Menú

"Deteneos, mal nacida canalla"

El 7 de junio de 2018 quedará en los anales de la historia de la cultura como una fecha ignominiosa.

0

El 7 de junio de 2018 quedará en los anales de la historia de la cultura como una fecha ignominiosa, como fueron las quemas de libros organizadas en las guerras de religión o las de los nazis. (Los estalinistas no montaban estas siniestras fogatas porque simplemente ya no tenían libros en su régimen, a excepción de los escritos por los palmeros del camarada acerito).

Nos referimos al asalto fasciocomunista de los CDR catanazis a un acto sobre Miguel de Cervantes, soldado, poeta y narrador, que organizaba una entidad civil (SCC) y protagonizaban dos ilustres historiadores, Canavaggio y García Cárcel. El lugar, la Autónoma de Barcelona, el nombre de universidad queda muy grande para esta institución pública al haberse inhibido el rectorado ante el atentado. Huelga decir que prácticamente en cualquier universidad española se repetiría este comportamiento cobarde de los responsables académicos. Son muchos los sucesos insolentes contra la cultura y el rigor intelectual que se perpetran en estas instituciones públicas, auténticos búnkeres marxistas cuya transmisión ideológica se refleja en los zafios comportamientos de las vanguardias del alumnado, que llegan a celebrar públicamente a psicópatas y genocidas como Lenin, Stalin o el Che.

Los gritos de los bárbaros (etimológicamente, los que farfullan) tildaban al creador de la novela moderna como "fascista". El risible apelativo al autor de Don Quijote de la Mancha no tendría más historia si no fuese porque a una parte de la sociedad catalana (y del resto de España), especialmente a las generaciones más jóvenes, les han inculcado en las aulas el odio a la cultura y el humanismo tanto universal como español en aras de crear una mitología tribal basada en la superstición y la supremacía racial de sus respectivas regiones étnicas. Reinventaron la historia y crearon el mito del pueblo elegido, como hicieron los nazis en los años treinta del pasado siglo XX, aunque éstos con rigor wagneriano. Y así se crean pandillas de descerebrados como los CDR catanazis, los etarras y sus hijuelas o las bandas marxistas antisistema (antifas).

Esto está pasando desde hace más de 50 años en España y también en Europa, donde los jóvenes no conocen a los grandes hombres de la cultura y el pensamiento que forjaron las libertades del continente. La revolución pijiprogre del 68 ha colocado en las instituciones educativas a toda una casta extractiva profesoral-endogámica que controla el imaginario colectivo del continente. De ahí salen las nuevas generaciones impregnadas de odio al sistema de libertades que rige en Occidente desvirtuado por tanta hipocresía salida de esa casta.

El Quijote es La Odisea del mundo moderno y la obra más universal que vieron los siglos. Cervantes, su autor, está minusvalorado en su propio país hasta el punto de que en el 400 aniversario de su muerte, en 2016, los actos y conmemoraciones fueron mediocres e incluso compartió la celebración con Chéspir, un autor inglés muy sobrevalorado. De esta manera, la cultureta progre le quitaba protagonismo al manco de Lepanto, demasiado recio y español para el gusto correcto de la casta babélica.

A todos esos iletrados que pululan por las universidades, capaces de reventar un acto académico en honor a Cervantes y amenazar a conferenciantes y público, don Quijote en voz alta les dice: "Deteneos, mal nacida canalla", como cuando arremetía contra una titerera morisma para defender al caballero enamorado don Gaiferos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios