Menú
Expertos alertan de que la propagación del incendio se debe a que la fachada estaba construida con poliuretano, un material muy inflamable.

Así vendía la promotora el edificio de Valencia: "La máxima calidad en materiales de construcción"

Expertos alertan de que la propagación del incendio se debe a que la fachada estaba construida con poliuretano, un material muy inflamable.

La promotora Fbex anunció en el año 2007 el edificio que ha sido devorado por las llamas este jueves y que ha provocado al menos 4 muertos y 19 desaparecidos como un edificio con "la máxima calidad en materiales de construcción". De hecho la promoción iba más allá y tal y como se puede apreciar en el vídeo decía: "Fbex les presenta su nueva promoción en Valencia, compuesta por dos edificios vanguardistas y singulares unidos por un espectacular ascensor panorámico. Con fachadas revestidas con un innovador material de aluminio tipo alucobond. Fbex le ofrece la máxima calidad en materiales de construcción, con unas modernas instalaciones, acabados y equipamientos. Aplicando rigurosos controles de calidad durante todo el proceso de edificación". No decía nada del revestimiento de poliuretano, un material muy inflamable.

Pero la rapidez con que las llamas se han extendido en el incendio de un edificio del barrio de Campanar de Valencia se debe a que la propagación se ha producido a través de la fachada, que estaba construida de un material combustible, y al viento, según ha explicado a Europa Press el catedrático del departamento de Ingeniería Civil de la Construcción y de Proyectos de Ingeniería Civil de la Universidad Politécnica de Valencia, Antonio Hospitaler.

En concreto, según la especialista que peritó el edificio hace unos años, Esther Puchades, la fachada contenía poliuretano, que es muy inflamable, "y eso es lo que ha ocasionado que el edificio ardiera en menos de media hora", ha señalado en declaraciones a À Punt, recogidas por Europa Press.

La perito ha detallado que el inmueble se construyó en 2005 y, en aquel entonces, este material "no tenía la fama" con la que cuenta en la actualidad después de varios incendios ocurridos por su presencia en los últimos años.

En ese mismo sentido, el catedrático Antonio Hospitaler, que estuvo en la torre Windsor de Madrid después de que ardiera en 2005, ha detallado que la propagación por fachada es "mucho más rápida que un incendio al aire libre" y que, si ésta hubiese estado construida con ladrillo y no con un material combustible, "no se hubiera propagado".

Hospitaler ha precisado que el Código Técnico de Edificación desde el año 2006, y con modificaciones recientes que ha habido, –tras 2017– "previene ese tipo de situaciones y que los materiales de la fachada no sean combustibles para evitar una propagación de incendios por la ella".

"La fachada tiene una propiedad física en la que se le pegan las llamas y, al hacerlo, suben a toda velocidad y entonces, el incendio se extiende por toda la fachada rápidamente. Eso ha provocado que se rompieran los cristales de las viviendas y se proponga el incendio al interior de las casas", ha detallado.

El ingeniero ha indicado que las investigaciones deberán determinar el origen, si las llamadas comenzaron en el interior de una vivienda, pasaron a la fachada y, de ahí, al resto del edificio, o si se originó en la propia fachada.

Temas

0
comentarios