Menú

Copa del Rey

Sergio Valentín

La mejor película de ciencia ficción en mucho tiempo

El Real Madrid fue capaz de remontar, con un futbolista menos, y con goles de Isco y de Hazard.

La mejor película de ciencia ficción en mucho tiempo - Sergio Valentín
Los futbolistas del Real Madrid celebran un gol ante el Elche. | RealMadrid.com

No creo en los milagros y menos en los deportivos. Es un recurso fácil y excesivamente utilizado por los periodistas. Lo que sucedió este jueves en Alicante no fue una obra divina, fue el ejemplo más gráfico de lo que significa estar en la ola buena, de un equipo que está en racha. Atlético de Madrid y Barcelona pueden poner todas las velas que quieran, que no les sale nada. Es más, parece que las desgracias no vienen solas. No es lo mismo caer ante el Athletic de Bilbao en 90 minutos, que pegarte una paliza de 120 minutos y que se lesione una vez más Ansu Fati. Son rachas. Parece que para que le suceda algo malo al Real Madrid mucho se tiene que torcer la cosa. Ancelotti puede levantarse por la mañana, romper el espejo gigante, ese de cuerpo entero que utiliza su mujer cada mañana para vestirse, cruzarse con un gato negro mientras pasa por debajo de una escalera, que le va a dar exactamente igual. Ancelotti puede ir tranquilo y poner mucho de su parte para que el Real Madrid caiga eliminado que ni con esas va a perder un partido. Ni con la cuestionable gestión del italiano, ni con un arbitraje cuestionable, ni jugando con un futbolista menos y el marcador en contra. No creo en milagros, pero me encantan las películas de ciencia ficción y la que se rodó en Alicante este jueves tenía un guion fabuloso por su imprevisibilidad.

El titulo de la película es potente. "El Real Madrid remonta con goles de Isco y Hazard". Dan ganas de verla eh. ¿Isco y Hazard? Sí, dale al play que aunque hayamos hecho spoiler con el titular, la trama merece la pena. Ancelotti quiso pasar la eliminatoria con Marcelo y Jovic como principales novedades. No me parece mal. Es la Copa, es el Elche y hay que hacer rotaciones. Y es más, Marcelo fue de lo mejor del Real Madrid, tuvo momentos nostálgicos porque volvimos a ver gotitas de calidad de quien ha sido uno de los mejores laterales de la historia del fútbol. La cuestión es que el partido no se rompía, el Real Madrid era incapaz de romper la igualdad cuando llega la expulsión de Marcelo y el inmediato tanto del Elche. ¿Cómo va a remontar el Real Madrid? La lógica te hace pensar que no lo conseguirán. Si no ha marcado con 11 futbolistas, no lo van a hacer con 10 y estando, además, por debajo en el marcador. Pues así fue. Y rompiendo con el clásico guion predecible, ese en el que los superhéroes pueden con todo. Aquí no va a ganar la batalla final Spiderman o Thor. A Thanos lo va a matar un par de secundarios que pasaban por ahí.

¿Qué pasa cuando en una película de miedo los protagonistas se dividen? Pues que mueren. "No vayas por ahí, no seas tonto, vas a palmar". Puedes gritar todo lo que quieras a la pantalla que sabes que va a abrir la puerta, se meterá en la zona oscura y al hoyo, muerto. Pues parecía que el Real Madrid era ese actor negro, el que sabes que no termina la película con vida fijo. ¿Hay que remontar? Pues sin delantero centro, no pasa nada. Isco de falso nueve. Sí, Isco. Como si viviéramos en 2016. Y Hazard acompañándole a su lado. Y por detrás Ceballos que no ha jugado más de media hora desde los Juegos Olímpicos de verano. Solo faltaba que saliera Gareth Bale que ha jugado más con Galés que con el Real Madrid esta temporada. Fue un magnífico guion porque sucedió todo lo contrario de lo que pensábamos. Isco empató con un gol que quizá se hubiera anotado igual si en lugar de él, hay una silla o una papelera. Isco llevaba un gol en toda la temporada, el que anotó en la séptima jornada en un partido en el que jugó 18 minutos porque el Madrid ya ganaba 5 a 1 al Mallorca. Y faltaba el tanto de Hazard que supera aun los datos de Isco. No había marcado en toda la temporada. Cero goles en 29 partidos, en más de 700 minutos. Es triste pero un gol en octavos de final de la Copa del Rey es el más importante que ha marcado Hazard con el Real Madrid. Lo de ayer es como si Krilin y no Goku salva el mundo en Dragon Ball y C3po mata a Darth Vader en lugar de Luke. Uno no puede imaginarse algo así, aun menos los dos desenlaces, pero es cierto que Ancelotti está construyendo un Real Madrid ganador y eso puede con todo.

Figueroa Vázquez merece un capítulo aparte. Es el protagonista que apoya esa decisión de dividir al grupo ante la amenaza de un asesino, que en realidad es él. La sospecha de que no te puedes fiar de él empieza con la amarilla a Toni Kroos. Si pita falta en una jugada en la que no hay ningún tipo de contacto, ¿Cómo no va a expulsar a Marcelo? La cuestión es que el árbitro tenía un cómplice y estaba en la sala VOR. No veo contacto y, por lo tanto, no veo falta. Pero aunque hubiera ese contacto, el futbolista del Elche no tenía controlado la pelota y estaba a su lado Lucas Vázquez. Nunca hubiera señalado tarjeta roja y lo más sorprende de todo, a mi modo de ver, fue que todo se resolviera tan rápido. Todo duró a penas unos segundos y nosotros, los espectadores, pasados unos cuantos minutos, no habíamos visto todavía una toma definitiva. Por cierto, la expulsión de Marcelo viene precedida de una perdida absurda de Isco que no deja que la pelota se vaya fuera para sacar un córner y además no impide el contragolpe con una necesaria falta. Lo lógico es que. como en tantas ocasiones en los últimos años cuando ambos han coincidido, el Real Madrid hubiera perdido con una perdido de Isco y un repliegue tardío de Marcelo. No tengo ninguna duda de que Atlético de Madrid y Barcelona hubieran caído eliminados en la misma situación, pero es lo que tienen las olas, las rachas o los equipos ganadores/perdedores y ahora mismo el Madrid está con el escudo del Capitán América.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios