Menú

'Dallas’', entre el vodevil y el sindiós

Dallas, mejor escrita que Dinastía, está a punto de cumplir los 40 años.

Rosa Belmonte
0
Los protagonistas de Dallas | Archivo

Dallas fue la primera. La primera de las soap operas que se emitieron por la noche. De lujo, hechas con más dinero, con repartos respetables. Aunque para lujo tendría que llegar Dinastía, que fue la respuesta de Aaron Spelling a J.R. Ewing. La primera, de la CBS; la segunda, de ABC. La ambientada en Denver fue la respuesta elegante a la vulgar serie ambientada en Dallas. En un rancho. Dinastía se estrenó tres años después. Vistas hoy las dos, Dinastía es la de peor gusto. Por esa casa, ese helicóptero, esa opulencia, esos trajes hasta para desayunar, las joyas… David Jacob, el creador de Dallas, recordaba que en cualquier otro momento Dinastía habría sido considerada más vulgar pero a mitad de los 80 era vista como la de más clase. Dallas, mejor escrita, está a punto de cumplir los 40 años. Se estrenó en Estados Unidos el 2 de abril de 1978 y duró hasta el 91. A España llegaría en 1979. Primero la tuvo TVE (hasta el 82) y luego pasó a la Forta, a las autonómicas. Y dejó a su paso un montón de niñas llamadas Pamela.

Al principio, pretendía ser un vehículo para el estrellato de Victoria Principal porque el de Pamela era el personaje entre los Ewing (estaba casada con uno) y los Barnes (era uno de ellos). J.R. iba a ser un personaje más secundario pero la actuación de Larry Hagman convenció a los productores de que era el protagonista. Y algo parecido pasó con Sue Ellen (Linda Grey), la mujer de J.R. Ewing. En el piloto ni siquiera tiene nombre, como Joan Fontaine en Rebeca. Pero Gray llamó lo suficiente la atención como para que su personaje se convirtiera en principal. Y desde entonces, si pensamos en una borracha pensamos en Sue Ellen (mucho más que en la Lee Remick de Días de vino y rosas). Lo gracioso (o no) es que era Larry Hagman el que se bebía cada día cinco botellas de champán. Cinco. Es verdad que no falló un día, ni se le olvidó una línea de guión. El trasplante de hígado vino después. Hagman apareció en todos los episodios (357). Ken Kercherval es el otro actor que estuvo la serie completa, pero no salía en todos los capítulos. El papel de J.R. se lo habían ofrecido a Robert Foxworth. Lo rechazó porque pensó que había que suavizarlo. En 1981 estaba en la CBS (la misma cadena de Dallas) interpretando con pachorra a Chase Gioberti. También es curioso que Linda Evans fuera una de las candidatas para hacer de Pamela. ¿Y a la gente le interesa más Breaking Bad?

La primera temporada fue una especie de miniserie de cinco horas que acababa con Sue Ellen estrellándose embarazada con el coche. La segunda ya tenía 24 capítulos (y no demasiado éxito). Pero cuando dispararon a J.R. Ewing la serie se convirtió en un fenómeno del que hablaban reinas y futuros presidentes. Ronald Reagan lo hacía durante la campaña electoral y la reina madre de Inglaterra le preguntó a Larry Hagman si le podía decir quién disparó a J.R. (el episodio había sido emitido en marzo y la serie no volvía hasta noviembre). Cuando regresó, el 21 de noviembre de 1980, el capítulo fue visto por 83 millones de personas en EE UU. Tres años después, el episodio final de M.A.S.H batió esa marca.

En Dallas los actores salían y entraban con más facilidad que en ninguna otra serie. Algunos se morían de verdad (caso de Jim Davis, que interpretaba a Jock Ewing) y otros en la serie. Pero resucitaban. El caso más recordado y demencial es el de Bobby Ewing. Cuando a Patrick Duffy le pidieron que volviera en 1986, su mujer le dijo que la única manera de hacerlo era que en la ficción hubiera muerto en un sueño. Y eso escribieron. Fue un sueño de Pamela. La muerte y una temporada entera. A Linda Grey la echaron por pedir un aumento de sueldo y por querer dirigir como habían hecho Hagman y Duffy. Pero Larry Hagman amenazó con irse él si no volvía. No podía ser J.R. sin Sue Ellen. Victoria Principal dejó la serie en 1987 porque no le gustaba lo que le escribían y estaba harta de Pamela. También se dice que pidió un aumento después de ver el pastizal que cobraba Patrick Duffy al volver. A veces no era cuestión de pasta. Morgan Fairchild hizo de Jenna Wade, el amor de juventud de Bobby, en un episodio. Luego el papel lo interpretó Francine Tacker porque Morgan estaba en Flamingo Road. Cuando cancelaron esta, los productores pidieron a Morgan Fairchild que volviera, pero ella dijo que no volvía para tan poca cosa. Los muy cabrones hicieron el papel más importante y contrataron a Priscilla Presley, que estuvo cinco años. La madre de Morgan Fairchild no dejaba de recordarle el error que había cometido.

A Barbara Bel Geddes, la madre, la habíamos visto en Vértigo y en Cordero para la cena, episodio de ‘Alfred Hitchcock presenta’, ese en el que se fijó Almodóvar para ¿Qué he hecho yo para merecer esto? (Barbara usaba una pata de cordero que luego se comía asada y Carmen Maura una hueso de jamón). La actriz que interpretaba a la madre de J.R. era sólo nueve años mayor que Larry Hagman (igual que Jessie Royce Landis tenía sólo ocho años más que Cary Grant en Con la muerte en los talones). Barbara Bel Geddes también dejó la serie en 1984, otra vez porque no le pagaban lo que quería. La sustituyeron con Donna Reed para la siguiente temporada (Larry Hagman sugirió contratar a Mary Martin, su propia madre). Como Dallas era entre un sindiós y un vodevil, Bel Geddes decidió volver, con aumento, en 1985 y despidieron a Reed (que los demandó y, de todas maneras, murió en enero del 86, al poco de dejar la serie). Barbara Bel Geddes fue la única de Dallas en ganar un Emmy (mejor actuación femenina en drama). En 1980. Un año después, Jane Wyman lo ganó por Falcon Crest. Fueron las únicas en hacerlo con una soap opera de prime time. A Joan Collins no le cayó esa breva.

El poder, el sexo y el dinero, lo que todos queríamos ver en este tipo de series, era también lo que movía a los actores. Al menos el dinero. Cuando dispararon a J.R., Larry Hagman había pedido un aumento. El propio actor contó en TV Guide que el disparo era la excusa perfecta para que la CBS y los productores se libraran de él. Que circulaba el rumor de que la ambulancia que lo llevaba al hospital había ardido y al necesitar cirugía plástica lo iban a sustituir por otro actor. Pero no lo hicieron.

La autora del disparo fue Kristin, la hermana de Sue Ellen. Mary Crosby, la actriz que la interpretaba, decía que después de la revelación sus amigos bromeaban con ella. "Tenías que haber apuntado más abajo".

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation