Menú

Antonio Gala, el profeta, predijo todo... menos lo de la COPE

Lo más sorprendente de la prensa de este viernes es descubrir que Antonio Gala es algo así como la versión andalusí y amanerada de Nostradamus.

0

Pero el caso es que sin demasiado pudor este viernes Antonio Gala presume de haber adelantado en su minúsculo espacio en el periódico dirigido por Pedro J. todas las claves de la actualidad mundial, "sin más ayuda que la deducción sobre noticias no siempre verosímiles ni oportunas ni honradas".

Y nosotros, que casi siempre vemos los breves artículos como una insufrible colección de banalidades, en no pocas ocasiones teñidas de un furibundo antisemitismo, no nos habíamos enterado de que el bueno de Gala tiene una conexión con el más allá, quizá a través de su fiel Troilo, que le ha ido contando lo que iba a pasar.

Por lo demás, en El Mundo destacan un par de sorprendentes imágenes: la primera la de dos fornidos bomberos madrileños que se tienen que duchar con agua fría y en el patio porque no tienen agua caliente en las duchas (otro éxito de la gestión gallardonita que como nos descuidemos le hará ganar votos entre las mujeres de la vecindad); y la segunda la del nuevo, flamante y numerosísimo equipo deportivo de la COPE posando con unas camisetas en plena calle y dando gracias a sus compañeros (a los que han literalmente masacrado, por lo menos en la redacción de deportes) "gracias por la bienvenida".

Eso de la COPE si que ha sido un cambio, ni el mismísimo profeta Gala pudo preverlo.

Cambiamos de periódico y también de temática, radicalmente de hecho, ya que vamos ABC a leer sobre la vida muelle de "El Rafita", el joven desamparado y poco menos que empujado a la marginalidad por esta malvada sociedad, según nos contó Telecinco, y que se pregunta desde un durísimo titular: "¿Para qué currar si gano más así?".

Al parecer, tras alcanzar su infame fama por el asesinato de Sandra Palo sigue desarrollando su capacidad para el delito y mantiene un próspero negocio de robo de motores de coches de alta gama que luego adapta a otros vehículos. Desde luego es algo para lo que se necesitan habilidades propias de un oficio con el que ganarse la vida, pero claro, aunque ha tenido ofertas de trabajo ninguna por los 2.000 euros mensuales que se embolsa actualmente.

Así de rentable y sencillo es delinquir en España, y con impunidad casi total.

En otro orden de cosas, Público nos ofrece algunos detalles que pueden llevarnos a una risa no exenta de cierta indignación. El primero de ellos el artículo de Marco Schwartz, jefe de opinión que empieza apostado por la hilaridad absoluta: "Si de algo no se puede acusar al Gobierno es de permanecer cruzado de brazos ante la crisis económica".

Vaya al médico, señor Schwartz, y que le mire ese agujero en la memoria en la que se ha debido hundir todo el año 2008 y parte del 2009, porque eso no tiene buena pinta.

En la misma línea de reír por no llorar podemos encuadrar un apasionante (?) artículo de opinión, por llamarlo de algún modo, firmado por la joven columnista Marta Nebot, dicho sea lo de joven sin ánimo de ofender, que se pregunta "¿Por qué facha es despectivo y rojo no?".

La cosa podría tener cierta enjundia... en otras manos, en las de la joven Marta acaba convirtiéndose en algo muy confuso que incluye afirmaciones abracadabrantes como que "es indiscutible que la izquierda siempre será más solidaria que la derecha" y que acaba por echar la culpa, no sabemos muy bien de qué, a la mismísima RAE: "Se le ha visto el plumero".

Y es que la juventud no siempre es cosa buena, tendría que aprender la señorita Nebot de la propia contraportada de su periódico en la que el mismísimo Carlos Solchaga, sí aquel del país en el que era fácil hacerse rico, nos muestra que con la edad ha llegado a ser tolerante... ¡con su mujer cuando va de tiendas!

Ya a cualquier cosa le llaman tolerancia los tolerantes profesionales, tan intolerantes habitualmente.

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 11 comentarios guardados

    Servicios