print
LA CONVOCATORIA FUE CASI "CLANDESTINA"

El Tribunal Supremo anula las oposiciones celebradas en RTVA en el año 2000

El Tribunal Supremo ha anulado las oposiciones casi "clandestinas" celebradas en la Radio Televisión Andaluza en el año 2000 y que dieron plaza fija a más de 200 trabajadores temporales de la propia RTVA. La convocatoria sólo se difundió en los tablones de anuncios de la RTVA y permitió participar en el proceso de selección únicamente a los trabajadores que llevasen en la empresa al menos seis meses. No permitía concurrir a trabajadores temporales con antigüedad inferior a los seis meses ni a personas que, estando cualificadas, no hubiesen trabajado antes en la RTVA. Es decir, que aprobarían los que la Dirección había decidido que aprobaran sin tener en cuenta la igualdad de oportunidades ni los principios de mérito, capacidad e igualdad ni convocar públicamente las pruebas de selección como manda expresamente la ley.

Noticia publicada el 04-01-2008

LD (Pedro de Tena - editor de www.porandalucialibre.es) Aunque la Audiencia Nacional desestimó la demanda de la Asociación de Licenciados de Imagen y Sonido de Andalucía (ALISA) en noviembre de 2006, la Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha dictado sentencia por la que estima el recurso de casación interpuesto por Alisa y casa la sentencia de la Audiencia Nacional implicando como consecuencia la anulación la convocatoria de 11 de septiembre de 2000, para la provisión de 232 plazas de trabajadores fijos en la Radiotelevisión andaluza y sus sociedades filiales; Canal Sur Televisión y Canal Sur Radio,

Las pruebas de selección se celebraron entre enero y septiembre de 2001, presentándose 715 profesionales, y como resultado de ellas 219 trabajadores temporales de la RTVA obtuvieron la condición de fijos y 34 cambiaron Alisa, bajo la dirección del letrado de Sevilla Antonio Sánchez Rodríguez, por la forma limitada en que se dio publicidad a la convocatoria y por la restricción de participantes, interpuso en julio de 2001 una demanda por lo que consideraba una vulneración de derechos fundamentales.

Precisamente esta sentencia viene a obstruir los nuevos planes de la dirección prosocialista de la RTVA que encabeza Rafael Camacho, que fuera portavoz del propio Chaves en la Junta de Andalucía. Contradiciendo esta sentencia e incluso la la doctrina empleada por el Gobierno socialista en RTVE y pesa a disponer ya de más de 1.000 efectivos, Canal Sur quería en 2006 hacer fijos a otros 200 empleados por un procedimiento similar. El convenio colectivo consensuado con la empresa para los trabajadores de Canal Sur contempla la contratación fija de más de 200 trabajadores de la cadena. Son empleados que llevan años vinculados al Ente Autonómico de la Junta de Andalucía y que, hasta la fecha, no han podido acceder a la categoría de "indefinidos".

Es decir, dos centenares de periodistas y técnicos pasarán a engrosar en los próximos meses la plantilla de empleados fijos de la casa. Este plan se realizará mediante concurso interno y baremación; esto es, a través de la calificación de los méritos profesionales y de antigüedad. Por tanto, no se tratará de una convocatoria pública de plazas. Otra ración de lo mismo.

Como es de todos conocido, la RTVA, Canal Sur y demás instrumentos de comunicación fueron creados por el PSOE de Andalucía en tiempos de José Rodríguez de la Borbolla para fortificar el poder del PSOE en Andalucía y hacer de un gobierno un régimen, cosa que han conseguido. La oposición no ha tocado bola en la radio ni la televisión andaluza desde su fundación hace 18 años aproximadamente. Sobre todo en los pueblos andaluces, su influencia ha ido creciendo de manera notoria. Ahora esta Ley quiere apuntalar de nuevo al régimen y lo hará con el apoyo de IU y del Partido Andalucista, en otro ejercicio de sumisión a Manuel Chaves. Tampoco afronta los principales problemas de un medio público de comunicación que forma parte de la "tela de araña" del PSOE de Andalucía.

Los vehículos del poder de este trocito de la "tela de araña" socialista en Andalucía han sido varios:

a) El nombramiento de los directores de la RTVA y de Canal Sur TV y radio, que siempre han sido militantes o simpatizantes del PSOE con una sola excepción histórica en tiempos de la "pinza" PP-IU, en que lo fue un hombre más próximo al centrismo político, José Siles. Los escándalos económicos han terminado con el mandato de muchos de ellos. Por ejemplo, los dos primeros directores de la RTVA y Canal Sur tuvieron que dimitir tras la publicación de los precios de los programas y los beneficios de los presentadores y productoras afines al régimen socialista.

b) El control férreo de las oposiciones ha hecho posible, como todo el mundo de Canal Sur sabe y calla de manera vergonzante, que un gran grupo de los empleados de la cadena sean simpatizantes de la izquierda en general y, dentro de ellos, los familiares y amigos de los políticos socialistas son legión. Por poner algunos ejemplos, Borbolla, Escuredo, Chaves y muchos otros han tenido o tienen intereses personales en Canal Sur. Y otros muchos políticos socialistas conocidos como Pepe Caballos, Torres Vela o Alfredo Sánchez Monteseirín y otros muchos menos conocidos.

c) La estructuración de unas productoras afinas al régimen socialista, los "pata negra", que han libado del presupuesto de la RTVA para servicio y, a veces, ayuda pura y dura a Manuel Chaves y sus designios políticos. Todavía se estremecen los partidarios de la libertad al recordar guiones de la serie Arrayán en el que el guionista parece Gaspar Zarrías(memoria histórica y otras lindezas aparecen sistemáticamente en la serie). Amigos íntimos de Chaves, de Felipe González, familiares de unos y de otros políticos del PSOE están dentro de tales productoras. El saqueo del dinero público ha sido escandaloso. Tanto, que forzó a los dos primeros responsables a dimitir. Ex vicepresidentes de la Junta, ex consejeros, ex presidentes, ex altos cargos de la RTVA y amigos varios tienen intereses en productoras.

d) La colocación de hombres clave del socialismo andaluz o servidores del mismo en las negociaciones sobre películas, derechos de transmisión, compra de patentes, etc...

e) Con algunas y pocas notables excepciones, como el programa de Mariló Montero, la esposa de Carlos Herrera, que mantiene un deseo de equilibrio notable en el tratamiento de los temas, la mayoría de los programas parecen dirigidos a componer una visión idílica de una Andalucía atrasada y sectaria. El fútbol, el corazón, el sentimentalismo barato y el cine de relleno(hay películas del Oeste que creemos no se han visto nunca en pantallas serias), sostienen un acriticismo creciente que interesa al régimen. Los informativos, controlados de manera total, propagan las verdades del régimen, impulsan la imagen de sus líderes y marginan los discursos y las imágenes de los líderes de la oposición. Datos hay a miles.

f) El silencio cómplice de muchos profesionales que, sabiendo como saben que el pluralismo es inexistente y que la oposición apenas existe en Canal Sur, callan por miedo a un régimen donde funciona perfectamente el dicho guerrista de que quien se mueve no sale en la foto. Ni participa en los programas, ni pueden formar una productora ni ser guionista de ninguna de ellas.
g)La selección de comentaristas en la radio, por ejemplo, ha sido todo un dechado de partidismo y sectarismo desde 1990, mientras se da secciones fijas a los periodistas del régimen, alguno de los cuales tiene a toda su familia colocada en el PSOE. Y no es hablar por hablar.



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados