Menú

Mira mamá, sin camisa

Los abdominales de Zac Efron en los MTV Awards recuerdan casi a los de Aznar.

Rosa Belmonte
0

El pedazo de reportaje que El País Semanal dedicaba este domingo a José María Aznar empezaba con sus dos horas de ejercicio diario. Con los 600 abdominales en series de 100 y lastre en los tobillos. Seis páginas después vuelven sobre el asunto. Mucha política, mucho FAES y mucho jarrón chino que no quiere ser jarrón chino, pero la verdad es que, digan lo que digan, lo más sorprendente de la trayectoria de Aznar siempre ha sido su cuerpo. Ese cuerpo trabajado en la madurez (como su meritorio inglés) que de pronto empezó a sustituir al de Ana Obregón como deseado posado veraniego. Aunque él no llamara a los fotógrafos. Esa tableta de chocolate que los italianos del Corriere della Sera llamaban tortuga en 2009 cuando fue pillado en Cerdeña, en la playa del Cala di Volpe (el periódico no se pudo resistir a poner otra imagen del expresidente en bañador en el año 2000 donde no estaba tan cachas).

No parece que a Aznar le vayan a dar un premio como el de Zac Efron en los MTV Movie Awards. Algo así como ‘Mejor momento sin camiseta’ (en una conferencia de Georgetown). En todo caso, lo que Aznar no habría hecho es prometer que se quitaría la camisa si ganaba. Es lo que hizo Efron cuando lo nominaron. "Si gano a Thor, aceptaré el premio sin camiseta en el escenario", tuiteó. Por eso para la ceremonia llevaba una camisa vaquera con corchetes. Por eso Rita Ora no tuvo ningún problema en quitársela. Por eso estaba todo preparado. Como él se había preparado en el gimnasio para enseñar el cuerpazo moldeado. Aunque poniendo la vista en Matthew McConaughey, debería pensar que con camisa te consideran mejor actor. Jill Clayburg se sorprendía hace unos años de que en las películas de ahora (de cuando lo dijo) no paraban de salir, y daba igual en qué clase de personajes, brazos torneados y músculos.

En todo caso, lo de Zafron es puro espectáculo, pero hay en la actual exhibición de torsos masculinos una tontuna que no hemos visto desde Susana Estrada dejando suelta una teta en aquella foto con Tierno Galván. Eran otros tiempos. Han tenido que pasar muchos años para un semidestape masculino. Ahora, en Mujeres, hombres y viceversa, compiten los dos sexos. Hombres que a veces llevan más escote que ellas (alguien debería prohibir esas camisetas, que parecen la ya rota por El increíble Hulk). Hay una costumbre actual en los programas de televisión de pedir a los hombretones que se levanten la camiseta para ver lo que tienen ahí debajo (normalmente es una mujer la que busca los abdominales). Por no hablar de las portadas de Men’s Health. Sobre todo cuando el bellezón de turno es Pablo Motos. En el fondo, tan escuchimizado de inicio como Michel Houllebecq. El escritor francés aseguró en una ocasión que era muy partidario de los músculos. Que le gustaría tenerlos porque a las mujeres les gustan. "Estoy por el ejercicio físico pero es muy cansado", concluía en una entrevista. Una cosa es que Murakami corra y nos cuente de qué habla cuando habla de correr, pero el día que Houllebecq eche músculos me muero. Aunque es tipo Aznar. Con menos pelo.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation