Menú
Maite Nolla

Gallardón no hubiera fichado a Boadella

Siempre he pensado que los políticos que se esfuerzan por caer bien al contrario, no van a recibir el voto de éste y es más que posible que pierdan el suyo, si es que el voto es de alguien

Maite Nolla
0

Hace unos días llamé a un amiguete mío de Barcelona para hacerle partícipe de las andanzas de Idílico, al que tuve el privilegio de ver en vivo, nunca mejor dicho. Les recomiendo el video de Tendido Cero que está colgado en la web de RTVE y en el que se puede ver a Arcadi Espada contemplando a tan noble animal. Al margen del asunto taurino, nuestras conversaciones suelen derivar en el tema político ya que, al fin y al cabo, nos conocimos en el mundillo de Ciudadanos. Solemos estar de acuerdo en muchas cosas, con matices en casi todas, excepto en una que me saca de quicio y es la incomprensible admiración que tiene por Alberto Ruiz-Gallardón. Una buena imagen que también tienen del alcalde de Madrid otros muchos oriundos de la izquierda e incluso mis amigos y conocidos nacionalistas, que también tengo. Por ejemplo, cuando se mascó la salida de Rajoy después de las elecciones, alguno de ellos me preguntó quién podía ser el relevo, a lo que yo respondí que Esperanza Aguirre; por supuesto, mis interlocutores apostaban por Gallardón.

Igual sorpresa me causó el hecho que cuando el alcalde de Madrid barruntaba dejar la política, desolado por no haber entrado en la lista en las elecciones generales, en muchos foros y blogs –incluso algún periodista llegó a preguntárselo a Rosa Díez– se planteó la posibilidad y la conveniencia de que el señor alcalde fichara por Upyd.

La ciencia del voto del ser humano es complicada, pero siempre he pensado que los políticos que se esfuerzan por caer bien al contrario, no van a recibir el voto de éste y es más que posible que pierdan el suyo, si es que el voto es de alguien. Que Gallardón sea el político que la izquierda y el nacionalismo quieren que dirija la derecha es un buen ejemplo de ello. Pero al margen, de que ser el candidato de Prisa, de don Jesús –conservar lo que hay que conservar, dixit– y de Juan Luis Cebrián –al que se le esta poniendo voz de Darth Vader, por cierto– debería ser una losa para cualquiera, ¿de verdad es Gallardón un político liberal, en el sentido de defender la libertad?

Por ejemplo, en materia nacionalista, que al final es el gran condicionante de la política española, ¿se plantearía Gallardón una batalla en serio? Es decir, ¿adoptaría Gallardón la política de Ciudadanos o de Rosa Díez o de Alejo Vidal-Quadras, en contra de el País, de Gabilondo y de la Cadena Ser y su sector barcelonés? No. ¿Ficharía Gallardón a Boadella, con la significación que eso tiene, como ha hecho Esperanza Aguirre? No.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco