Menú

Fórmula 1

¿Será 2014 el año de Fernando Alonso y Ferrari?

La nueva normativa obliga a todos los equipos a empezar de cero en el diseño de los coches.

0

Fernando Alonso quiere hacer borrón y cuenta nueva en 2014. Olvidar la frustración de las últimas temporadas, ante la superioridad del Red Bull de Sebastian Vettel, y afrontar con ilusión una campaña en la que espera que el panorama de la Fórmula 1 cambie completamente para él. El asturiano se agarra al cambio de reglamento, que abre un nuevo abanico de posibilidades para trabajar con los coches.

La aerodinámica se ha convertido en las últimas temporadas en el factor más determinante en el rendimiento de los monoplazas. Red Bull de la mano del ingeniero más cotizado de la Fórmula 1, Adrian Newey, ha dado en los últimos años con la tecla correcta para conseguir el monoplaza más rápido y, además, también fiable. Los cuatro títulos mundiales de Vettel son el resultado de un coche que siempre se ha mostrado superior al resto.

Ferrari no gana un mundial de pilotos desde 2007. Aquel año se hizo con el triunfo Kimi Raikkonen, que regresa en 2014 al equipo italiano, pero no lo hizo con el mejor monoplaza. El finlandés se aprovechó de las disputas internas y la tensión en McLaren entre Alonso y Hamilton para hacerse con el título. Sin embargo, solo fue un claro de luz dentro del túnel en el que se encontraba Ferrari.

La escudería italiana acusó notablemente la prohibición de los test de pruebas durante la temporada, que habían sido uno de sus grandes puntos fuertes. En Ferrari estaban acostumbrados al trabajo de campo sobre el monoplaza, a trabajar a partir de la experiencia de rodaje y las pruebas de sus pilotos. Con el paso cambiado por completo, el equipo del Cavallino Rampante demostró sus problemas para moldear un vehículo partiendo de la aerodinámica. Su punto fuerte, los motores, pasaron a ser un complemento secundario en los coches de Fórmula 1 y el trabajo en el túnel del viento nunca dio los resultados esperados. La escudería perdió el paso a la hora de innovar, de ser un equipo puntero en las innovaciones, y Alonso nunca dispuso del monoplaza más competitivo de la parrilla.

El motor vuelve a ser protagonista

Sin embargo, el nuevo reglamento de 2014 ha despertado las esperanzas de revertir la situación. Ferrari necesitaba un cambio para volver a llevar la iniciativa y el nuevo reglamento de la Fórmula 1 le da la oportunidad de empezar de cero. En primer lugar, el motor volverá a ser el gran protagonista en 2014. Se incluirá el propulsor turbo y de su desarrollo y rendimiento dependerá la temporada de los equipos, algo que podría beneficiar a una escudería cuyo mayor potencial tradicionalmente ha sido el desarrollo del motor.

Los propulsores V8 de 2,4 litros serán sustituidos por los V6 de 1,6 litros. Esto significa que los motores serán más pesados y llegarán hasta los 145 kilos por los 95 de la actualidad. Además, la fiabilidad volverá a ser uno de los detalles que más trabajo generarán. Los nuevos motores tienen que ser acoplados con el sistema del KERS y DRS, lo que supondrá rediseñar por completo todo el coche. En Ferrari, apuestan por James Allison, el ingeniero que vivió los cinco títulos de Schumacher, para afrontar el desafío.

El reglamento también limita el desarrollo de la parte delantera del coche. Con motores más grandes y más pesados, los diseños volverán a parecerse a los de los monoplazas de la época en la que Alonso fue doble campeón de mundo. La altura máxima del morro se reduce en 18,5 centímetros y se permite que los alerones delanteros puedan ser 15 centímetros más anchos. En este contexto, el trabajo del piloto vuelve a ser determinante en el manejo del coche y la aerodinámica pasa a un segundo plano.

Se permiten los entrenamientos

Otro de los cambios que pueden ser determinantes para Ferrari es que en la nueva temporada se permitirá realizar entrenamientos. Cada equipo podrá ensayar durante dos días hasta en cuatro ocasiones a lo largo del año. De esta manera, se podrá probar nuevas piezas y trabajar a fondo en el desarrollo del coche sobre la pista.

Las pruebas también servirán para trabajar en evitar posibles rupturas de motor, que estarán más penalizados por el reglamento. En 2014, los pilotos solo podrán usar cinco motores a lo largo de toda la campaña (este año se permitían ocho) y, en caso de que tengan que utilizar uno adicional, serán sancionados con la salida desde el pit lane en la carrera. En definitiva, la nueva temporada de la Fórmula 1 pone sobre la mesa lo que Ferrari y Fernando Alonso reclamaban, un cambio sustancial para poder contestar al dominio de Red Bull. Las cartas se vuelven a repartir.

0
comentarios