Menú
Itxu Díaz
Itxu Díaz

La política cuqui

La ministra ha llegado tarde a las técnicas de impostura.

Itxu Díaz
0
La ministra ha llegado tarde a las técnicas de impostura.
Yolanda Díaz, ministra de Trabajo. | Europa Press - H. Bilbao

Si algún día vuelvo a montar una banda de rock, la llamaré Cosas Chulísimas. Este Gobierno es una maquinaria de inspiración para los artistas, filón interminable para los buscadores de oro del articulismo español, alimento incansable del salseo en redes sociales. Carne –con perdón– de trending topic diario. Si alguna vez me ataca el fantasma de la aridez creativa, le echo un vistazo al BOE, y entonces todo fluye por las venas de la sátira, sin necesidad de entregarme a los vapores del ron ni nada. Y al fin, ahora que los ministros se han arrojado al lenguaje preadolescente, entre jotías y reformas laborales chachis, ha quedado inaugurada la política cuqui, y eso bendice a la prensa progresista con la eclosión del articulismo guapi. No me digan que no es puto maravilloso.

Todo en el Gobierno de Pedro Sánchez es tan infantil como superlativo. En el Ministerio del Paro hacen cosas chulísimas, en el de Consumo dicen cosas loquísimas, en el de Interior alientan cosas perversísimas, mientras que en el de Igualdad piensan cosas extrañísimas. En el de Universidades hacen cosas desconocidísimas, en el de Sanidad promueven cosas bobísimas, en Cultura impulsan cosas sectarísimas, y en el de Presidencia pactan cosas oscurísimas. Mi gratitud como columnista es infinita. Lástima que no los votaré, porque, después de todo, en cuanto me pones delante una papeleta, soy desagradecidísimo.

Lo gracioso –graciosísimo– de la ministra bien peinada que imparte estos días la conferencia La reforma laboral explicada a los niños es que dice que comunica mal, cuando en realidad lo hace de maravilla. Comunicar es hacer saber algo a alguien. Y ella misma lo admite: "La gente sabe muy bien lo que hemos hecho". Además, con la invasión de datos de la pandemia, la mayor parte de los españoles se han familiarizado con las tablas de Excel, y ahora saben leer muy bien los informes de la OCDE; de hecho, saben leerlos demasiado bien. Tal vez lo que Yolanda Díaz quiso expresar es que no maneja con tanto éxito la propaganda como querría, que no engaña tan fácilmente como solía, que para los comunistas era más fácil movilizar masas descontentas poniendo voz de logopeda de ovejas cuando lo hacía Iglesias, que fue el primero en decir sandeces en los mítines masticando trankimazines. Ahora la gente ya se conoce el truco del troll con voz de terciopelo. La ministra ha llegado tarde a las técnicas de impostura. O, como ella diría: ha llegado tardi, jo.

Pero no nos desviemos. Cosas Chulísimas Tour 2022. Estoy viendo los carteles por toda España. Nuestro primer single se llamará "La Yoli, cómo moli". Vamos a levantar el país a golpe de rimas ingeniosas, ahora que ser de derechas es como ser un punki de los 80 pero duchado y con lecturas. El éxito masivo que a ratos las letras me niegan lo abrazaré en los escenarios, como cuando tenía 20 años y no había entendido aún el "No volveré a ser joven" de Gil de Biedma.

Busco bajista melenudo, guitarrista con pañuelo de la Jolly Roger en la frente, batería recargable y un tipo alto y malencarado que toque el cortasetos Black and Decker 500W. Con los fondos recaudados regalaremos al Consejo de Ministros una fiesta de pijamas en el parque de bolas la Moncloa, con animadores, bocaditos veganos, pintauñas, guerra de almohadas, carreras de sacos y actuación privada del grupo Cantajuego. Va a ser más divertido que el cumple sorpresa de Irene Montero. No diré que lo pasaremos bomba para no incomodar a los socios del Gobierno.

En España

    0
    comentarios