Menú
Katy Mikhailova

Sorteo mi vida (y la de Trump)

Este podría ser, queridos lectores, el arranque de un sorteo más en Instagram.

Katy Mikhailova
0
Este podría ser, queridos lectores, el arranque de un sorteo más en Instagram.
Violeta Mangriñán | Instagram

Por fin ha llegado el día que tanto esperaban: el sorteo más mediático que marcará un hito en la historia de las redes. No sabía si sortear a mi novio, a mi perro o mi cuenta de Instagram, así que decidí sortear mi vida. Eso sí, ante notario. Para participar, sólo tienen que seguir las cuentas que les dejo a continuación, y nombrar a 2 amigos. Cuantas más veces participen, más oportunidades tienen de ganar. Y, si además comparten el post en sus ‘stories’, hay más posibilidades. ¡Mucha suerte!

Este podría ser, queridos lectores, el arranque de un sorteo más en Instagram. No sé si se han percatado de la fiebre por los sorteos que está habiendo en los últimos meses. Más, desde que Violeta Mangriñán consiguiera batir el récord, sumando el número de comentarios más alto de la historia de Instagram (entre las cuentas regentadas por personas vivas) por sortear su coche. Matizo lo de “personas vivas”: no es que haya perfiles de instagram regentados por personas muertas, pero sí hay administradores que coordinan cuentas de personas que ya no viven. Pues bien, la influencer, ex “viceversa” y ex concursante de Supervivientes, ha acumulado la friolera cifra de más de 8 millones de comentarios. ¿El post? Una foto de ella misma subida en su coche, con su perro, y en el ‘pie de foto’ las normas y condiciones.  Ha sido tal la envidia de ciertas personas, que algunos ‘haters’ llegaron a acusarle de comprar comentarios, algo que en caso de ser así ascendería a una inversión de casi 300.000€ (pues al parecer el comentario está en el mercado a 0,03€).

La semana pasada la Doctora Carla Barber anunciaba otro sorteo muy apetecible: en esta ocasión, ya no eran bolsos de marcas de lujo, ni tratamiento en su clínica, tampoco ningún viaje especial. No. Era (sigue siendo) una especie de “sueldo Nescafé” al que se puede optar hasta el 14 de enero. Solo se tiene que seguir las dos cuentas que menciona (la suya y la de sus clínicas) y esperar a que la aplicación de ‘sorteos’ que utilice (y ante notario) haga magia y le toque. Sortea en total, si mal no recuerdo, 5.000€, repartidos mes a mes.

Más allá de estos dos casos, la mayoría son sorteos de planchas de pelo, packs de cosméticos valorados en una cantidad determinada, etc. La dinámica suele ser la de que se agrupen 2 ó 3 influencers, cada uno con su respectiva audiencia, para llevar a cabo un “doble o triple sorteo” (cada uno comparte el ‘post’ en su cuenta). El principal requisito para participar es que el que opte al premio siga a las otras cuentas y además invite a más gente a comentar, haciéndose así viral y siguiendo la regla del fenómeno exponencial. Cada dos usuarios que participan nombran a otros dos, y así sucesivamente. 

Supongo que más de uno, si es ajeno a las redes, estará anonado al leer este artículo: sortear un coche, comprar comentarios, regalar dinero… todo parece un sinsentido, pero en verdad tiene un principal objetivo: la subida masiva de “followers”. Aunque, también, puede ser, para otros influencers, una técnica de mantener motivados a sus seguidores, batir récords como podría ser el caso de Violeta, o quizás una forma de agradecer a tu fiel audiencia como hace Carla Barber que es bastante generosa con sus fans virtuales. (Para qué mentirles: Carla es médico, es empresaria, genera trabajo, mucho, riqueza, tiene algo que contar en su perfil. No sólo de qué marca son los pañales del hijo que acabas de tener o de qué color ha pintado la pared del salón).

El “fenómeno fan” ha muerto para darle paso al “fenómeno follower” desde ya algunos años, y los sorteos son el vehículo que se utiliza para crecer. Un exceso de contenido de sorteos en el perfil de un influencer denota (en algunas ocasiones) una subida cuantitativa de followers pero una caída cualitativa en contenido, sobre todo cuando se carece de un contenido inteligente.

Mientras unas suman 8 millones de comentarios, otras bloquean los comentarios en sus últimas publicaciones, como ha hecho Cristina Pedroche, agobiada de tanta crítica por su vestido. Me pregunto también: si tanto le incomoda, ¿por qué sigue haciéndolo? … lo de salir cada año con menos ropa y buscando la polémica. Si tanto dice hacer lo que quiere, ¿por qué no asume las consecuencias en lugar de bloquear la libertad de expresión? María Luisa Segoviano es la primera mujer en presidir una sala del Supremo. Una feminista que ejerce el feminismo sin presumir de ello. Su feminismo no se resume en cuánta tela de ropa lleva. Su feminismo es su trabajo que habla por sí solo, en un sector dominado por los hombres. Pero María Luisa no interesa al “populus” medio. María Luisa no necesita desnudarse.

Sea como fuere, a este ritmo, vamos a terminar sorteando nuestras vidas sin darnos cuenta. 2021 ha empezado con fuerza. No sería de extrañar que Zuckerberg sorteara los perfiles de Donald Trump, al paso al que vamos. ¡Bendita libertad moderada! 

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios