Sociedad
Noticias y opinión en la red

El Jueves, sobre Losantos: "Gracias, Terra Lliure, por esa bala que cambió mi carrera"

La revista El Jueves publica en su web un vídeo-montaje en el que una caricatura de Federico Jiménez Losantos agradece a Terra Lliure haber atentado contra él. "Gracias, gracias, gracias, por esa bala que cambió mi carrera".

(Libertad Digital) La revista que pretende ser satírica no ahorra insultos contra el periodista de la COPE y vicepresidente de Libertad Digital. Dice que ha ganado el premio "Gilipollas del año al personaje público que demuestre menos juicio intelectual o moral y más orgullo por ello". Además compara a Jiménez Losantos con Sáenz de Ynestrillas y le atribuye "acusaciones de terrorismo, insultos a las minorías, teorías de conspiranoia y exabruptos fachas".

En un vídeo-montaje de pésimo gusto que trata de imitar la voz de Jiménez Losantos, agradece "el premio al comunicador del año" a Terra Lliure por el atentado sufrido en Barcelona.

Así dice el vídeo:

  • "Yo quiero agradecer este premio a los esponsors, los obispos que me pagan las multas y los abogados. Pero sobre todo sobre todo quiero agradecérselo a Terra Lliure porque hicieron cambiar el rumbo de mi carrera. Gracias, gracias, gracias, amigos, gracias por esa bala en el cerebro, Gracias a todos por ese premio al comunicador del año".

La revista pone en el mismo plano a Telecinco, Esperanza Aguirre, Iñaki de Juana Chaos y S.M. la reina Sofía diciendo que eran también candidatos al premio.
 


El relato del atentado en primera persona

En La ciudad que fue. Barcelona, años 70, Jiménez Losantos relata por primera vez en primera persona el amargo recuerdo que le dejó el atentado sufrido a manos de los terroristas independentistas catalanes. Antes, en Lo que queda de España se había limitado a reflejar lo contado por las agencias y los periódicos, que ya de por sí resultaba estremecedor.

De esa terrible experiencia relatada por el propio Jiménez Losantos, de la que hacen mofa y apología en El Jueves, extraemos algunos párrafos que retratan la miseria moral de la citada revista:

Había salido, en efecto, del instituto, y en compañía de Ángela, una amiga y compañera del instituto (...). Al llegar al apartamento nos encañonaron dos pistolones, uno en cada ventanilla, con dos tíos detrás, sin enmascarar, uno más alto, que era el que mandaba, y otro que le secundaba con unos movimientos muy raros. El que mandaba se sentó al lado de Ángela y sin dejar de encañonarla le ordenó desaparacar y salir en una dirección que pronto nos sacó de Barcelona. (...)

No recuerdo quién nos ató ni a quién ataron primero, aunque supongo que a mí. Y fue cuando me vi a mí mismo desde fuera viviendo una horterada lorquiana y les pregunté lo obvio:


–¿Me vais a matar?

–De momento, no –dijo, siempre con su media sonrisa, el nazi de serie B– Pero te vamos a dejar un recuerdo.
–Escucha, no hagas algo de lo que te vayas a arrepentir. Yo me voy de aquí en un mes y no tengo el menor interés en volver –dije yo, por decir algo, no porque pensara que podía convencer al nazi, sino a ver si aquello terminaba de una vez. (...)

Puso su pistola en mi rodilla y disparó. Como era alto, el disparo fue de arriba abajo y no destrozó la rótula, como sin duda era su propósito, sino que agujereó la cabeza del fémur.  Creo que el dolor es mayor, aunque en esa área no lo haya menor, pero si el tiro sale limpio y te atienden pronto es más fácil recuperarse y no quedarse cojo del todo. (...)


Los héroes catalanes salieron corriendo y no hay que decir que lo que menos me importaba entonces era quedarme cojo, sino desatarme y evitar que me desangrara. Pero los nudos eran muy fuertes y estaban detrás del árbol. Ángela, en cambio, estaba atada en el suelo y, tras un rato de forcejeo, consiguió soltarse las manos, luego los pies, luego hacerme un torniquete a mí encima de la herida, soltarme con cuidado del árbol y dejarme allí, apoyado en el tronco, mientras ella salía a la carretera cercana a buscar auxilio. Y lo encontró: un coche del 091 que hacía una ronda de rutina. Me cogieron en volandas y me llevaron a urgencias. Del viaje, no recuerdo apenas nada.

La ciudad que fue. Barcelona, años 70. Federico Jiménez Losantos. Temas de Hoy 2007. (Pag 354, 355, 356)


 

Pantallazo de la web de El Jueves.

En Sociedad

    Lo más popular