Menú
Juan Manuel González

'Dinero fácil (Snabba Cash)'

0

Dinero fácil es la adaptación al cine del exitoso libro de Jens Lapidus, máximo exponente de la novela policiaca nórdica y uno de los puntales de esa revolución comercial y literaria dentro del género negro iniciada por Stieg Larsson y su trilogía Millenium. La presente cinta es también la adaptación de la primera parte de un terceto literario, y está bien dirigida y escrita por el joven realizador Daniel Espinosa, un fichaje seguro de Hollywood –de hecho, ya ha rodado su primera película al otro lado del charco con Denzel Washington y Ryan Reynolds-, como lo es también la historia de la película, que será objeto del conveniente remake norteamericano de aquí a unos meses.

El realizador sigue con diligencia tres historias que componen un completo mosaico del crimen en los países nórdicos, sin duda con un mecanismo levemente distinto que en sus equivalentes americanos, principal referente, de todas formas, tanto de Lapidus como de Espinosa. Desde las alcantarillas hasta las altas instancias económicas, pasando incluso por los pasillos de una universidad, el viaje a los bajos fondos que propone el jovencísimo director sueco, cámara en mano y mediante montaje sincopado, es un fibroso ejercicio de intriga criminal que desprende un notable verismo aunque nunca acabe de detonar.

Dinero fácil supone una válida y lúcida reflexión sobre los mecanismos del crimen en una sociedad pacífica y rica como la de Suecia, en la que por eso mismo parece no haber ningún tipo de cortapisa para guerra entre bandas que se cuece a lo largo del metraje, quizá algo extenso, de la película. La puesta en escena de Espinosa, realizador a seguir desde ya mismo, proporciona un duro y oscuro espectáculo, pero de alguna manera el guión incurre a la vez en algunas reiteraciones y omisiones que acaban frenando la intensidad del relato y dan la sensación de que el filme no acaba de detonar, de completar su recorrido.

Los personajes de Dinero fácil desprenden tanta negatividad, y la visión literaria de Lapidus es tan directa y fría, que resulta difícil identificarse con lo que ocurre en su adaptación fílmica. Los lazos que unen a los tres infames protagonistas son mostrados por el director a trompicones, y aunque la panorámica que les rodea es brillante, y su cámara nerviosa y vital, los nexos que les unen y que nos unen con ellos se aflojan según avanza el escalpelo de Espinosa. La película tiende barreras y su visión antiheroica del criminal bajo, medio y alto acaba por derribarnos. No obstante, Dinero fácil queda como el mejor ejemplar en celuloide de lo que se ha venido a llamar el thriller nórdico, mucho mejor representado en la literatura que en la gran pantalla.

En Cultura

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios