Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

El legado de Màxim Huerta: un paseo, un abrazo y un partido de tenis

Cinco días después de prometer su cargo como ministro de Cultura y Deporte, dimite tras conocerse que defraudó 200.000 euros a Hacienda.

Cultura
0
Máxim Huerta, exministro de Cultura | EFE

El paso de Màxim Huerta por el Ministerio de Cultura y Deporte ha sido el más corto de la historia de nuestro país. El periodista y escritor fue el último nombre en ser confirmado en el Gobierno de 17 ministros de Pedro Sánchez y el primero en despedirse de su cartera. Prometió su cargo en el palacio de la Zarzuela ante el rey Felipe VI el pasado jueves y este martes ha dimitido tras conocerse que defraudó 200.000 euros a Hacienda.Así las cosas, su legado se resume en la foto de familia del Ejecutivo, un paseo por el Retiro y varios tuits.

Màxim Huerta acudió a su primer acto oficial como ministro acompañado por el Rey para despedir a los jugadores de la selección española antes de viajar hasta Rusia. Vista la destitución de Lopetegui a dos días del comienzo del Mundial, no fue precisamente un talismán para nuestros futbolistas.

Autor de siete libros, entre ellos La noche soñada (Premio Primavera de Novela), el periodista se dejó ver por la Feria del Libro de Madrid como otro de los quehaceres de su nuevo cargo. Antes de conocerse su nombramiento, tenía previstas varias jornadas de firmas que sustituyó por un paseo entre las casetas del Retiro. Durante el recorrido, firmó varios ejemplares y saludó a algunos escritores.

Además, asistió al estreno de la obra Islandia de Lluïsa Cunilléen el Centro Dramático Nacional. Al término de la representación, como hizo saber el Ministerio a través de las redes sociales, felicitó al director de la obra y al elenco de actores.

También se pronunció sobre la SGAE, uno de los asuntos que iba a ser su prioridad.

A pesar de que anteriormente había reconocido que no le interesaba para nada el deporte, trató de redimirse felicitando a Rafael Nadal por su undécima victoria en el torneo de Roland Garros ante el austríaco Dominic Thiem.

Y hasta aquí puede leerse. No le ha dado tiempo a demostrar su valía –o su ineptitud– al frente del Ministerio. A falta de otros logros más meritorios, tiene el dudoso honor de ser el ministro más breve de la historia de la democracia.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios