Menú

El Rey Silueta, Luis I

Los franceses han tenido 18 reyes con el nombre de Luis, el último de los cuales murió en 1824. En España sólo ha habido uno y de origen francés.

0

Los franceses han tenido 18 reyes con el nombre de Luis, el último de los cuales murió en 1824. En España sólo ha habido uno y de origen francés. Ese Luis I tiene otra marca. El suyo es el reinado más breve en la historia de España, de menos de ocho meses: del 15 de enero de 1724 al 31 de agosto. Por eso se le llama el Rey Silueta, aunque el apodo popular que recibió fue el del Bienamado.

Nació el 25 de agosto de 1707, y fue el primer infante varón que nacía en el alcázar de Madrid desde 1661, cuando lo hizo Carlos II, y el primero claramente sano desde Baltasar Carlos, en 1629.

Luis_Irey_de_EspaNa.jpg
Luis I de Borbón

En 1709, las Cortes de Castilla le juraron como príncipe de Asturias. Tuvo tres hermanos más, pero dos de ellos murieron en la infancia y sólo sobrevivió el cuarto, Fernando. En febrero de 1714 murió su madre. Felipe V, después de una fase de depresión, casó con Isabel de Farnesio en diciembre de ese mismo año. El primer hijo de ésta, el infante Carlos, luego rey de Nápoles y Sicilia y de España, nació en 1716. La educación de Luis la tuteló la princesa de los Ursinos. El ejercicio al aire libre con su padre, apasionado de la caza, benefició a su salud.

¿Y con quién casarle? El matrimonio del heredero de España y las Indias dependería del aliado internacional que escogiera Madrid: ¿Austria o Francia? La elegida en ese momento fue Francia. En septiembre de 1721, se anunció en París el compromiso de Luisa Isabel, quinta hija de Felipe de Orleans, regente de Francia y miembro de la casa de Borbón.

Los hábitos de Luisa Isabel

LuisaIsabeldeOrleans.jpg
Luisa Isabel de Orleans.

Felipe, Isabel y Luis recibieron en enero de 1722 a la princesa en Lerma. Y ahí se llevaron una sorpresa. La francesita, de doce años, tenía unos hábitos asquerosos, debido a que sus padres apenas se habían ocupado de ella. Por ejemplo, no contenía sus eructos en público. Además, tenía una erisipela y dos tumores detrás de una oreja. Poco más tarde, gustaba de pasear semidesnuda por los jardines de los palacios y tontear con los cortesanos.

La pobre adolescente padecía un trastorno límite de personalidad.

En enero de 1724, Felipe V abdicó en favor de Luis "para pensar únicamente en servir a Dios y llorar mis culpas pasadas, y hacerme menos indigno de comparecer en su presencia".

Como Luis tenía menos de 17 años, su padre formó una junta asesora con miembros fieles a éste. En torno al nuevo monarca trató de organizarse un partido español, que quería separar a Madrid de la dependencia de Francia.

El mariscal Tessé, embajador de París, escribió: "aquel sainete de rey y no rey no podría durar mucho más tiempo".

Y no duró.

El 19 de agosto, el rey enfermó de viruelas y murió el día 31.

El sucesor

Después de Luis, el sucesor debía de haber sido su hermano Fernando. Pero las maquinaciones de Isabel de Farnesio hicieron que Felipe V incumpliera las normas sucesorias que había establecido años antes. Después de una consulta al Consejo de Castilla y a una junta de teólogos, Felipe dejó La Granja y marchó a Madrid.

Luis no dejó nada tras de sí: ni hijos, ni política, ni monumentos. Su viuda, sin amistades en la corte de Madrid, volvió a Francia, donde falleció en 1742.

Quizás no se haya repetido el nombre de Luis para ningún otro infante español por el miedo a que esté gafado.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios