Menú

Un estudiante de ingeniería abandera la revolución de la 'tercera edad' en la Liga

A sus 36 años, Sergio Ballesteros se ha convertido en el icono del Levante, sorprendente líder de Primera División.

0
A sus 36 años, Sergio Ballesteros se ha convertido en el icono del Levante, sorprendente líder de Primera División.

Asentado en la veteranía de Sergio Ballesteros (36 años), Juanfran García (35), Javi Venta (35), Francisco Javier Farinós (33) o Nano (31); impulsado por la combatividad de Vicente Iborra –el jovencito del equipo con 23 años–; los destellos de calidad de José Javier Barkero (32), Juanlu (31) y el costamarfileño Arouna Koné (27), y comandados por el estratega Juan Ignacio Martínez, el Levante se ha ganado el derecho a soñar con este liderato de Primera División en solitario después de ocho jornadas disputadas.

El equipo granota no sólo gana –tiene un balance de seis victorias, dos empates y ninguna derrota, con catorce goles a favor y tres en contra–, sino que además juega bien y su estilo gusta a la afición. Por primera vez manda en la clasificación de la categoría de oro del fútbol tras 102 años de historia a sus espaldas. Un hecho insólito para el segundo club con menos presupuesto de Primera con 23 millones de euros, sólo por delante en este apartado del Rayo Vallecano (9 millones).

Una de las claves del éxito del Levante radica en su retaguardia, que es la más veterana y más segura de la Liga. El portero uruguayo Gustavo Munúa (33) es el menos goleado al haber encajado sólo tres tantos –en el estreno liguero en Getafe, donde empató a uno; en la victoria frente al Rayo a domicilio (1-2) y ante el Espanyol en casa (3-1)– y gracias, en un buen medida, a una defensa que suma 137 años y es la más veterana del campeonato.

El pasado 16 de octubre, en el partido de Liga contra el Málaga (3-0), el once inicial que dispuso Juan Ignacio Martínez se convirtió en el más veterano de la historia del campeonato con un media de edad que casi alcanzaba los 32 años. Pero la línea defensiva aún tiene una media de edad superior, pues entre Ballesteros, Javi Venta, Juanfran y Nano suman 137 años, lo que arroja una media de algo más de 34.

La experiencia es un factor fundamental en un equipo cuya solvencia en el estadio Ciudad de Valencia es llamativa, pues en los últimos 14 encuentros de Liga que ha disputado en su feudo sólo ha perdido en uno. Fue el 22 de mayo ante el Zaragoza (1-2), en la trigésima octava y última jornada del curso 2010/11, y cuando los granotas ya se habían asegurado la permanencia con muchas semanas de antelación.

Además de su buen rendimiento deportivo, la zaga levantinista pasa por ser una de las menos amonestadas, pues entre los cuatro jugadores que suelen formar juntos (Ballesteros, Javi Venta, Juanfran y Nano) sólo han visto seis amarillas. La confianza que ha depositado en ellos JIM –como también es conocido el técnico por sus siglas– es absoluta. De hecho, Ballesteros y Nano han jugado los ocho partidos completos como titulares, mientras que Venta y Juanfran sólo se han perdido uno, por sendas sobrecargas.

Gracias a sus defensas y a sus paradas bajo palos, Munúa ha llegado a convertirse en el Zamora. Justo hace un año, el uruguayo había perdido la titularidad y la confianza en sí mismo. Además, falta por ver también a Keylor Navas (24), el portero costarricense que probablemente tendrá su protagonismo en la Copa del Rey.

Ballesteros, el abuelo del equipo

Si hay alguien que lidera este proyecto ilusionante del Levante, ése es el capitán Sergio Ballesteros. Apodado el Kaiser de Burjasot, la localidad valenciana donde nació el 4 de septiembre de 1975, o El Ingeniero, por sus estudios de Ingeniería Técnica de Telecomunicaciones en la Universidad de Valencia, Ballesteros se ha convertido en el icono del equipo granota.

Y es que la parroquia levantinista está identificada a muerte con su capitán, que ha marcado un gol esta temporada: el logrado el pasado 21 de septiembre en la victoria de su equipo en Vallecas. Así lo demuestran los datos de ventas de camisetas en la tienda oficial del club. Un 30 por ciento de las elásticas del Levante salen de la tienda con el 18 y el nombre de Ballesteros serigrafiado en la espalda.

Sergio Ballesteros tiene fama de ser un jugador muy duro, pero lo cierto es que sólo ha cometido dos faltas esta campaña: ambas ante el Espanyol y en acciones ofensivas de su equipo, según una estadística que recoge la página web oficial del equipo granota. El central recibió críticas muy duras por la jugada en la que fue expulsado Sami Khedira, en la victoria ante el Real Madrid en el Ciudad de Valencia (1-0), ya que tras una disputa entre ambos, el defensa local cayó al suelo por un manotazo del internacional alemán.

"El hecho de haber cometido tan pocas faltas es una muestra del poder que tiene en estos momentos, pues se anticipa por su fortaleza física", señala el segundo entrenador levantinista, Javier Pereira, para defender el estilo de juego del central de Burjasot, que inició su carrera profesional en las filas del Levante en 1994, cuando estaba a punto de cumplir los 19 años.

Entonces, Ballesteros permaneció una temporada con el equipo granota en Segunda B y después fichó por el Tenerife, con el que debutó el 3 de enero de 1996 tras llamar la atención del técnico alemán Jupp Heynckes. Con el club insular llegó a disputar la Copa de la UEFA, aunque al final de la temporada 1998/99 descendió a Segunda División.

El Kaiser de Burjasot ha sido internacional con la selección española sub-21 en 17 ocasiones, aunque nunca con la absoluta, llegándose a proclamar campeón de la Eurocopa sub'21 en 1998, tras la victoria ante Grecia (1-0) en la final. Jugó a las órdenes de Javier Clemente e Iñaki Sáez, y junto a compañeros como Guti, Fernando Morientes, Míchel Salgado, Iván de la Peña, Víctor Sánchez del Amo o Salva Ballesta, entre otros.

Ballesteros regresó a Primera en 2000 al fichar por el Rayo Vallecano. Allí vivió una de sus mejores temporadas con dos goles en los 36 partidos de Liga que disputó. Un año después se incorporó a las filas del Villarreal, cuyos colores defendió durante tres años como titular indiscutible. En ese tiempo conquistó una Copa Intertoto y alcanzó las semifinales de la UEFA.

Pero la llegada del central argentino Gonzalo Rodríguez al submarino amarillo, de la mano de Manuel Pellegrini, apartó de la titularidad a Ballesteros, que en julio de 2004 fichó por el Mallorca. Allí pasó cuatro temporadas hasta que en el verano de 2008 fue apartado del equipo al no contar para el entonces técnico, Gregorio Manzano, lo que derivó en su vuelta al Levante en la temporada 2008/09, tras el descenso del cuadro granota a la Segunda División.

Segunda etapa en el Levante

Ahora Ballesteros vive su segunda etapa en el club valenciano, en el que se ha convertido en una referencia dentro del campo al haber disputado más del 90 por ciento de los partidos y de los minutos que ha jugado el equipo desde que regresó a la entidad.

Aclamado permanentemente por los aficionados, buque insignia del equipo y hasta reclamado por su público hasta para acudir a la selección española, el defensor valenciano es la principal referencia del Levante. Ballesteros ha jugado 119 de los 130 partidos de Liga que ha disputado el conjunto valenciano desde que él regresó al club el 29 de agosto de 2008, cinco días antes de cumplir 34 años. Ha sido titular en todos ellos, sólo ha sido sustituido en cinco ocasiones y ha acumulado 10.648 minutos en el campo; es decir, el 91 por ciento de los 11.700 posibles desde que llegó al Ciudad de Valencia.

Al día siguiente de su fichaje, el Levante abrió el campeonato con una victoria ante el Zaragoza (2-1) en la que no dio tiempo a que participara el defensa de Burjasot.

Pese al triunfo y a la buena imagen ofrecida por el equipo, una semana después el entrenador levantinista, Luis García Plaza, ya le hizo un hueco en la alineación a costa de Yago y disputó los 90 minutos en el triunfo ante el Murcia (1-2). Tras ampliar de nuevo su contrato con el Levante este verano, Ballesteros ha continuado con la gran referencia de la defensa del conjunto valenciano, sin que le haya afectado la marcha de Luis García y la llegada al banquillo de Martínez. De hecho, no sólo ha participado en los ocho encuentros que ha disputado el equipo hasta el momento, sino que ha sido titular en todos ellos sin ser sustituido.

Sin duda todo un ejemplo de compromiso, sacrificio y compañerismo. El Kaiser de Burjasot no es sólo el abuelo del Levante, sino también su referente. Todo un ejemplo a seguir.


Estadísticas de Sergio Ballesteros

Temporada             Jugados      Titular    Sustituido

2008-2009 (Segunda)   37 de 42       37           3
2009-2010 (Segunda)   39 de 42       39           1
2010-2011 (Primera)   35 de 38       35           1
2011-2012 (Primera)    8 de  8        8           0

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios