Menú

El País se retrata: "No son republicanos, sino sacerdotes, gente adinerada y de derechas"

El rotativo de Prisa no ha querido perderse el hallazgo hecho en el municipio toledano de Camuñas, donde un grupo de científicos ha rescatado los restos de 30 cadáveres de asesinados por la represión de la retaguardia republicana durante la Guerra Civil española.

0

En una crónica titulada "La iglesia también abre las fosas de sus muertos", una periodista del diario El País da cuenta, a su manera, del hallazgo hecho en la mina Las Cabezuelas, en cerca del municipio toledano de Camuñas.

La crónica resta importancia tanto a los asesinados como al número de restos de cadáveres encontrados (30). En su opinión, lo novedoso del hallazgo es que "esta vez el forense no ha acudido a la llamada de familiares de fusilados que le piden que saque a los suyos de una cuneta, sino a la llamada del arzobispado de Toledo".

Lo relevante del caso, para El País, es que "esta vez las víctimas no son republicanas, sino sacerdotes y gente adinerada y de ideología de derechas fusilada por el bando perdedor de la guerra". Esto, para la cronista, "lo cambia todo".

Además, para El País que sean 30 o 50 los fallecidos arrojados a la fosa común improvisada en la que se convirtió la mina de Las Cabezuelas quita importancia al descubrimiento: "Cuentan que aquí hay miles, que esto es el segundo Paracuellos y hay quien dice que fueron arrojadas vivas ardiendo. Abajo, el equipo de técnicos sabe ya que hay unos 50 cuerpos, no más, y que cayeron muertos, porque tienen orificios de bala y tiros de gracia".

Sobre la eucaristía que ofreció el sacerdote Jorge Teulón al pie de la mina, el rotativo de Prisa destaca que en esta ocasión "la iglesia ha acudido a la ciencia para tener la certeza de que aquí hay nueve mártires, que son candidatos a la beatificación."

La visita del obispo auxiliar

Además, este diario resalta la visita que hizo a la fosa el obispo auxiliar de Toledo, Carmelo Morobia, a última hora de la tarde. Explica que llegó, saludó a Francisco Echeverría y departió con Jorge Teulón, quien le mostró una medallita que se había recuperado en la excavación y que podría pertenecer a los restos de alguno de los sacerdotes.

A continuación explica que Carmelo Morobia reflexionó en voz alta: "Ojalá que esto nos sirva para no repetir nunca las barbaridades que hicimos en la Guerra". Una reflexión que la periodista de El País considera "una escena única y quizá irrepetible". Interpreta que "la Iglesia, responsable de muchas de las atrocidades cometidas en el conflicto –algunos curas confeccionaban listas de rojos para entregarlas a los asesinos- nunca ha pronunciado una frase semejante incluyéndose como culpable"

Los muertos "eran ricos"

Para finalizar, la crónica llega a una conclusión sobre la diferencia entre los muertos del bando republicano y los que se han hallado en Las Cabezuelas: "la única diferencia respecto a las víctimas republicanas es que han aparecido un gran número de dientes de oro, lo que indica que pertenecían a las familias más ricas del pueblo".

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 88 comentarios guardados

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD