Menú

El Madrid logra un triunfo en el Camp Nou que vale una Liga

Salvo que ocurra algo muy raro de aquí al 13 de mayo, el Real Madrid volverá a ganar el título cuatro años después.

0
Salvo que ocurra algo muy raro de aquí al 13 de mayo, el Real Madrid volverá a ganar el título cuatro años después.
Khedira celebra su gol en el Camp Nou. | EFE

Casi cuatro años y medio han tenido que pasar para que el Real Madrid vuelva a ganar en el Camp Nou. No lo hacía desde el 23 de diciembre de 2007, con un solitario gol de Julio Baptista. Y ahora asalta de nuevo la casa del eterno rival (1-2) para meterse tres cuartos del título de Liga en el bolsillo. Khedira y Cristiano Ronaldo han marcado los goles del equipo blanco, que ha ganado su segundo clásico al Barcelona con José Mourinho en el banquillo después de once enfrentamientos, mientras que Alexis Sánchez anotaba el único tanto de los culés, que quedan a siete puntos de su rival en el campeonato.

Como en el partido del pasado 25 de enero en este mismo escenario, de vuelta de cuartos de final de la Copa del Rey (2-2), Mourinho apostó por un planteamiento atrevido, con el contragolpe y una férrea defensa como principales armas. Puso en liza el mismo once inicial que el pasado martes cayó en Múnich, sin tridente ni trivote, y con Coentrao, centro de muchas críticas tras lo ocurrido ante el Bayern, en el lateral izquierdo. La fórmula le acabaría funcionando al portugués.

En el Barça, las principales sorpresas de Guardiola fueron la titularidad de Christian Tello, como extremo izquierdo, y de Thiago Alcántara, actuando en el centro del campo junto a Busquets y Xavi. Además, el equipo azulgrana jugó con una defensa de tres hombres –Puyol, Mascherano y Adriano– porque Dani Alves, el teórico lateral derecho, actuó como extremo.

Salió muy enchufado el Madrid, dispuesto a comerse al Barça desde el pitido inicial. Cristiano Ronaldo, acusado de desaparecer en partidos de este calibre, fue una pesadilla para Puyol y Mascherano por la izquierda, buscándoles las cosquillas en todo momento. Mou ya empieza a tomarle la medida a Guardiola y, consciente de que en los clásicos es el Barça el que tiene la pelota y domina el juego, utiliza sus propios recursos.

El primer aviso llegó a los cuatro minutos, cuando Cristiano lo intentó con un potente remate de cabeza. Pero Valdés metió una mano soberbia para desviar a córner. Muy poco tardó en responder el Barça. Fue en la siguiente jugada, cuando Dani Alves se presentó con velocidad en el campo rival. Casillas salió rapidísimo de su área para abortar la oportunidad. Después probaron fortuna Benzema, con un remate cruzado, y Tello, con un tiro desviado. El partido se jugaba a tumba abierta, con los dos contendientes dispuestos a asestar la primera cuchillada.

Y ésta llegó pronto, a los 16 minutos. Pepe remató de cabeza tras el saque de esquina a cargo de Özil. Rechazó en primera instancia Valdés por bajo, aunque luego falló Puyol, que no acabó de despejar la pelota, y Khedira, atento en el área pequeña, le acabó por rebañar la pelota al capitán culé para introducirla en la portería. El aguerrido mediocentro alemán fue el inesperado protagonista del primer tanto de la noche, que el Madrid celebró por todo lo alto ante las frías miradas de casi 100.000 espectadores.

El Barcelona siguió fiel al libreto de Guardiola, teniendo la pelota y buscando espacios para hacer daño al rival. Pero le costó encontrarlos, entre otras cosas porque Messi estuvo siempre bien tapado por la seria zaga visitante. Mourinho pareció tomar nota de lo que ocurrió el pasado miércoles en Stamford Bridge, donde el Chelsea supo maniatar al habilidísimo futbolista argentino.

La única vez que encontró esos huecos, Leo puso en serios aprietos al equipo madrileño. Como hizo en la ocasión más clara del Barça en la primera parte. A los 27 minutos, el rosarino filtró un gran pase para Xavi, que se quedó solo en el área ante Casillas, pero acabó fallando en el mano a mano. La primera mitad finalizó con una buena galopada por la derecha de Özil, hasta entonces inédito, aunque el pase final del alemán no pudo recibirlo Benzema en el área. El Madrid sacaba pecho, viéndose al descanso por delante en el marcador del Camp Nou.

Bofetada de Cristiano

No movieron el banquillo ni Mourinho ni Guardiola en una segunda parte que comenzó con una oportunidad clarísima para el Barça. Thiago Alcántara abrió a la izquierda para Tello, que pudo haber logrado el empate. Pero el de Sabadell acabó rematando muy desviado en el mano a mano ante Casillas. El partido entró entonces en una fase brusca. Xabi Alonso, que acababa de ver una amarilla, se vio obligado a ir al límite, mientras que Iniesta cometió una dura entrada por detrás a Di María. El argentino siguió por los mismos derroteros que en Múnich y acabó cuajando una actuación muy floja. Aún más clara fue la agresión de Dani Alves a Cristiano que debió costarle la expulsión.

Viendo que el Madrid lograba frenar a Messi e Iniesta, los dos barcelonistas más desequilibrantes, Xavi lo intentó por su cuenta con un disparo a media altura que salió desviado por muy poco. Fue la última acción del centrocampista de Tarrasa, que acabó abandonando el campo con cara de muy pocos amigos al ver cómo Guardiola lo sustituía por Alexis Sánchez, quien finalmente tuvo que resignarse a la suplencia al acabar el encuentro de Londres con molestias.

Lo del chileno fue llegar y besar el santo. Cuando sólo llevaba dos minutos el campo, llegó atento a un rechace, tras otro mano a mano fallado por Tello, para acabar metiendo el balón en la portería en un acto de fe. Está en un buen momento de forma el exjugador del Udinese, que se ha erigido en el mejor fichaje del Barça esta temporada.

Se las prometía felices el conjunto azulgrana, cada vez más convencido de sus posibilidades de remontada, pero llegó la bofetada de Cristiano Ronaldo. Sólo dos minutos después del tanto de Alexis, el portugués aprovechó un gran pase en profundidad de Özil, hasta entonces muy gris, para plantarse solo ante Valdés y superarle en el mano. No falló el de Madeira, silenciando la grada del Camp Nou y, de paso, las numerosas voces que lo acusan de borrarse en los partidos decisivos.

Mourinho movió el banquillo, dando entrada a Granero por el desaparecido Di María con la intención de reforzar el centro del campo, mientras que Guardiola metió a Pedro en lugar de Adriano. Más tarde acabaría entrando Cesc Fábregas, a quien el técnico de Sampedor tal vez haya podido castigar por su flojo partido en Londres, en lugar del errático Tello. Lejos de encerrarse en su área, el Madrid, ya con Callejón sobre el césped, siguió buscando el área de Valdés y pudo haber logrado algún gol más para haber finiquitado la contienda. Tuvo la oportunidad Cristiano en el descuento, tras un pase desde la derecha de Higuaín, pero acabó mandando la pelota a las nubes ante la oposición de Valdés.

No importó. Para entonces, los blancos ya habían sellado un triunfo en el Camp Nou que vale casi una Liga.


Ficha técnica

FC Barcelona, 1: Valdés; Dani Alves, Puyol, Mascherano, Adriano (Pedro, m.73); Busquets, Xavi (Alexis, m.68), Thiago; Iniesta, Tello (Cesc, m.80) y Messi
Real Madrid, 2: Casillas; Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao; Khedira, Xabi Alonso; Di María (Granero, m.73), Özil (Callejón, m.88), Cristiano Ronaldo; y Benzema (Higuaín, m.92).

Goles: 0-1, m.16: Khedira; 1-1, m.70: Alexis; 1-2, m.72: Cristiano Ronaldo
Árbitro: Undiano Mallenco (Comité bavarro). Mostró tarjeta amarilla a Busquets (m.15), Dani Alves (m.75) y Mascherano (m.85), del Barcelona; y a Pepe (m.42), Xabi Alonso (m.47), Özil (m.76) y Granero (m.77), del Real Madrid
Incidencias: Partido
correspondiente a la trigésima quinta jornada de la Liga BBVA disputado en el Camp Nou ante 99.252 espectadores. El palco estuvo repleto de personalidades

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 24 comentarios guardados

    Servicios