Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Podemos se cargará su televisión

Las luces de alarma se han encendido con 'La Sexta Noche', la guardería de Podemos dirigida por Iñaki López.

0
Tania Sánchez y Errejón, en 'La Sexta Noche'. | Imagen TV

El carácter eminentemente letal del movimiento podemita se está poniendo de manifiesto también en La Sexta, la televisión entregada a la extrema izquierda y salvada de la ruina en nombre de todos los españoles por cortesía de la Moncloa. Es lo que parecen indicar las cifras de audiencia de sus programas con mayor carga ideológica, que hasta hace bien poco lideraban las franjas más codiciadas del espectro semanal.

Las luces de alarma se han encendido con La Sexta Noche, la guardería de Podemos dirigida por Iñaki López, que pone a disposición de los chicos de Iglesias la noche del sábado en todo su esplendor. La pasada semana solo ochocientos ochenta y ocho mil héroes sintonizaron la cadena progresista, la mitad de los que prefirieron Ninja Warrior (A3) o Sálvame de Luxe (T5), dos programas de acción donde los concursantes deben sortear todo tipo de pruebas para llegar al final sin sufrir heridas de gravedad. Errejón y Tania Sánchez, dos traidorzuelos recuperados por el líder supremo para la política madrileña con oscuras intenciones, marcaron el punto más bajo de audiencia de los últimos meses, y lo peor (es decir, lo mejor) es que la cosa puede agravarse todavía más.

La presencia constante de los podemitas en su televisión parece que está agotando a unos espectadores con la paciencia forjada en acero soviético, capaces de aguantar impertérritos una sesión conjunta de Javier Sardá y Miguel Ángel Revilla y seguir al día siguiente haciendo vida normal.

¿Estamos ante el declive de La Sexta como órgano de agitprop podemier? Es pronto para asegurarlo, pero el declive de audiencia sería coherente con el desplome del partido de Iglesias en todas las encuestas. Ya parece que les está dando la espalda incluso la audiencia septuagenaria, curtida en miles de horas de teletienda y de series añejas con la potencia letárgica del ansiolítico más eficaz.

La cuestión ahora es cómo remontar los índices de aceptación de una cadena fundamental en la estrategia del Gobierno para polarizar al electorado. "¿Qué hacer?" se preguntaba el otro. Los expertos en comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno deben de tener ya un plan avanzado para detener la fuerte caída en aceptación popular de La Sexta, la cadena que más ataca al (resto del) Gobierno y con más saña insulta a sus votantes. La cosa está bastante mal, pero a excepción de las niñeras de Podemos, quemadas en la hoguera mediática que ellas mismas han contribuido a encender, el conjunto todavía es recuperable. Esperamos expectantes a ver cómo tratan de cortar la sangría. De momento, toca disfrutar.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios