Menú

El pasado que Luis Miguel podría estar ocultando: su padre asesinó a su madre

Luis Miguel podría estar ocultando un oscuro pasado. Un libro asegura que su padre asesinó a su madre.

El pasado que Luis Miguel podría estar ocultando: su padre asesinó a su madre
Marcela Basteri y Luis Miguel | Twitter

La vida del cantante Luis Miguel no cesa de proporcionarnos episodios más apropiados de una tragedia griega después de conocer lo que la autora de un libro recién salido al mercado en Hispanoamérica (no en España, donde quizás no se publique) asegura sobre la desaparición de Marcela Basteri, madre del cantante, desde hace treinta y seis años sin que se haya encontrado su cadáver, si es que está muerta como se cree, que fue asesinada por su propio marido: es decir, los padres del divo. Semejante testimonio coincide con la finalización de la serie en varios capítulos producida por Netflix sobre Luis Miguel, de gran aceptación por los televidentes, sobre todo en México, donde es un ídolo pese a las controversias que suscita su figura. Por sus continuos amores, sus hijos sin estar casado… Y últimamente porque dejó de actuar y grabar discos. Se disparó la suposición de que estaba enfermo. Y también con problemas económicos. Esos rumores tienen algunos aspectos creíbles.

Leo una página del diario Los Ángeles Times que la escritora hispana Luísa Oceguera acaba de publicar su libro La historia detrás de Luisito Rey, el padre de Luís Miguel. Donde asevera, según sus investigaciones, que Luisito asesinó a su ex-esposa Marcela Basteri, de la que llevaba bastante tiempo separado. No aporta más detalles esa autora, pero rastreando otras fuentes, encuentro el dato siguiente: Marcela había dejado su hogar familiar de México D.F. para regresar a su tierra natal, en la Toscana italiana. Una tía suya afirma que vio por última vez a Marcela el 18 de agosto de 1986 cuando en el aeropuerto de Pisa tomó un avión con destino a Madrid, requerida por quien había sido su marido, con la urgente petición de que la necesitaba para firmar unos documentos que afectaban al hijo de ambos, Luis Miguel, quien por ser menor de edad no podía hacerlo. Desde entonces, la pista de Marcela Basteri se pierde.

Llegada a Madrid se supone que la esperaba Luisito Rey. ¿Qué pasó después? Hay una versión posible: que fueran a la casa que éste tenía en Las Matas, población madrileña distante a una cuarentena de kilómetros de la capital. Pero ya no hay más versiones sobre ese viaje de Marcela. Se hicieron averiguaciones en dicha población, donde Samuel Bronston rodara alguna de las costosas producciones que lo arruinaron, sin encontrar a nadie que aportara una pista fiable. El propio cantante contrató a una agencia de detectives internacionales que tampoco dieron con la madre del cantante ni si estaba o no muerta. A estas alturas de 2022 lo único que se piensa es que tanto Luis Miguel como sus dos hermanos sí saben qué pasó con su madre. Y aceptando que pudo morir, quizás asesinada, conocen cuantos detalles tienen que ver con su desaparición. Pero nunca lo harán público, según compromiso exigido a los suyos por el divo.

La ya mencionada escritora Luisa Oceguera cuenta que el padre de Luis Miguel abusó de él entre trampas, mentiras y estafas, desde que con seis años obligó al primogénito de sus tres hijos a cantar por los bares de Cádiz cuando únicamente contaba seis años. Y prosiguió durante la adolescencia y primera juventud de quien ya se iba convirtiendo en un ídolo de la canción romántica, siendo su representante, administrando sus ganancias, de las que se benefició con sustanciosas cantidades, hasta que al cumplir sus dieciochos años, la mayoría de edad, rompió al menos profesionamente con su progenitor, al constatar que se había beneficiado de la mayor parte de cuanto había ganado en sus actuaciones. A partir de ese momento, quien en su carné era Luís Gallego Sánchez (Luisito Rey) emprendió una vida que fue alejándolo de su esposa, a merced de las drogas, la bebida y las mujeres. Causas por la que, como contábamos, Marcela Bastieri lo abandonó para marchar a su país natal, Italia.

La muerte de su padre sorprendió a Luis Miguel actuando en el Luna Park, de Buenos Aires. De madrugada voló a Barcelona, donde se produjo el óbito en un hospital, en el que se asegura llevaba varios días ingresado. Se produjo su fallecimiento el 9 de diciembre de 1992, a la edad de cuarenta y siete años. Tuvo una vida de intérprete de coplas, sin éxito en España, que lo llevó a Hispanoamérica. Allí consiguió cierto renombre. En San Juan de Puerto Rico nacería Luís Miguel (nombre que Luisito Rey decidió para su primogénito por la simple razón de que era admirador del matador de toros Luís Miguel Dominguín). El chico haría carrera en la música, se nacionalizó mexicano y parece que también norteamericano, lo que esto último escribo con cautela.

La verdad sobre la muerte del padre de Luis Miguel

Como sus éxitos y buena parte de su existencia la hemos contado más de una vez en Chic, pasamos a relatarles las dudas que existen sobre la auténtica verdad sobre su muerte, al margen de restos de cocaína que se dice encontraron los médicos al examinar al moribundo entre sus venas. Luisa Oceguera afirma tener una copia del parte de los facultativos que lo atendieron, donde según ella se dice que ingresó en el hospital barcelonés con heridas en el rostro y otras partes del cuerpo producidas por una paliza, efectuada por elementos desconocidos, lo que a la autora del ya citado libro La historia detrás de Luisito Rey la lleva a imaginar que pudo ser inducida por unos mafiosos. Agresión ¿encargada por quién? Quizás, siempre siguiendo esa versión, por el propio Luis Miguel, que llevaba unos años hundido por ser víctima de la estafa de su propio padre. Lo que esto último era cierto, desde luego, y no una suposición. Y es que Luisito Rey se había convertido en un delincuente: como no se consideraba un ídolo de la canción, soñó que podría serlo su hijo. Y no cejó hasta que éste fue una indiscutible figura. Ya se llevaba su porcentaje por representarlo. Pero ávido de gozar de una fortuna, para dilapidarla luego, no vaciló en engañarlo y hacerse con una fortuna que no le correspondía. Luís Miguel pudo llegar a tiempo desde Buenos Aires y darle su último beso, cuando ya era casi cadáver. No quiso que le hicieran la autopsia. Lo consiguió. Y después se encargó de que las cenizas de su padre se enterraran en un cementerio, tal vez el de Chiclana. Pero que nadie conoce en qué lugar ni la familia paterna, por decisión del cantante. Salvo él y sus hermanos, nadie puede llevarle flores.

Lo patético en las finanzas de Luis Miguel es que cuando con dieciocho años despidió a su padre como "mánager" confió en darle ese puesto al argentino Hugo López, a quien consideraba como "su segundo padre". Que lo estafó también inscribiendo a nombre de su esposa Lucía Miranda, propiedades, coches del cantante y otras pertenencias. Cuando Hugo murió, Luis Miguel "se cayó del guindo", descubriendo a comienzos del año 2000 que en el decenio anterior su amigo del alma se había beneficiado de una cuantiosa fortuna.

Imaginen a Luis Miguel doblemente engañado, primero por su padre, luego por su representante. Con el dolor que llevó siempre a cuestas sobre la muerte de su madre. Así pueden comprenderse episodios relativos a su comportamiento en público, sobre todo con la misma prensa que lo había aupado. Fui uno de los muchos que lo entrevistó varias veces y padecí su carácter arisco, poco comunicativo. Nada que ver con aquel muchachito rubio, sonriente que dejaba traslucir una dentadura imperfecta, cuando vino a almorzar al Club Internacional de Prensa, donde nos reuníamos los componentes de la peña Primera Plana, de la que fui uno de sus siete fundadores. Lo acompañaba su padre, Luisito Rey, de pequeña estatura, tratándonos de convencernos de que su hijo era una mina. Lo fue para él, sin duda.

mariah-carey-luis-miguel.jpg
Luis Miguel y Mariah Carey | Archivo

Amargado muchos años, llevó Luis Miguel una vida privada totalmente prohibida para la curiosidad ajena. Sus penas las curaba con sus constantes idilios. Su controvertido tío Mario, hermano de su padre y en realidad llamado Vicente Gallego, cantante en sus años jóvenes también, contaba que fue él quien logró que una puta desvirgara a su sobrino a la edad de trece años. Al chico le gustó aquel debut sexual y ya se ve que a sus actuales cincuenta y un años tiene un currículo amplio con incontables capítulos amorosos. Tres hijos, una chica con una nieta de Silvia Pinal (que por cierto ha sido dada de alta estos días tras vencer el coronavirus) y dos varones con la actriz Aracely Arámbula. Sus líos sentimentales nunca han cesado. Que se sepa, lo último en esos asuntos del corazón es que rompió con la corista norteamericana Mollie Gould ,con quien estuvo relacionado tres años. Después no se han difundido otros romances. Lo que no quiere es casarse. El recuerdo de sus desavenidos padres y el supuesto trágico final de la madre, no le convierten en un defensor del matrinonio. Es absolutamente alérgico a comprometerse con una mujer por una firma, un documento religioso o ante un juez.

El último disco que conocimos de Luis Miguel está fechado en 2017, "¡México por siempre!", de rancheras. Con la pandemia, se comprende que lleve más de dos años ausente de los escenarios. Pero también por otras complicaciones de su salud; se sabe que en junio de 2021, estuvo punto de perder un brazo, consecuencia de un accidente. Él tampoco ayudó a curarse, pues se negó a los ejercicios de rehabilitación, lo que le pasó factura hasta su total establecimiento. Aparte, arrastra una enfermedad de su infancia, tipificada como "tinnitus", que le afecta a su audición correcta y a veces a mantenerse erguido en el escenario y a sostener su elevada tesitura de voz.

Todos esos problemas contados se unen a un rumor desde hace tiempo que lo sitúan como arruinado. Con las estafas de que fue objeto, la vida de caprichosa figura que disfruta, y los gastos de ello derivados, es posible que sus cuentas bancarias estén menguando. De la productora Netflix cobró una importante cifra por autorizar la serie sobre su vida de cinco capítulos, que dejó de emitirse no hace mucho. Dicen que "se pulió" lo cobrado. Pero lo de su ruina no lo creemos. Es propietario de un "penthouse" en Miami, una mansión en Acapulco, que se sepa, ignorándose el resto de sus propiedades e inversiones. En Instagram ha dejado últimamente imágenes más o menos recientes. En Navidad, un vídeo de su villancico "Santa Claus". Y un mensaje algo críptico a comienzos del año: "2022...". Esos puntos suspensivos llevan a pensar que va a reaparecer anunciando novedades. El conocido, aparte de Luismi y Micky como "El Sol de México", no parece a la vista eclipsado.

Temas

En Chic

    0
    comentarios