Opinión
Noticias y opinión en la red
Errores y erratas

Comodines

Jaime García-Pelayo Gross, de Algeciras, se queja de que en el lenguaje deportivo se diga que un resultado de 1-0 en un partido de fútbol ha sido “una victoria pírrica”. Mi corresponsal aduce que habría que decir “una victoria por la mínima diferencia”. Hombre, no seamos tan puristas. “Pírrico” es propiamente el resultado de un combate en el que el vencedor recibe más daño que el vencido. Pero si el vencedor necesitaba ganar por 3-0 y realmente gana por 1-0, ese resultado se puede calificar de pírrico con toda tranquilidad. Recordemos lo de la “dulce derrota” electoral, la que no es tanta como la esperada. O también, “amarga victoria” para el contrario, si esperaba un mejor resultado. En realidad, el adjetivo “pírrico”, como tantos otros, es un comodín que admite distintos significados o por lo menos matices. Hablando de comodines, Luis Navarro (filólogo de profesión) se queja del abuso de “valga la redundancia”. Las más de las veces es una excusa para repetir alguna palabra o idea. Por alguna razón que ignoro, el español es un idioma que tolera menos las repeticiones que en inglés. Tampoco hay que estar pidiendo perdón constantemente por las redundancias que a uno se le escapan. “Vaya, vaya” puede ser más expresivo que “vaya”. Los refranes están repletos de redundancias mil, pero, dichas con gracia, las aceptamos.

Contacte con Amando de Miguel