Menú

Ideas

LAS GUERRAS DE TODA LA VIDA

La cabeza de un ministro

Horacio Vázquez-Rial
Cuando la abuela de mi amigo Jaime Naifleisch, nacida en la Rusia prerrevolucionaria, quería subrayar el mérito intelectual de alguien, afirmaba que tenía "la cabeza de un ministro". Tal vez tuviese razón en los términos de aquel mundo, el de los zares, en el que, pese a uno que otro Rasputín, que no poseía cargo oficial alguno, se suponía que un ministro era, necesariamente, un tipo inteligente.
CRÓNICAS COSMOPOLITAS

Buenismo y ciudadanía

Carlos Semprún Maura
Leí en el BOE del viernes 5 de enero de 2007 (¡gracias, Jesús!) las "disposiciones generales" de Educación para la Ciudadanía. Inmediatamente pensé que llovía lluvia ácida sobre mojado. Y me acordé de El fraude del buenismo, un folleto editado por FAES en 2005 y coordinado por Valentí Puig. Pues la Educación para la Ciudadanía constituye un ejemplo preclaro y peligroso –puesto que impuesto por ley– del fraude del buenismo, ese asesino disfrazado de enfermera.
A PROPÓSITO DE "LA TERCERA ESPAÑA"

¿Viene la izquierda liberal?

José Carlos Rodríguez
El último devenir de la política en España es extraordinario, dicho sea para lo bueno como para lo malo. Prueba de ello es la aparición de dos nuevos partidos en la izquierda, dos formaciones que surgen como reacción al secuestro del PSOE por parte del nacionalismo y, quizás por eso, en las inmediaciones del liberalismo. Antonio Robles, protagonista de uno de esos proyectos, ha escrito un largo ensayo que, aunque el lector no lo descubrirá hasta el último párrafo, quiere servir de fundamento ideológico para el otro, el liderado por Rosa Díez. Esperemos que no sea el definitivo.
MEDIO AMBIENTE

La guerra del calentamiento global

Porfirio Cristaldo Ayala
El calentamiento global se ha convertido en un campo de batalla en el que distintos grupos de interés se disputan empleos, fondos para la investigación... y la potestad de imponer prohibiciones al mundo entero.
EDUCACIÓN SUPERIOR

Cómo crear una universidad de élite

José Canosa
Después de diez años de crecimiento económico, España se encuentra en condiciones favorables para crear algunas universidades de nivel internacional. Aunque el aumento de la financiación es necesario, todavía lo es más el cambio radical de cultura: una universidad de élite tiene que ser independiente del poder político.