al pronunciamiento conjunto europeo para no hacer "seguidismo"-, que obliga a explicarse al ministro parlanchín y al viajero saltimbanqui. Estamos ante la evidencia de una traición a los compromisos europeos de España y en favor de una banda de comisionistas, a las órdenes de unos asesinos, que han creado el Grupo de Guanxi para entorpecer la liberación de Venezuela.

Hay que evitar que España siga con el doble juego que Zapatero, con Rajoy y Sánchez, ha impuesto a un país que debería estar a la cabeza de la lucha por la libertad y está a la cola de la corrupción para servir a la tiranía. Hay que exigir en el Parlamento a Sánchez que desautorice toda actuación de Zapatero y renuncie a ese Grupo de Guanxi contra la Oposición. Debe comprometerse a actuar de acuerdo con la oposición al gorilato y bloquear de inmediato todo el narco-dinero que los bolichicos, los niñatos del régimen, blanquean desde hace tiempo comprando los pisos más caros de Madrid. Y debe interesarse ante la Audiencia Nacional para que la denuncia ya admitida por crímenes contra la humanidad contra Maduro y sus secuaces, también los españoles, se active en La Haya.

El arma fundamental contra la tiranía es el sacrificio heroico de los venezolanos. La forma más eficaz de ayudarles es presionar, presionar y presionar, en todos los ámbitos, por todos los medios. Hasta que caiga esa banda criminal y miserable, cuya mera existencia ofende a la Humanidad.

En España

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco