Menú

El Madrid mete la directa hacia octavos con otro paseo

Los goles de Benzema, Khedira, Özil y Ramos han dado al equipo blanco un cómodo triunfo que le sitúa con pie y medio en la siguiente fase.

0
Los goles de Benzema, Khedira, Özil y Ramos han dado al equipo blanco un cómodo triunfo que le sitúa con pie y medio en la siguiente fase.

No ha habido color. El Real Madrid ha sido una auténtica apisonadora ante el Olympique de Lyon, que dista muchísimo de ser aquel equipo que, con el hoy madridista Karim Benzema y Juninho Pernambucano en sus filas, asombraba a Europa la pasada década, y ha conseguido un cómodo triunfo en el Santiago Bernabéu (4-0) que le pone con pie y medio en octavos de final de la Liga de Campeones. Después de las tres primeras jornadas, los blancos tienen un pleno de nueve puntos.

A diferencia de lo ocurrido hace tres semanas en este mismo escenario ante el Ajax de Ámsterdam, cuando cimentaron su triunfo a base de fulgurantes contragolpes, los de José Mourinho han sacado a relucir esta vez un fútbol de toque y control, dominando completamente la situación ante un rival que casi nunca inquietó a Iker Casillas. Y es que da igual que sea a la contra, en jugadas elaboradas o a balón parado: si el Madrid tiene el día puede matar al rival de cualquier manera.

Sorprendió de inicio Mourinho al dar la titularidad a Benzema, que acaba de salir de una lesión muscular, en detrimento del enrachado Gonzalo Higuaín, que venía de conseguir tres tripletes casi consecutivos ante el Espanyol, la selección chilena y el Betis. También Ángel Di María fue de la partida, relegando al banquillo a un Kaká en estado de gracia y que, al fin, parece haber resucitado. Otra novedad, obligada, fue la presencia de Sami Khedira, acompañando en la sala de máquinas a Xabi Alonso, ante la baja de Lass Diarra por lesión. Atrás, el portugués confió en la misma defensa que brilló el pasado sábado ante el Betis, con Álvaro Arbeloa y Marcelo en los laterales y Sergio Ramos junto a Pepe en el centro de la defensa.

Enfrente estaba el Olympique de Lyon, tercero en la Liga francesa y que se presentaba en el coliseo madridista con las bajas de Grenier, Pied y, sobre todo, el argentino Lisandro López. Tuvo que hacer encaje de bolillos el técnico Rémi Garde, admirador del trabajo de Mou.

El partido comenzó bien para el Madrid, con Cristiano Ronaldo creando muy pronto la primera ocasión de peligro en un disparo lejano ante el que se tuvo que lucir Hugo Lloris (m.6). No tardó en responder el conjunto francés, con un remate de cabeza del brasileño Michel Bastos que salió desviado. Parecía que el Lyon llegaba dispuesto a presentar batalla, a no ser el perfecto convidado de piedra, pero todo fue un espejismo.

El 1-0 llegó superado el primer cuarto de hora. Un córner botado por Mesut Özil lo peinó de cabeza Cristiano en el primer palo y el balón llegó al segundo, por donde apareció Benzema para fusilar a Lloris (m.19). El galo respondía así a la confianza de su técnico en pleno debate, fundamentalmente periodístico, sobre quién debe ser el nueve del Real Madrid.

Apareció entonces Marcelo, uno de los mejores de la noche, para empezar a hacer de las suyas, como una doble combinación con Ronaldo, con paredes, tacones y caños incluidos. Mientras, Xabi Alonso se inventaba una serie de pases lejanos que dejaban completamente descolocados a los jugadores visitantes. Todo un espectáculo, en definitiva, que hizo vibrar a los 80.000 espectadores que llenaron el Bernabéu, como no podía ser menos ante un encuentro de semejante calibre.

Lo intentó tímidamente el Lyon, con un remate cruzado de Jimmy Briand que salió desviado (m.25) y después Bafetimbi Gomis batió a Iker Casillas, aunque el árbitro turco Cuneyr Cakir invalidó el gol por fuera de juego. Poco le importaba al Madrid, que siempre tuvo el partido bajo control pese a que dio la sensación de que había levantado el pie del acelerador y concedió ciertas facilidades al oponente.

Antes de llegar al descanso, los blancos metieron otra marcha más y, después de que el colegiado otomano dejara sin validez un tanto de Benzema, Lovren pudo haber marcado en propia meta, al intentar despejar de cabeza un centro de Di María, pero Lloris se lució para evitar el segundo. Con una exigua renta a favor del Madrid se llegó al descanso, aunque estaba claro que el 2-0 iba a acabar llegando. Más temprano que tarde.

El Madrid pasa el rodillo

Así, nada más comenzar la segunda mitad (m.47), Benzema aprovechó un error garrafal de Bakari Koné, estuvo generoso y le acabó regalando a  Sami Khedira su primer gol como madridista en partido oficial. Lo intentó poco después el 9 –así lo pone en el dorsal de su camiseta– del Madrid con un disparo cruzado, pero el balón no encontró la portería de Lloris. Los blancos querían más y acabó llegando el tercero (m.55) después de un disparo de Özil y gracias a la inestimable colaboración del meta francés, que falló estrepitosamente al intentar atrapar la pelota. Tuvo poco después el cuarto el propio jugador internacional alemán, aunque esta vez sí estuvo acertado Hugo Lloris.

Khedira, subido en una nube, tuvo que abandonar poco después el campo con una aparatosa brecha en la cabeza tras chocar con su compañero Pepe en el salto. En su lugar entró Fabio Coentrao, un polivalente lateral izquierdo reconvertido a mediocentro, para jugar por delante de un Marcelo que seguía campando a sus anchas. También ingresó en el terreno de juego Kaká en sustitución de Özil.

Nada más salir al campo, el brasileño protagonizó una gran jugada y a punto estuvo de firmar el cuarto tanto de la noche con un remate cruzado que salió desviado por poco (m.68). Y, sólo un minuto después, el exjugador del Milan, ganador del Balón de Oro en 2007, vio cómo el árbitro le anulaba un gol por fuera de juego tras disparo de Cristiano desde la frontal del área grande. El Madrid era un auténtico vendaval ante un Lyon cariacontecido y sin capacidad de respuesta alguna.

Fue el turno también de Gonzalo Higuaín, que entró al campo en sustitución de Benzema, con lo que muchos se quedaron con las ganas de ver juntos en el campo. El Pipita tuvo en sus botas el gol, pero esta vez se quedó sin marcar. Quien sí vio puerta fue Sergio Ramos, en la recta final. El defensa sevillano, que de nuevo ha vuelto a brillar como central, aprovechó un balón suelto en el área para acomodárselo y fusilar a Lloris, colocando el definitivo 4-0 en el marcador (m.80).

Fue el merecido premio para un Real Madrid que acaricia el pase a octavos de final. A falta de tres jornadas para el cierre de la fase de grupos, los blancos tienen un pleno de nueve puntos, cinco más que el Ajax de Ámsterdam, que esta jornada ha ganado (0-2) al Dinamo de Zagreb, y el Lyon, mientras que los croatas figuran últimos del grupo D sin punto alguno.


Ficha técnica

Real Madrid, 4: Casillas; Arbeloa, Sergio Ramos, Pepe, Marcelo; Xabi Alonso, Khedira (Coentrao, m.61); Di María, Özil (Kaká, m.65), Cristiano Ronaldo; y Benzema (Higuaín, m.71)
Olympique de Lyon, 0: Lloris; Réveillère, B. Koné, Lovren, Cissokho; Fofana, Kallstrom; Briand, Gourcuff (Ederson, m.66), Bastos; y Gomis (Dabo, m.80).

Goles: 1-0, m.19: Benzema; 2-0, m.47: Khedira; 3-0, m.55: Özil; 4-0, m.80: Sergio Ramos
Árbitro: Cuneyt Cakir (Turquía). Mostró tarjeta amarilla a
Xabi Alonso (m.40) y Cristiano Ronaldo (m.84), del Real Madrid; y a Bakari Koné (m.68) y Briand (m.75), del Lyon
Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada del grupo D de la Liga de Campeones disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante la presencia de unos 78.000 espectadores

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios