Menú
Katy Mikhailova

Bolso sin gluten

Moschino lo ha vuelto hacer: ha vuelto a dar la nota. La última victoria presentada en su desfile esta semana ha sido bolsos con forma de pan.

Moschino lo ha vuelto hacer: ha vuelto a dar la nota. La última victoria presentada en su desfile esta semana ha sido bolsos con forma de pan.
Bolso Moschino | Instagram

Hemos evolucionado tanto como sociedad que ahora los bolsos son de masa madre, sin gluten, sin azúcar. Sin harina. Sin trigo, si me apuran. Sí. Un pan andante. Un pan de tela. De charol. O qué sé yo. Un pan de paseo. No sólo para los domingos ni para la sobremesa. Más bien para los sobresueldos, los sobres y los sueltos. De masa madre, digamos, es todo ya.

Moschino lo ha vuelto hacer: ha vuelto a dar la nota. La última victoria presentada en su desfile esta semana ha sido bolsos con forma y estética de pan. Adrián Appiolaza, director creativo, no ha dejado indiferentes ni a la prensa ni a los curiosos en su primer desfile para la marca. De la barra a la chapata. Cual metáfora de lo difícil que se ha vuelto la vida, o más bien cara, aterrizan los "bolsipan" o los "panbolsos" para reventar el mercado y recordar que no sólo Balenciaga se mofa de la industria y de las víctimas del sector. Víctimas alienadas y alineadas con las bazofias que en los últimos tiempos ciertas marcas de lujo y lujo aspiracional (el cliente de Moschino aspira en su totalidad) cultivan.

Aunque, aún antes del desfile, la marca fue avisándonoslo. En su instagram, la firma compartía una imagen con una bolsa repleta de productos (frutas, verduras… panes). Y si creen que esto es una novedad, Fendi ya lo predijo: o lo hizo, más bien. Un portaparaguas (los largos de toda la vida) en forma de baguette para llevarlo como una mochila. Que, por otro lado, para un paraguas tiene más gracia que para guardar las llaves y el móvil.

bolso-pan-moschino2.jpg

El pan más caro de la historia, 1200 euros. Que, al menos, lejos queda de el bolso que imita una bolsa isotérmica de congelados de Louis Vuitton por 3000. Las zapatillas sucias o el bolso como bolsa de basura de Balenciaga es otro hito de los "ridículos del lujo en Occidente" que sitúan el pan de Moschino como una simple anécdota. Con esto ya podemos decir al pan, pan, y al lujo vino. Y quedarnos tan anchos, o estrechos, como una barra. Una barra deluxe, claro.

En Chic

    0
    comentarios