Menú

Los padres de Marta piden 50 años y 5 meses para Miguel Carcaño

Los padres de la joven asesinada Marta del Castillo, personados como acusación particular, han pedido una condena de 50 años y 5 meses de cárcel para el asesino confeso Miguel C.D., ocho para su hermano por encubrimiento, y tres al joven que ayudó a ocultar el cadáver.

0

En su escrito de acusación, el abogado de los padres imputa a Miguel Carcaño un delito de asesinato, por el que pide 20 años de cárcel, y dos de violación, uno cometido por él mismo y otro por el menor de edad que será enjuiciado en el Juzgado de Menores, con una petición de 15 años de prisión por cada uno.

El letrado José María Calero añade una indemnización de 780.000 euros para los padres y dos hermanas de la víctima, de los que 480.000 serían abonados por el asesino confeso y 100.000 por cada uno de los restantes tres acusados mayores de edad. La acusación particular añade, en el caso de Miguel, cinco meses de prisión por profanación de cadáver por el traslado del cuerpo de la víctima a un lugar desconocido.

Según el relato entregado al Juzgado de Instrucción 4 de Sevilla, tanto Miguel como su amigo Javier G.M., de 15 años cuando ocurrieron los hechos, se encontraban entre las 20.00 y las 24.00 horas del 24 de enero de 2009 en el domicilio del primero de ellos en la calle León XIII de Sevilla, donde habían tomado alguna bebida alcohólica y habían fumado algún cigarrillo de hachís.

Ello les provocó "euforia y cierta desinhibición, que no impedía que tuvieran un pleno control de sus actos", según Calero, que por ello no les aplica ninguna atenuante. Por razones no determinadas, ambos "comenzaron a agredir con golpes, puñetazos y patadas" a Marta del Castillo, que se encontraba "indefensa y confiada en su previa relación de amistad con ambos".

Ayudándose mutuamente, los dos chicos la condujeron a la fuerza al dormitorio de Miguel, la amordazaron para ahogar sus gritos, la desnudaron parcialmente y la penetraron vaginalmente, primero uno y luego otro, a la vez que la amedrentaban con un navaja tipo mariposa.

"Con el propósito común de matarla para impedir que pudieran ser descubiertos", según la acusación, el menor rodeó el cuello de la víctima con un cable y apretó hasta asfixiarla, tras lo cual, para cerciorarse de que estaba muerta, lo comprobaron colocándole en el brazo un tensiómetro que había en el domicilio, añade el escrito.

Explica que los dos jóvenes pidieron entonces ayuda para "limpiar los vestigios que pudieran haber quedado y para deshacerse del cadáver" y llamaron a su amigo Samuel B.P., de 20 años, y a Francisco Javier D.M., de 40 años, hermano mayor de Miguel que tenía "gran influencia sobre él por cuanto había asumido desde años atrás funciones de protección y tutela".

El abogado resalta que la ocultación del cadáver, que sigue sin aparecer pese a la exhaustiva búsqueda realizada por las fuerzas de seguridad, fue "dirigida por Francisco Javier D.M., de mucha más edad que los demás, con experiencia en situaciones límites por su condición profesional", pues es vigilante de seguridad.

A este acusado, los padres le imputan un delito de encubrimiento en concurso con otro de profanación de cadáveres, por los que piden tres años de cárcel, y otros cinco años por amenazar al menor de edad diciéndole que "si decía algo, le iba a pasar algo muy grave a su familia".

A Samuel B.P. y a María G.M., novia de Francisco Javier que presuntamente estuvo en el piso donde se cometió el crimen, la acusación les imputa un delito de profanación de cadáver, con una pena aparejada de tres años de cárcel.

En Sociedad

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD