Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

La batalla de la cota 155

Los bancos y las empresas se fugaron de Cataluña en octubre del año pasado. Ahora se retira el Estado. El separatismo ha ganado la batalla de la cota 155.

0
El supremacista Quim Torra.

El alto cargo que el Gobierno de Rajoy puso al frente de la Consejería de Interior de la Generalidad tras el golpe de Estado salió precipitadamente de Barcelona el lunes 14 de mayo. El president Torra ni siquiera había tomado posesión y el hombre de negro de los Mossos recogía sus carpetillas del despacho en el que nunca estaba, decía "adeu" y tomaba un Ave para Madrid. Faltaban diez días para que la sentencia del caso Gürtel activara la moción de censura.

El conseller de Interior del 155 era el secretario general técnico del Ministerio de Interior de Zoido, Juan Antonio Puigserver, un abogado del Estado mallorquín. De trato correcto, Puigserver se personaba una par de veces o tres a la semana en la consejería, comentaba el tiempo y daba unas cuantas palmadas, según dicen. También dio un par de ruedas de prensa para comentar el operativo electoral del 21 de diciembre y los avances de participación.

Algo le debía de oler a chamusquina a este buen señor para que saliera de naja sin más explicaciones. Lo problemático de su caso es que no se marchaba otra empresa de Cataluña, sino esa parte del Estado responsable del orden público y la seguridad ciudadana. El Gobierno todavía controlaba el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC), pero el jefe de la fuerza armada del 155 tomaba las de Villadiego en plan si te he visto no me acuerdo. La señal pasó un tanto desapercibida. Aquel Gobierno mariano que parecía indestructible y eterno... El PNV, encarnación de las virtudes aprovechateguis del pujolismo, comía de su mano. Presupuestos superados. El frente del noreste estaba controlado.

Decenas de funcionarios decorados de amarillo han recibido a los consejeros republicanos en sus sedes amarillas, llenas de pancartas, lazos y retratos de los Che Guevara del separatismo. ¿Quién os lo iba a decir, amigos Rull y Turull? La república en marcha, seguimos para bingo, zona catastrófica, purga en los Mossos, ajuste de cuentas en Salud, Territorio y Trabajo, venganza en Empresa, Presidencia e Interior y pavor en las dependencias catalanas del Estado. La liberación de los preventivos Jordis, Junqueras y resto de exconsejeros es el próximo capítulo. En una semana ha cambiado el Gobierno. En un par de meses puede cambiar España. Los bancos y las empresas se fugaron de Cataluña en octubre del año pasado. Ahora se retira el Estado. El separatismo ha ganado la batalla de la cota 155.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios