Menú

Comienza el horario de invierno con el retraso de una hora en los relojes

Este domingo ha arrancado el horario de invierno y los relojes se han retrasado una hora. Según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), en España el ahorro en iluminación en el sector doméstico, por el cambio de hora, puede representar un cinco por ciento.

0
L D (Agencias) El cambio de hora comenzó a generalizarse a partir de 1974 cuando se produjo la primera crisis del petróleo y algunos países decidieron adelantar sus relojes para poder aprovechar mejor la luz del sol y consumir así menos electricidad en iluminación. Se aplica como directiva desde 1981 y ha sido renovada sucesivamente cada cuatro años.
 
Desde la aprobación de la Novena Directiva, por el Parlamento Europeo y Consejo de la Unión, en enero de 2001, este cambio se aplica con carácter indefinido. Dicha Directiva está incorporada al ordenamiento jurídico español por Real decreto 236/2002, de 1 de marzo. Según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), en España el ahorro en iluminación en el sector doméstico, por el cambio de hora, durante los meses que este ha tenido efecto, es decir, desde final de marzo hasta final de octubre, puede representar un cinco por ciento. Si el consumo medio de una familia española es de 3.200 kilovatios hora, el ahorro sería de más de seis euros por hogar y más de 60 millones de euros para el conjunto de ellos. En el sector de comercio y servicios, se ha alcanzado un ahorro del tres por ciento, más de 6 millones de euros, en concepto de reducción de consumo de aire acondicionado.
 
Por otra parte, el IDEA recomienda que se abran las ventanas el tiempo necesario para ventilar las habitaciones; se apague la calefacción por la noche y no se encienda por la mañana hasta que la casa esté ventilada y se hayan cerrado las ventanas; se cierren los radiadores que no se precise para mantener el bienestar en la casa y se apague completamente la calefacción si va a estar fuera de casa más de un día; se instalen burletes y adhesivos en puertas y ventanas para ahorrar entre un 5 y un 10 por ciento de energía; y se pongan si es posible dobles ventanas o doble acristalamiento con lo que se ahorrará un 20 por ciento de energía.

Asimismo, aconseja instalar válvulas termostáticas en los radiadores, o un regulador para la caldera; mantener la temperatura entre los 20 y 23 grados centígrados; y no abusar de la calefacción, ya que además de ser perjudicial para la salud, cada grado que aumenta la temperatura consume entre un 5 y un 7 por ciento más. Finalmente, el IDAE recuerda que para dormir puede ser suficiente una temperatura de entre 15 y 17 grados centígrados, aunque los niños y personas mayores pueden necesitar un poco más de calor; y que si hace alguna reforma en casa, piense en la posibilidad de instalar algún aislante en techos y paredes.

Temas

En Sociedad

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD