Menú

Cinco razones para ignorar 'Suburgatory'

1

Mujeres desesperadas nos enseñó lo que se esconde tras la plácida vida de cualquier barrio residencial de los EEUU, lo que ocurre detrás de las vallas blancas y jardines perfectos con coche a la entrada, y en definitiva lo retorcida que puede ser la venganza de una maniática ama de casa a lo Bree Van de Camp. Pero aquella serie quizá obvió la que quizá es la audiencia más numerosa y dispuesta al consumo de todas las actuales: la adolescente. Suburgatory, cuyo título español es el más convencional Fuera de lugar, es una serie en formato sit-com producida por ABC y cuya primera temporada ha sido emitida es España por Cosmopolitan, que también planea la emisión de la segunda tanda de capítulos. El título original, producto de  mezclar la palabra “suburbio” (“suburb”) y purgatorio, (“purgatory”), ya explica la no demasiado original pero prometedora propuesta de la serie de Emily Kapnek, considerada un más que aceptable éxito de audiencia desde su estreno en 2011.

La protagonista de Suburgatory es Tessa, una adolescente de Manhattan que vive con su padre soltero, George (Jeremy Sisto, A dos metros bajo tierra), que tras descubrir un anticonceptivo en la habitación de su hija decide hacer las maletas y mudarse con ella a un tranquilo barrio residencial, alejado del mundanal ruido dela Gran Manzana.

Como era de esperar, el conflicto de la serie viene por la extraña recepción que se encuentran por parte de sus nuevos vecinos, un hatajo de cotillas, petulantes y materialistas nuevos ricos adictos a los retoques estéticos, el Red Bull y el café de Starbucks… que sin embargo muestran un notable interés por los nuevos inquilinos, sobre todo las madres casadas por el bueno de George. Esto es lo que nos espera en Suburgatory en cinco párrafos.

1. La premisa de Suburgatory es poco novedosa, pero tampoco carece de interés. La serie de Kapnek acusa, eso sí, una blandura algodonosa que anula parte del alcance y la mala leche de la propuesta. La serie es, efectivamente, una sitcom de ritmo veloz, pero su agilidad parece ir en detrimento de los problemas que pone sobre la mesa. Como en otras comedias de situación de éxito, Modern Family (también de ABC), los buenos sentimientos se imponen a los malos rollos, pero a diferencia de aquella, aquí la desigual empatía que provocan los personajes deja un poso de insatisfacción. Y a diferencia de otras locuras como Scrubs, el humor surrealista nunca llega a tomar el control de la situación. La serie se queda en una amable tierra de nadie adornada por una pobre banda sonora.

2. Suburgatory no es, en absoluto, una serie vacía. Bajo su superficie se oculta no sólo el conflicto derivado de la vida en una familia desestructurada o los límites de lo urbano y lo que no lo es (tampoco vale decir rural), sino también entre lo políticamente correcto e incorrecto, entre la autenticidad y la hipocresía, y los conflictos de identidad generados a raíz de las diferentes clases sociales que recorren un país, EEUU, que es extenso y variado como un planeta. Pero al final la sangre nunca llega al río, los vecinos arriman el hombro y todo parece anecdótico y excesivamente amable.

3. Suburgatory aparece recorrida por un arco argumental (la vida en familia de Tessa y George) que, sin embargo, palidece según van sucediéndose sus episodios autoconclusivos. Ningún problema en esto último, una tradición en las telecomedias, pero en ocasiones, Kapnek y sus guionistas se ven forzados a ventilarse tramas y secundarios que dan más de sí en los escuetos veinte minutos que dura cada capítulo. En bastantes ocasiones esto anula el alcance de personajes y conflictos y los reduce a un puñado de situaciones. Con lo que hemos visto a estas alturas, en este caso nos sabe a poco.

4. El gran descubrimiento de Suburgatory se llama Jane Levy, actriz de sólo 23 años que apenas un año después va a dar el salto a la gran pantalla como protagonista del remake de terror ‘Evil Dead’. Levy, por su parte, tiene un talento cómico comparable al de otras divas juveniles como Emma Stone, con la que comparte un notable parecido físico. Quizá por necesidades del target de audiencia (la serie se emite en Cosmopolitan, al fin y al cabo) prima siempre el punto de vista de Tessa, que parece imponerse al de su padre, personaje al que parece faltarle carácter. No obstante, de aquí se deriva lo mejor de Suburgatory, ese intercambio entre padre e hija en absoluta igualdad de condiciones intelectuales (Tessa llama a su padre George, no papá) y que dibuja una relación entre ambos de lo más curiosa, sin autoritarismos. Además, el padre, acosado por lo que parece la mitad del elenco de Mujeres desesperadas, parece igual de confundido que la hija adolescente por el cambio de entorno.

5. Aquí viene nuestro personal giro final de los acontecimientos. Y es que quizá nuestra aproximación a Suburgatory no sea del todo adecuada y corramos el riesgo de no estar enterándonos de nada. Contextualicemos: aunque en España esté siendo emitida por Cosmopolitan, canal dedicado a la programación femenina, la serie es originariamente un producto de ABC, canal por cable propiedad nada menos que de Walt Disney, corporación que tras adquirir Marvel y Lucasfilm LTD, esta última hace pocos días, parece decidida a dar la razón a todos aquellos que la acusan de querer dominar el mundo. De modo que nos encontramos ante un producto de vocación eminentemente familiar, cuya aproximación relativamente madura a temas y personajes (y que implica reconocer, sin ir más lejos, el deseo sexual en los adolescentes, como en uno de los capítulos) probablemente se ve delimitada por los márgenes que le permite el código de la famosa casa del ratón.

Suburgatory es, en este sentido, un plácido entretenimiento familiar con decentes diálogos y las dosis adecuadas de parodia y cinismo, y un punzante paso adelante respecto a otras telecomedias del género como El Show de Bill Cosby  o Un chapuzas en casa. En definitiva, un producto apto para todos en la injusta época post-Soprano, esa en la que sino eres una serie adulta (como la sobrevalorada Girls o la atronadora Breaking Bad) no eres nada. Aunque le falte la locura que esperábamos,

1
comentarios
1 AMO A TESSA!!!!, día

Y PARA CUANDO LOS CAPITULOSSSSSSSSSS :) :):):):)?

Herramientas