Menú
Katy Mikhailova

La Nasa contra el acné, los influheces y otros mitos

Un hallazgo científico: hay lámparas LED que contribuyen a arreglar el acné facial.

Katy Mikhailova
0
Un hallazgo científico: hay lámparas LED que contribuyen a arreglar el acné facial.
Fiama de La isla de las tentaciones. | Instagram

Leo por ahí que la luz led utilizada por la Nasa tiene efectos positivos para el acné y para prevenir el envejecimiento. Pues es que resulta que en Barcelona hay un centro de tratamientos con terapia con luz LED (The Light Bar Salon) que te arregla la cara, o te la mejora. Hablan de hallazgo científico, y todo es cuestión de intentarlo. Total, con la placenta a lo Kim Kardashian ya lo intentamos (aunque solo quedara en nuestros pensamientos). También hay quien intentó lo de las  mascarillas faciales con semen masculino (¡qué redundancia la mía! El semen ya es masculino por definición).

Al final lo de usar crema, cuidarse y la moda de los tratamientos “revolución” son un fenómeno tan misterioso, que sin llegar a competir con los temazos de Cuarto Milenio, generan interés entre el populus: qué criterio seguimos a la hora de elegir con qué tratar nuestra piel. 

En la línea del tema tratado la semana pasada (los filtros, Instagram y la publicidad engañosa), me resultaba curioso haber visto este jueves en Instagram, de casualidad, los stories de una tal Fiama (que, para que la ubiquen, es una mujer que ha saltado a la fama por concursar -ahora mismo está en esta edición también- en La Isla de las Tentaciones). La influencer (pues copa casi medio millón de seguidores y seguidillas) promocionaba los productos de una firma (Bellavia) de cremas y aparatos para el cuidado facial. Hasta aquí, todo bien. El misterio reside en que en los 4 ó 5 stories (en donde no faltaba el “código de promoción”) Fiama aparecía lavándose la cara y aplicándose los productos, pero… (y aquí va la duda) sin renunciar a uno de los filtros más tentadores. ¡Vamos! Enseño cómo me limpio la piel pero no renuncia al filtro de belleza. Concretamente el filtro se titula “Baby face + tan sahsa_soul_art” (y espero que si van a buscarlo, aun exista -el filtro-). Dicho retoque de Instagram al momento amplía el grosor de los labios, aclara los ojos (a mí me los pone más azules), afila la nariz y, sobre todo, alisa la piel y la broncea. No sé si es digno de formar parte del elenco de Influehecer capitaneado por Miguel Frigenti, pero da que pensar. 

Para que lo entendamos mejor: ¿promocionamos unos productos de belleza beneficiosos para la piel pero escondemos la piel -o la maquillamos-? ¿De verdad que para esos 5 stories no se podía enseñar la cara lavada? Esto en Gran Bretaña no ocurre, y ya os lo he contado la semana pasada.

Sigamos analizando. En medio de esta pandemia sanitaria, económica y climática nos hemos aburrido ya de gastar por gastar, acumular por avaricia y pereza, probar por si “cuela”, y perder el tiempo gratuitamente (valga el oxímoron). Los expertos en la materia hablan de una tendencia a simplificar los productos de cosmética y buscar productos que te valga lo mismo como labial que colorete o sombra de ojos. El objetivo es ahorrar tiempo, espacio y dinero, y de paso ser más “sostenibles”. Hablamos de la revolución de “cosméticos multifunción”. Clarins tiene varios labiales que  sirven de colorete y sombra de ojos. NYX, Yves Rocher, Illia y otros más, igual. Nos hemos cansado de llevar peso en el bolso. A mí me duelen las cervicales. Lo de salir de casa después del encierro tras esos atormentados 3 meses de confinamiento, algo que recuerdo como una experiencia traumática, se ha vuelto un reto: más zapatilla y menos tontería. La vanidad, ya es cosa del pasado, y no sé ustedes, pero a mí me apetece un lavado de cara para vaciar el alma con la finalidad de llenarlo de algo más profundo. ¡Feliz sábado!

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios