Menú

Platos típicos veraniegos en España

Verano llega con la subida de las temperaturas y las ganas de comidas ligeras, frescas y que puedan disfrutarse en cualquier lugar. Aquí los típicos

Verano llega con la subida de las temperaturas y las ganas de comidas ligeras, frescas y que puedan disfrutarse en cualquier lugar. Aquí los típicos
Melón con jamón | Flickr/CC/moverelbigote

España figura entre los 10 mejores destinos gastronómicos del mundo, según National Geographic, y resulta muy razonable considerando que su cocina tiene talla internacional. En este país encontramos recetas tradicionales para cualquier estación del año, sin embargo, en este artículo de Libertad Digital vamos a centrarnos en las mejores comidas de verano españolas.

No hay que olvidar que la gastronomía española es una de las más ricas y variadas del planeta, y eso queda plasmado una vez más con la diversidad de opciones culinarias disponibles para el verano, encuadradas en la dieta mediterránea que tantos beneficios tiene para la salud del consumidor.

Estas son algunas de las principales comidas típicas de alguna zona del país, frescas, ligeras y saludables para preparar y disfrutar durante los meses estivales. Lo bueno de todos estos platos, o casi todos, es que además son perfectos para llevar a la playa o la piscina porque son sencillos de transportar. Aquí va una selección de 14 platos que nos acompañarán durante los meses de verano.

  • Gazpacho

La opción más famosa tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, y la predilecta por aquellos que vienen buscando turismo gastronómico al sur del país. ¿Qué tiene de especial? Los tomates bien maduros, el pimiento verde, la cebolla, el aceite de oliva, los picatostes y el vinagre de vino blanco dan lugar a una receta sana, perfecta para consumir fría y veraniega a más no poder.

De hecho, por si cabe alguna duda hay dos cosas que resultan básicas para sobrevivir al verano: pegarse una buena siesta y saborear un gazpacho. Cabe destacar que se desconoce con exactitud cuál es su origen, aunque la mayoría asimila que este pilar de la gastronomía de España proviene de Andalucía. Lo habitual es que se presente con cuadraditos de pan frito para acompañarlo.

Es una receta tan deseada por todos que también es enormemente versionada, por ello , hay muchas formas de prepararlo, incluso con frutas, pero en todas el ingrediente estrella es el tomate.

  • Salmorejo

Si el gazpacho es todo un clásico, esta otra receta no deja de ganar adeptos. Típica especialmente de la zona de Córdoba, la sopa de tomate con un majado de miga de pan, ajo, vinagre, aceite de oliva y sal también permite su consumo a bajas temperaturas, lo que lo hace perfecto para refrescarse en los meses de más calor del año.

Al agregarle pan esta receta resulta más contundente que el gazpacho y su textura se aproxima más a la de un puré. Como curiosidad debes saber que al principio esta receta se hacía sin contar con uno de los que ahora se ha convertido en su ingrediente principal: el tomate.

  • Salpicón de marisco

El salpicón de marisco es considerado un plato estrella dentro de las recetas de verano españolas elaboradas con productos del mar. Sin embargo, hoy día también encontramos versiones realizadas con carne, verduras o frutas.

Esta comida tiene mucha historia. Se remonta al siglo XVIII, cuando se preparaba con carne de vaca, aunque también hay referencias de la misma mucho más antiguas dentro de la literatura española. Actualmente, se le considera un referente gastronómico de Andalucía, las Islas Canarias y Galicia, aunque también se consume mucho como tapa en muchos bares por toda España.

  • Esqueixada catalana

¿A quién no le apetece una ensalada fresca, sencilla, ligera y refrescante que además viste cualquier menú aportando un toque de elegancia? Se trata de uno de los platos típicos de Cataluña y su componente estrella es el bacalao. Completan la ensalada: la cebolla, el pimiento verde, el pimiento rojo, los tomates, aceite de oliva, vinagre, sal, pimienta y las olivas negras. Es perfecto como entrante en una comida familiar, en el día a día o para llevar a la playa o piscina.

  • Moje manchego

Nuestra ruta gastronómica nos lleva a tierras manchegas para que degustemos una ensalada de atún muy especial, una que nos recuerda el sabor único de las comidas de verano españolas: el moje manchego. Para esta preparación solo necesitas tomate natural troceado, cebolla morada, huevos cocidos, atún en lata natural, aceitunas sin hueso, pimientos morrones, aceite de oliva, vinagre de manzana y sal.

  • Ajoblanco

Otra sopa fría tradicional de la zona sur del país (Andalucía y Extremadura, principalmente). Su receta a base de almendras crudas, ajo, aceite de oliva, vinagre y pan sigue conquistando cada día a más gente. Una alternativa perfecta como sustituto del gazpacho y el salmorejo.

Esta antiquísima receta que se ha ido transmitiendo de generación en generación es una de las comidas típicas de España y una de las más socorridas cuando el calor derrite cualquier deseo de comer. A la hora de servirlo puedes acompañarlo de uvas peladas y despepitadas.

  • Zorongollo

Perfecto para el verano, todo el mundo advierte primero que no debe confundirse el zorongollo de Extremadura, con el zarangollo murciano. El zorongollo es una ensalada que se realiza con pimientos y tomates asados y alineados con su propio zumo, aceite de oliva y sal. Su origen se encuentra en la comarca de la Vera, aunque es popular en varias localidades de Extremadura y por ello ha devenido uno de las delicias de la gastronomía de España. También se puede encontrar en algunas localidades del sur de Salamanca limítrofes con Extremadura. En muchas ocasiones se utiliza para acompañar a los platos principales de carne y pescado, especialmente en verano

  • Melón con jamón

Más sencillo, imposible. Una rodaja de melón con un par de lonchas de jamón serrano por encima. Cuanto más jugoso sea el melón, y de mayor calidad el jamón, más se disfrutará esta creación de origen desconocido. Muchos aún se preguntan quién sería el primero que mezcló dos alimentos tan dispares. Lo cierto es que, consumido en frío, es una auténtica delicia. Además, es un entrante perfecto para cualquier celebración familiar, delicioso, saludable y fresquito.

  • Paella

El clásico de los clásicos de la zona mediterránea. Las playas de Valencia se llenan cada día de visitantes que desean consumir el tradicional arroz de la zona en el mejor ambiente posible. Prepararlo lleva su tiempo, pero una vez servido, hace las delicias de todos que la prueban.

¿A quién no le apetece degustar una deliciosa paella en verano? En España esta es una costumbre muy habitual, por ello la típica paella valenciana no podía faltar en nuestra lista de las mejores comidas de verano. Aunque podemos encontrar infinidad de recetas hoy en día, la tradicional de la Comunidad Valenciana sigue siendo una de las favoritas. Con verduras, carne, especias y caracoles, ¡es toda una explosión de sabores que no puedes perderte!

  • Pisto

La receta auténtica se elabora únicamente con tomates, pimientos verdes y rojos, y calabacín, pero muchos prefieren sustituir el calabacín por la berenjena. Puede servirse frío o caliente (tradicionalmente suele presentarse de esta última manera, pero en verano muchos lo prefieren recién salido de la nevera) y es especialmente típico de Castilla-La Mancha.

  • Pulpo a la gallega

Los platos típicos del norte son habitualmente menos veraniegos que los del sur, pero el pulpo a la gallega no falla. Se puede consumir frío o caliente y no deja a nadie indiferente. El cefalópodo por excelencia, acompañado de las patatas en su punto y el pimentón para realzar su sabor hace las delicias de los visitantes de la zona noroeste de la península.

Este auténtico festín para el paladar es el orgullo de Galicia y resulta tan irresistible que se ha convertido en el best seller de la gastronomía española. El pulpo a la gallega se suele elaborar cociendo el pulpo entero, los expertos recomiendan usar una olla de cobre, hasta ablandar su carne. Es muy habitual encontrarlo sobre un lecho de patatas hervidas cortadas también en finas rodajas y cómo no, espolvoreado con un poco de pimentón.

  • Tortilla de patatas

Otro plato fijo de la cocina de la península ibérica, perfecto para consumir en cualquier estación del año. Más o menos cuajada, con o sin cebolla... las posibilidades son infinitas y dan lugar a los mejores debates entre aquellos que van a compartirla. Sea como sea, pocos se pueden resistir a la sabrosa mezcla de las patatas, el huevo, el aceite de oliva y la sal.

La simplicidad de este plato compuesto principalmente de huevo y patatas y la sencillez de su preparación lo han convertido en la opción ideal para cualquier tipo de situación. Podrás hallarla en cualquier rincón de España, incluso en los restaurantes más refinados. Además puede prepararse de un día para otro y o bien metida en un tupper o en bocadillo es perfecta para un día de playa, piscina o ruta turística. Por ello, es habitual ver a muchas familias comer tortilla de patata en la playa, puesto que además es un plato que se puede preparar con antelación y comer tanto frío como caliente.

  • Escalivada

Otro plato típico de la costa mediterránea reflejado además en la gastronomía de regiones españolas como Cataluña, Comunidad Valencia, Murcia y algunas zonas de Aragón. Para prepararlo, las verduras se cocinan a la parrilla o en el horno, y se dejan enfriar para después pelarlas y despepitarlas. Para servir, se cortan en largas tiras de forma longitudinal y se aliñan con aceite de oliva y sal. Se suele añadir ajo a trozos pequeños.

  • Horchata con fartons

El postre más clásico del Mediterráneo en estos meses de verano. La sabrosa bebida de chufa se ha convertido en un referente del verano, y los fartons en el dulce perfecto para acompañarla. La hora de la merienda es otro momento perfecto para disfrutarla. Sírvase siempre bien fría.

Cuenta la leyenda que cuando el rey de Aragón Jaime I probó la horchata por primera vez exclamó: "Esto no es leche, es oro chata", dando pie al nombre de la bebida. Actualmente La horchata, bebida elaborada a base de chufa, es sinónimo de verano y su origen viene de Valencia. Además de ser uno de los productos más refrescantes para la estación más caliente del año, tiene innumerables propiedades beneficiosas para la salud, dando la razón a Jaime I que no exageraba ni un ápice al decir que era tan valiosa como el oro.

Es perfecta para cualquier momento del día, puesto que nos permite refrescarnos a la vez que disfrutamos de una bebida llena de sabor y muy cremosa. Hacerla en casa es más sencillo de lo que parece, solo necesitas conseguir chufas, azúcar y agua.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso