Menú

La infanta Elena fue la celestina de Naruhito y Masako

La infanta Elena ha jugado un papel fundamental en el romance de Masako y Naruhito.

Chic
0

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Crónica Rosa: El estilo de Letizia en Japón Es la Mañana de Federico

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "Crónica Rosa: El estilo de Letizia en Japón" en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tiene alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×
La infanta Elena ha jugado un papel fundamental en el romance de Masako y Naruhito.
Naruhito, Infanta Elena y Masako | Gtres

Los reyes de España, Felipe VI y doña Letizia, asistieron este martes en el Palacio Imperial de Tokio a la ceremonia de entronización del emperador Naruhito. Don Felipe y su esposa siguieron el acto desde la primera fila de asientos destinada a los jefes de Estado que se han trasladado hasta la capital japonesa con motivo del relevo en el trono nipón.

La relación entre la Familia Real española y el emperador japonés, sin embargo, tiene derivadas inesperadas. Una en la que la infanta Elena juega un papel inesperadamente importante.

Naruhito y Masako se conocieron en 1986 cuando el emperador Akihito, padre del primero, organizó una recepción en honor a la infanta Elena de Borbón, que pasó varios días, en concreto seis, en Japón. Se trataba de una visita privada en la que la infanta inauguró una exposición del pintor El Greco.

La fiesta del emperador Akihito tuvo a la infanta como una de las protagonistas, siendo agasajada en la tradicional ceremonia japonesa del té. Allí invitaron a varias mujeres solteras para que Naruhito encontrara a su futura pareja, y aunque entre ellas no estaba Masako, en el acto estaba el diplomático Hisashi Owada... padre de quien se iba a convertir en la futura emperatriz.

Masako Owada, efectivamente, no estaba entre esas mujeres pero sí en la fiesta organizada en torno a la infanta. La joven acababa de regresar a Japón tras haberse graduado en Harvard, y daba un perfil totalmente distinto del de las chicas solteras que llevaron a Naruhito.

El resultado, en todo caso, fue que Masako y Naruhito se enamoraron perdidamente en esa ceremonia del té con la infanta Elena de por medio, ejerciendo de inesperada celestina. Por el camino, un problema: Masako era plebeya y la corte puso inconvenientes en esa posible relación. Nada que no se pudiera resolver, como se vio más tarde.

Después de superar todos los problemas (ella también rechazó las invitaciones de Naruhito varias veces) y tras pedirle matrimonio hasta en siete ocasiones, Naruhito y Masako se casaron en el año 1991.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation