Menú
Katy Mikhailova

Apología del acné y otros mitos

Un granito aislado pasa desapercibido y no incomoda, pero una piel acneica y con rosácea es un indicio de que hay un problema de salud.

Katy Mikhailova
0
Un granito aislado pasa desapercibido y no incomoda, pero una piel acneica y con rosácea es un indicio de que hay un problema de salud.
Lou Northcote. | Instagram

#AcnePositivity o #FreeThePimple, libera el grano en castellano, son intentonas sociales en la red que pretenden normalizar y aceptar las pieles imperfectas. Esta introducción es bonita y sensata desde la teoría, pero pretender engañarnos no nos lleva a ningún lado. La realidad es que hay una delgada línea entre estética y salud en esto de las pieles: un granito aislado -o varios- pasa desapercibido y por tanto dejarlo ver no incomoda, pero una piel acneica y con rosácea es un indicio de que hay un problema de salud.

Me parece plausible que una influencer como Lou Northcote, que copa más de 52 millones de seguidores en Instagram, impulse #FreeThePimple con la intención de "liberar sus granos" y animar a la gente a que lo haga; pero, entre foto y foto de su piel, cuenta cómo librarte de los granos. Esto es como si hacemos un alegato del sobrepeso pero a su vez lanzamos dietas y productos para adelgazar.

Al parecer un 85% de la población menores de 25 años tiene granos. La cuestión que plantea esta influencer y otros tantos anónimos que llenan la red social con fotos de sus pieles llenas de espinillas (sólo tienen que buscar en IG el hashtag #AcnePositivity y lo verán) es que el acné deje de ser un tema tabú y se lleve con normalidad. En mi humilde percepción, si bien el acné es una cuestión desagradable para el que lo padece dado que nadie quiere hacer apología de sus defectos, no es un tema tabú a nivel social.

Fue Kendall Jenner la "pionera" en salir en una alfombra roja con una piel acneica. Las revistas la nombran como ejemplo de aceptación, pero la realidad es que dicha piel estaba oculta bajo múltiples capas de base de maquillaje, correctores y polvos.

La única realidad es que queremos vernos y parecer guapos. Unos más que otros; algunos cuentan con una ventaja genética, otros con una ayuda económica… pero en general el ser humano tiende a buscar la belleza en sí mismo y en todo lo que le rodea. Dado que no habrá una definición universal de qué es la belleza, lo que más se asemeja a una aprobación social sobre este término desde un punto de vista colectivo es la armonía y la salud. Esto último, queridos lectores, dista mucho de aplaudir los granos en las mejillas. El acné es la consecuencia de un problema hormonal, alimenticio o de otra índole, en cuyas razones no voy a entrar porque es muy fácil jugar a ser todólogo e invadir el terreno de un especialista de la dermis.

La contraportada del número de junio de Cosmopolitan lleva a una modelo con un "cuerpo natural", alejado del 90-60-90, nadando en el fondo del mar para promocionar un bikini de H & M. Lo de "cuerpo natural" me hace pensar que Naomi Campbell es antinatural, y por lo tanto la perfección también. Dicho de otra manera: la modelo presenta un cuerpo rollizo, con sus michelines, sus muslos redondeados… y aquí paz y después gloria. Llevo años debatiendo este tema en esta columna. Está muy bien que se presenten cuerpos "normales", pero por más que se haga seguimos alimentando la hipocresía. La mayoría de los seres humanos somos físicamente imperfectos, pero nos gustaría rozar la perfección. Afirmar lo contrario es seguir atrapados en el bucle del igualitarismo estético en el que también estamos entrando.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot