Menú

Los 'Bukaneros' se salen con la suya: Zozulya deja el Rayo y vuelve al Betis

Zozulya vuelve al Betis por la tensión generada por su fichaje, aunque no podrá jugar en lo que resta de temporada. 

0
Los 'Bukaneros' se salen con la suya: Zozulya deja el Rayo y vuelve al Betis
Zozulya no jugará en el Rayo | Facebook

La guerra civil generada en Vallecas con el fichaje de Roman Zozulya —jugador al que acusan de ser de ideología nazi— ha terminado. La afición del Rayo, en especial los Bukaneros, se ha salido con la suya.

El delantero ucraniano, cedido por el Real Betis hasta final de temporada, se ha vuelto a Sevilla tras pasar reconocimiento médico con el Rayo, dispuesto a no jugar para el equipo de Vallecas ante los insultos recibidos por aficionados del equipo madrileño en su primer entrenamiento como rayista.

La incorporación de Zozulya originó una auténtica ola de comentarios llenos de indignación en las redes sociales. Los Bukaneros, grupo ultra de extrema izquierda, se oponían a la llegada de un jugador que, cuando jugaba en el Dnipro de su país, en un partido en el que estaba sancionado, se colocó en la grada de los ultras de ideología nazi para ver el encuentro junto a ellos, llegando a saltar al campo para agredir al árbitro.

hqdefault.jpg

Zozulya en sus ratos libres destina parte de su tiempo a recaudar fondos para apoyar al ejercito de su país, que desde abril de 2014 mantiene fuertes enfrentamientos con milicias prorrusas en el este de Ucrania, concretamente en las regiones de Donetsk y Lugansk.

zozulyaejercito.jpg
Zozulya, junto a miembros del ejercito ucraniano

Es más, es tanto el compromiso que siente Zozulya por las Fuerzas Armadas de su país, que incluso ha llegado a participar en algunas operaciones en el campo de combate, convirtiéndose en uno de los iconos más reconocidos de los patriotas defensores del cuerpo armado de Ucrania.

zozulyafusil.jpg
Zozulya, en plena operación con el ejercito ucraniano

Tras hacer oficial a última hora del día la llegada de Zozulya, el Rayo ha dado marcha atrás. Y es que, esta mañana ha sido movidita en la Ciudad Deportiva del equipo que entrena Rubén Baraja. Varios miembros de Bukaneros se personaron en las instalaciones rayistas, llegando a entrar en el vestuario, reuniéndose con la plantilla y miembros del club para informarles que mientras Zozulya vistiera la franja, ellos dejarían de animar. Además, la Federación de peñas del Rayo, de la que no forman parte los Bukaneros, expresó en un comunicado su repulsa a la llegada del ucraniano.

Zozulya fue increpado a su llegada a la Ciudad Deportiva, llegándose a encarar con aficionados rayistas. El delantero tuvo que abandonar la ciudad deportiva saliendo por una puerta trasera.

Zozulya no podrá jugar en lo que resta de temporada

El director deportivo del Betis, Miguel Torrecilla, en declaraciones a los medios oficiales del club, ha explicado que ante la tensión generada, se ha tomado la decisión de que el jugador se vuelva a Sevilla, aunque se quedará sin jugar lo que resta de temporada. "Está teniendo problemas con grupos radicales del Rayo, por lo que nos están informando y lo que hemos hecho es hablar con el Rayo para que vuelva a Sevilla", ha explicado.

Torrecilla ha argumentado que se ven obligados a "proteger a la persona, a la vez jugador y activo nuestro. Después entre los departamentos jurídicos de los dos equipos continuarán el proceso. Hemos hablado con él y está muy afectado. No se lo esperaba. Escribió un texto a la afición del Rayo pero parece que no ha llegado a determinados sectores", ha ampliado.

El ucraniano, cuando se formalice su regreso al Betis, se quedará sin equipo hasta que acabe la temporada, al no poder estar inscrito en más de tres equipos en una misma temporada. Al comienzo de la misma estuvo inscrito en el Dnipro ucraniano, luego en el Betis y ahora en el Rayo, por lo que ha cubierto el cupo de inscripciones que permite la legislación.

Así termina la historia de un fichaje que quizá nunca debió llevarse a cabo. ¿Era imprescindible fichar a un jugador que va a generar una auténtica revolución entre gran parte de tu propia afición? ¿Es tan determinante el delantero ucraniano como para provocar con su llegada una fractura entre directiva y afición? Sin duda, el fichaje no era el ideal en un equipo que pasa por una galopante crisis de juego y resultados —el Rayo es decimoséptimo con 25 puntos— y que lo menos necesita es una guerra civil como la generada por el Caso Zozulya.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios