Menú

El Azor de Franco (¡y González!), la atracción turística más surrealista de España

15

Varias generaciones de españoles conocieron de la existencia de un barco llamado Azor a través del NoDo: las famosas escenas de Franco pescando tenían lugar en ese yate, que surcó los mares a la caza de los descomunales peces que, según la propaganda oficial, capturaba un Caudillo particularmente diestro en las artes de la pesca.

Otras generaciones más cercanas lo recordarán porque, en una de las decisiones más sorprendentes y políticamente incomprensibles de todos sus años como presidente (aunque psicológicamente sí era más entendible), Felipe González decidió pasar unas vacaciones a bordo. Eran tiempos de mayorías tan absolutas...

Sin embargo, lo que no todo el mundo sabe o recuerda es que el Azor sigue existiendo y que ahora está varado lejos del mar: en plena meseta y a sólo una docena de kilómetros de Burgos se puede contemplar y visitar en un lugar que resulta todo él realmente incomprensible.

La historia nació en 1992, cuando tras años de olvido el Estado decidió subastar el viejo barco para chatarra. Lo compró un empresario de hostelería – curiosamente también apellidado González – por algo más de cuatro millones de pesetas y con la idea de convertirlo en un restaurante o un pub de lujo que volviese a navegar, aunque finalmente no obtuvo los permisos para devolver el barco a la mar.

Ante la imposibilidad de llevar a cabo su primer proyecto le surgió una idea todavía más alocada: llevar el barco a Cogollos, un pueblo cerca de Burgos, y montar en torno a él un motel con las suites de Franco y Carmen Polo como principal reclamo para morbosos, pero finalmente tampoco ese proyecto se completó aunque sí su primera parte: trasladar el barco a Burgos.

Así que hoy en día, los automovilistas que circulen por las cercanías del kilómetro 222 de la A1 pueden detenerse en el restaurante El Labrador y su anexo Motel Azor y visitar lo que queda del yate que surcase orgullosamente los mares a la caza del atún con los más destacados invitados a bordo.

Subiendo al Azor

El Azor se encuentra frente a las habitaciones del motel que, como todos los establecimientos del estilo, tiene el aspecto de ser lugar de encuentros inconfesables. La estampa es absolutamente alocada.

Se puede subir al barco y recorrerlo por completo, aunque el estado de brutal abandono en el que se encuentra hace que uno no se sienta nada seguro recorriendo sus cubiertas y, sobre todo, en algunas escaleras por las que hay que andar con cuidado no sea cosa de que un mal paso o una madera un poco más podrida que el resto nos convierta en la última víctima del franquismo... y del felipismo.

Desde la parte más alta del barco la vista resulta cuanto menos chocante: por encima de las habitaciones del motel se extienden los campos castellanos suavemente ondulados y, por si queríamos que todo fuese todavía más irracional, una gran plantación de enormes molinos de viento para generar electricidad.

El estado lamentable en el que se encuentra el barco no deja de sorprendernos en cada nueva cubierta o en cada nuevo camarote en el que entremos y se diría que ha sido sometido a la tarea de demolición sistemática de una banda de vándalos. Sería lógico que el paso del tiempo y la falta de mantenimiento fuesen deteriorando partes del navío, pero hay cosas que se nota que se han destrozado a conciencia, qué divertido debe ser romper algo cuando escudas tu salvajismo en unas presuntas ideas políticas.

El abandono es tal que uno no puede ni siquiera disfrutar la sensación de estar en un lugar que ha sido histórico, que formaba parte de los sueños de muchos o las pesadillas de otros y por el que, al fin y al cabo, han pasado personajes de singular importancia en el pasado siglo.

Si algo del encantamiento podía quedar éste se rompe al contemplar las pintadas en los camarotes: "Fachas al paredón" escribió con spray un vándalo que se creerá demócrata mientras estropea la propiedad privada de otro ciudadano. En el camarote de al lado todavía es peor: el mismo cafre escribe apoyando a ETA.

En resumen la visita resulta un tanto triste, no por nostalgia del antiguo régimen o de los años más "felices" del reinado de Felipe González, sino porque por suerte o por desgracia el Azor es otro trozo de la historia de España que los españoles no hemos sabido conservar y que probablemente merecía ser guardado.

Ahora sólo es una ruina y, probablemente, la atracción turística más surrealista de España (que tampoco sé yo si atrae a mucho turismo, la verdad) , con permiso del Museo Dalí en Figueras, claro.

NO SE PIERDAN NUESTRA GALERÍA DE IMÁGENES DEL AZOR

15
comentarios
1 Democracia bananera, día

España, tal para cual.

2 christian, día

Pero en el restaurante se come un cordero buenísimo, al igual que curiosamente en otros restaurantes de la A-1 (Milagros, por ejemplo)

3 La Piedra, día

La subasta del Azor condicionaba la adjudicación a que no tuviese ningún uso excepto el desguace. Podía haber sido un museo si los resentimientos no hubiesen dictado verlo de chatarra. El Valle de los caídos, dice Ansagasti, lo quieren volar. Y lo harán. Tiempo al tiempo.

4 Thor, día

Es un trozo de historia que no se volverá a recuperar. Ahora lo "progre" es poner parques con nombres de rojos. Arriba España !!!!

5 Alvaro, día

Lo cierto es que su estado no difiere mucho de otros abandonos que pueblan la península, los vándalos pintan y destrozan, los chatarreros desmontan y roban. Si bien es cierto que el carácter histórico del Azor hacen este deterioro mas doloroso. Pero en fin que esperamos, estamos en España y la palabra historia y conservar no existen en el diccionario.

6 dumont, día

Yo creo que este es el primero que tuvo Franco, llamado por algunos el "Azorín" (nada que ver con José Martínez Ruiz)más pequeño que el que usó Felipe González y que se subastó antes y sin condiciones. El que obligaron a desguazar era otro posterior. (Qué miedo a Franco que ni tan siquiera permitieron conservar sus recuerdos. Y que afición por los desguaces, como con los trenes del 11M desguazados alegalmente (sic) en poco tiempo, del ósden de 48 horas)

7 gusander, día

Pues la verdad es que no sé si reír o llorar. Tengo 25 años, así que yo soy plenamente constitucional, pero recuerdo el Azor por una historia que me cuenta mi padre: cuando Felipe dijo que el barco lo podía utilizar todo español que lo pidiera y lo pidió -creo- un Guardia Civil al que después trasladarían por "listo". Y después de todo... ¿para eso? En todp caso, estoy de acuerdo con Dumont en lo de desguazar cosas. Dale tiempo a Del Olmo, que se entere.

8 Antonio desde las galias, día

Yo podria arreglar este barco, me da igual de quien fuese, los americanos conservan impolutos algunos barcos emblematicos y nosotros los destruimos una puñetera verguenza, el barco no tiene culpa de nada, lo dicho con ayuda yo podria reparar este barco y ponerlo a flote haciendo un museo del o lo que fuese podria estar en cualquier cuartel de la marina

9 CARLOS, día

Solo para comentar que este Azor ,si fue de Franco ,pero Felipe Gonzalez se subió en otro AZOR, posterior a este , mas moderno, tambien de Franco o del estado español...

10 Paco, día

a mi me da verguenza ver esto..... la historia es la historia. Y es de pueblo honrado y culto conservarla. Yo vivi la epoca de Franco...y mi opinion es que Franco vivio y se sacrifico por su Patria...hizo lo que sintio correcto. Intervino en un momento en que la izquierda asesinaba a los contrarios politicos y la nacion se iba al garete. Hoy solo le insultan (y lo peor es que lo hacen de oidas) sin saber de que hablan...pero con ese odio que les han metido en el cuerpo TRISTE muy triste

11 Fernando, día

Otro ejemplo mas del abandono de este pais en lo que se refhiere a nuestro pasado, en donde se intenta eliminar lo que no conviene, ocultando todo lo "malo" a criterio de unos pocos que quieren borrar periodos de la Historia manipulando a su antojo todo lo que tocan haciendonos vivir en su estado de irrealidad y a esto para colmo lo llaman DEMOCRACIA

12 Luis, día

Este "Azor" es el último que se utilizó. El otro creo que lo compró un holandés y lo trasladó a Holanda. Este hizo su último viaje entre Ferrol y Santander y se aprovechó para hacer unas tomas de "Espérame en el cielo". Después estuvo en Santander con su dotación al completo durante un tiempo hasta que se decidió su desguace. Una pena porque se quiera o no es un trozo de Historia de España.

13 Joan, día

que pena me dais todos...pq no se guardan tambien las porras de los grises con su mancha de sangre correspondiente, con las que abrian las cabezas a la gente que salia a pedir la libertad de la que ahora gozais ... todo es historia noooooooo !!!!! sois una pandilla de infelices por no llamaros de otra cosa .

14 j.a santoveña, día

Ice la mili 89-90 en el. Meda un poco de pena,pase buenos momentos . casualidades un año despues le puedo visitar en requejada ya medio desguazado

15 jose Mª, día

Me he enterado que hace no muchas fechas , se han llevado el azor a otro destino, parece ser que a Santander, ¿alguien sabe algo al respecto?

Herramientas