Menú

'Agents of SHIELD' de Marvel: bienvenidos, frikis del mundo

2

Marvel’s Agents of SHIELD se estrena en Fox España el viernes 11 de octubre por la noche. Esta entrada no contiene spoilers.

No sé qué hubiera sido del cine como negocio sin Marvel. Las películas basadas en personajes de la editorial han mantenido el pabellón de la taquilla lo bastante alto como para que el antaño denominado Séptimo Arte no eche directamente el cierre (en España es otra cosa, el candado en las salas está puesto sin que a nadie, creadores o exhibidores, parezca importarles demasiado). Y no es que a la industria le haya resultado fácil encontrarle el punto al cine de superhéroes: ya saben ustedes que desde el fundacional Superman de Richard Donner y Christopher Reeve, la encarnación del mito más puro en todas sus acepciones y posibilidades, no ha habido nada parecido ni medianamente igual.

La llegada de la serie Marvel’s Agents of SHIELD se produce en el momento oportuno, con las películas de superhéroes en su merecido apogeo tras el colosal éxito de Los Vengadores (película que más que devolverte a la infancia, te recuerda la muy puñetera que ese mocoso nunca se ha marchado). Su responsable principal, Joss Whedon, ya ha sido elevado al Olimpo de los grandes plumillas y mejores hacedores de blockbusters de toda la galaxia. Pero de los majos, metalingüísticos pero ligeritos de peso. No como Nolan. En los títulos de crédito de Marvel Agents, de todas formas, se suceden también nombres como los de Stan Lee, Joe Quesada o Jeph Loeb, todos ellos pesos pesados del mundo del cómic americano y cuyos trabajos en papel merecerían un artículo cada uno (no siempre favorable).

Precisamente Whedon, viejo zorro televisivo curtido como showrunner de teleseries de culto como Buffy, la fugaz Firefly o Dollhouse; conocedor enciclopédico del fantástico y el terror (suyo fue, a su pesar, el libreto de ‘Alien: Resurrección‘); doctor de mil guiones cinematográficos sin acreditar su nombre, y finalmente aplicado guionista de la propia Marvel, es el responsable del piloto de Marvel’s Agents, serie que ante todo supone su celebrado regreso a la televisión y al fantástico catódico que él mismo definió a golpe de frases chisposas, muertes inesperadas y agitadas reinterpretaciones post-post-postmodernas de géneros clásicos. Una marca visible en su colorido, en su afán de evidenciar sus propios trucos y, sobre todo, en romper a base de one-liners la seriedad del momento.  Agents of SHIELD trata de recuperar el espíritu puro y simple de ese primer Superman con un tono de comedia ligera y aventuras de cartón piedra que se sobrepone a su notable despliegue de tecnología y efectos digitales.

Y es que con Whedon me ocurre como con Tarantino, Spielberg y, en menor medida, J.J. Abrams. Es como si el propio amiguete te cogiera de la solapa, te susurrara a la oreja que todo es un chiste (contado solo para mi) y que en definitiva me siente, disfrute y si acaso, luego me olvide de todo. Algo que, en efecto, no tienen por qué compartir el resto de espectadores que se pretenden adultos. El sentido del humor de Whedon, patente en cada minuto de los dos capítulos de la que nos ocupa, es tan digno de aplauso (de sus admiradores) como chocante (no difícil: chocante) para el inexperto que acaba de aterrizar. Y ya que hablamos de Abrams: Marvel’s Agents y el sello Whedon resultan el doble de frescos y bienvenidos una vez la marca registrada del autor de Perdidos se ha devaluado en mil series mediocres de sus antaño subordinados, llámense Brian K. Vaughan (La Cúpula), Bryan Burke (Revolution) o los guionistas estrella Orci/Kurtzman (Sleepy Hollow).

El problema de Marvel’s Agents of SHIELD, que sin ser gran cosa tampoco está nada mal, es que nada de esto podría perdurar demasiado y que ese sello más o menos personal obedezca al síndrome del piloto a-lo-grande que tantas veces hemos sufrido. ¿El casting? Caras demasiado limpias y aseadas, con la sonada excepción de Clark Gregg, cuyo look de funcionario del Club de la Comedia se adapta a las mil maravillas al personaje.

La serie empieza cuando los héroes ya se han destapado, cuando lo imposible ya ha sucedido, un poco como con los vampiros de True Blood. Tras la batalla de Nueva York, como se denomina en la serie el último acto de Los Vengadores (otro ejemplo de ese tuteo que se trae Whedon, de su infinita capacidad para crear complicidad… o jerga), nos encontramos a Maria Hill (Cobie Smulders, de How I met) y al propio agente Coulson (Clark Gregg), este último misteriosamente resucitado tras fenecer en la película, ambos formando un equipo de operaciones que sirva de apoyo a los invisibles héroes que conocemos de las películas. El objetivo tanto da, pero también lo sabemos: desmontar una misteriosa-red-terrorista-de-nombre-absurdo. El tono, se lo adelantamos: a veces es misteriosamente parecido a una serie tan entrañable como ‘Sea Quest‘ y otras aventuras de ciencia ficción catódica como ‘Stargate’ o ‘Babylon‘. Pero mucho más cachondo.

¿Quieren cameos a lo grande de Nick Furia, Iron Man, Thor y compañía? Oh sí, los tenemos. Pero un poco de paciencia, o en todo caso que los índices de audiencia bajen hasta que se haga necesario un golpe de efecto. De todas formas, una pista: no se pierdan el segundo capítulo.

Marvel’s Agents of SHIELD puede ser una serie friqui, pero no es una serie idiota. No hay más que ver la hilarante primera aparición en pantalla de Coulson, que demuestra ese humor propio de Whedon que decíamos antes. De hecho, lo mejor de ella es que se contempla sin necesitar sobreintepretarla, sin sacar conclusiones metafísicas de cada diálogo, estar pendientes de cada giro del destino o la construcción de cada personaje, ni el rizo definitivo de los (numerosos) precedentes que maneja. A lo mejor solo esto ya es demasiada tela que cortar para los fans de la tele por cable, incluso en una temporada tan floja como la de este año. O a lo mejor es que lo que necesitamos también son guiños a Regreso al Futuro, como ese que sucede al final del piloto de Marvel, o ver al agente Coulson dando brincos por la selva en traje de oficina y sin cambiarse de ropa, revelando su condición de personaje imposible, inalterable, y casi de dibujos animados.

Marvel Agents me gusta. En todo caso, estaremos atentos a ti, Whedon, y a lo que haces. O lo que no haces.

2
comentarios
1 Diego, día

El primer capítulo me pareció bastante flojo la verdad, habrá que ver el desarrollo de los capítulos sucesivos......

2 keyser, día

El primer episodio tiene una calidad bastante justita, que salvo que se comente que mejora, hay muchas series para poder ver y no perder el tiempo. Recomiendo encarecidamente Peaky Blinders. He visto los tres primeros y la serie es de lo mejor de este 2013

Herramientas